Las finanzas durante una ruptura, ¿cómo afrontarlas?

Cuando una relación no funciona, sea cuales sean las razones, a veces la mejor decisión que se puede tomar es separar caminos. Esto, en un noviazgo, puede resultar un poco más fácil de llevar, pero cuando se trata de una relación seria, donde ya había convivencia o un matrimonio en medio, ¿cómo hacer?

Las finanzas durante una ruptura, ¿cómo afrontarlas? Las finanzas durante una ruptura, ¿cómo afrontarlas?
Un divorcio o separación no es algo que sea fácil o llevadero y, mucho menos, que suceda de la noche a la mañana. Una vez tomada la decisión, se requiere de un tiempo para reorganizar las cosas y empezar a hacer un nuevo plan de vida que, por supuesto, también implicará darle un giro a las finanzas, porque los costos de los trámites y la división de bienes cambian radicalmente el panorama para ambas personas.

Incluso, de acuerdo con cifras de la Superintendencia de Notariado y Registro, en Colombia cada vez son más los divorcios que se registran, en comparación con los matrimonios. Solamente en los primeros cinco meses de 2015 los trámites de divorcios superaron los 7.500. Y esto también tiene sus fuertes implicaciones financieras.

Algunos estudios han descifrado que se puede tardar hasta 15 meses en realizar todo el proceso y todos los bienes y servicios que se tenían en sociedad, pueden perder su valor hasta en un 50%, según reporta Money, de US News.

Le recomendamos leer “El precio del divorcio”.

Entonces, ante esto, lo mejor que puede hacer es estar lo mejor preparado posible, tanto como para afrontar el proceso como para empezar a asumir su vida financiera por su propia cuenta y llenarse de mucha tranquilidad y paciencia, mientras todo se resuelve tranquilamente y en los mejores términos.

Prepárese

Si usted es un novato en un procedimiento de este tipo, los siguientes tips pueden ayudarle a tener una mejor organización y hacer que el proceso fluya un poco más rápido de lo común.

• Cuente con la asesoría correspondiente: a no ser que usted sea un experto abogado en el tema, la mejor forma de evitar errores, proteger sus cosas y terminar todo rápido es contar con las personas adecuadas que lo asesoren al respecto; especialmente un abogado con experiencia en temas financieros o de divorcios, que lo ayude a evitar errores que le salgan costosos y poco beneficiosos.

• Organice todos sus documentos: sus estados de cuenta, los reportes de sus tarjetas, las escrituras de las propiedades, sus declaraciones de impuestos. De acuerdo con Forbes, esto le permitirá ahorrar bastante tiempo y poner sobre la mesa la situación financiera tanto suya, como la de su expareja para hablar en términos reales, al momento de llegar a algún acuerdo.

• Separe cuentas: es uno de los primeros pasos que se deben dar, lo que le ayudará a evitar problemas y reclamaciones a futuro. Incluso, si es el caso y existe una deuda conjunta, se deberá comunicar con la entidad financiera para pedir que le suspendan por algunos meses los cobros, mientras se da la reorganización de los activos, según sugiere una publicación del Daily Finance.

• Mantenga una vigilancia: aunque confíe bastante en su ex pareja o crea conocerlo o conocerla bien, siempre es mejor estar al tanto de lo que suceda con las propiedades y las deudas que tenían en conjunto; incluso, por si llega a presentarse el ocultamiento de dinero u otro tipo de activos. En esto también es importante resaltar que es necesario hacer una cuenta sobre las deudas que se tienen, quién es el titular o quién es el fiador, para también dejar claro esto.

Le sugerimos leer también “¿Cómo conservar su herencia en un divorcio?”.

¿Y luego?

Dado que esto sería como el reinicio de su vida financiera por su propia cuenta, implicará el cambio de muchos hábitos que ya tenía “instalados en su chip”, como por ejemplo, el empezar a pensar en usted solo o sola, o en una persona menos; en caso de que tenga hijos.

• Establezca un nuevo presupuesto

Será difícil pero no complicado. Aunque antes estaba acostumbrado a dividir las responsabilidades financieras y que gran parte de sus ganancias se dirigieran a ciertos pagos comunes, ahora todo deberá recaer en usted, desde el pago de la cuota de la casa o el arriendo, pasando por todos los servicios hasta la alimentación; si no era usted quien cocinaba.

Para esto, lo más conveniente es que haga un listado de todo lo que tiene que pagar, unas cuentas generales de cuánto podría llegar a gastar mensualmente y, finalmente, el recordatorio en el celular para que no olvide las fechas límites de pago de cada factura.

• Abra una nueva cuenta

Empezar de ceros, por su propia cuenta, puede resultar algo complicado pero, si desde el inicio usted y su expareja mantuvieron su independencia financiera en ciertos aspectos, la situación será más llevadera. Cualquiera sea el caso, lo más conveniente es tener una nueva cuenta de ahorros que le permite tener el control sobre sus ingresos y pagos.

• Verifique su historial crediticio

En la mayoría de parejas siempre había un respaldo financiero entre ambos. Pero cuando éste ya no existe, lo importante es empezar a hacer el propio. Para ello, puede empezar por saber cómo están sus reportes y qué deudas tendrá que asumir por su cuenta. Así mismo, lo ideal es empezar a mejorar su puntaje, lo que puede lograr adquiriendo una tarjeta de crédito, por ejemplo, o adquiriendo un celular en plan pospago. Eso sí, tenga en cuenta que deberá ser muy puntual y responsable con este tipo de productos.

• Cambie los beneficiarios

De todos sus productos financieros: sus seguros, su pensión, de salud, etc. Recuerde que esto es vital para poder reiniciar su vida financiera y, a futuro, evitarse complicaciones o problemas al tener que necesitar nuevamente de su expareja. Incluso, porque esto también evita que se disfrute de beneficios con los que ya no se cuentan y que el final de la relación sea un poco más definitivo.

Esto también se relaciona con que, luego del acuerdo de divorcio, deberá poner a su nombre las propiedades que le hayan sido asignadas, así como las deudas pendientes.

• Plan B

Lo que se traduce es que, de ahora en adelante, usted tendrá que asumir todo por su cuenta, incluso, sus crisis económicas. Entonces, prevenga desde un inicio los inconvenientes que pueda llegar a tener desde la posibilidad de quedarse sin empleo, hasta el sostenimiento de deudas muy costosas y con altas tasas de interés.

Quizás le interese también “12 consejos para sobrevivir financieramente a ser padre soltero”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.