Que no le salga por un ojo de la cara, literalmente

Cuando se trata de salud, las personas tienen diferentes prioridades y perspectivas al respecto. Pero hay una parte del cuerpo que se suele tener descuidado y cuya recuperación puede salirle muy costosa si no tiene las precauciones respectivas.

Que no le salga por un ojo de la cara, literalmente Que no le salga por un ojo de la cara, literalmente
Si usted es de quienes no tiene la salud como prioridad, está cometiendo un grave error financiero. Uno de los gastos más altos que puede tener una persona durante su vida, es aquel en el que gasta por servicios médicos por no tener las precauciones adecuadas que permiten hacer un control y “mantenimiento” de todos los órganos de su cuerpo.

Entre ellos, los ojos son de los más importantes. No sólo por lo que representa para una persona en su vida personal y laboral, sino por los altos costos que puede acarrear cuando se atraviesa por una enfermedad o situación que los ponga en riesgo.

“La salud visual es una red compleja que depende del paciente, el ambiente, los servicios de salud y las condiciones sociales y culturales. Está demostrado que algunas personas son más susceptibles de sufrir problemas visuales que otras”, señaló Elkin Sánchez, director de la Clínica de optometría de la Universidad de La Salle.

Los errores

Cuando se trata del cuidado de los ojos es poco lo que se sabe. Muchas personas consideran que un control de vez en cuando al optómetra o al oftalmólogo puede bastar. Pero existen situaciones de la vida cotidiana que limitan aún más la salud de este órgano.

Por ejemplo, según explica el experto de La Salle, “usar anteojos de sol comprados en la calle pueden producirle catarata a largo plazo, con la consecuente cirugía”.

Otro error común es para aquellos que usan lentes de contacto y no tienen las precauciones suficientes. Jaime Oriol, Co-Fundador de LentesPlus, señala que hay que evitar el contacto de las manos con sustancias grasas como cremas de mano, sustancias cosméticas o lociones.

“Es por eso que debe lavar muy bien las manos antes de manipular los lentes de contacto y antes de guardar los lentes de contacto, éstos se deben lavar muy bien con una solución multipropósito indicada por su profesional. Esto es muy importante ya que durante su uso los lentes adquieren impurezas y depósitos que pueden atentar contra nuestra salud ocular”, sugirió Oriol.

Cuando no se usan los elementos y sustancias adecuadas para estos casos, todo puede desencadenar en una grave infección e, incluso, poner en riesgo su visión.

Los costos

Comparar la inversión que se hace para la prevención versus la que sucede cuando se presenta una emergencia o enfermedad resulta interesante: una consulta a un especialista de la EPS puede estar costando entre $2.500 a $26.100 dependiendo de sus ingresos. Si quizá precisa de gafas y, dependiendo de las características de su problema de visión y de sus gustos, puede invertir entre $50.000 y $300.000.

Le puede interesar leer "¿Cuánto debe pagar por una consulta en la EPS?".

Pero si requiere de tratamientos específicos para tratar enfermedades crónicas o incluso, cirugías, la inversión puede empezar desde los $500.000 hasta los $6’000.000.

Al respecto, también se debe tener en cuenta las precauciones sobre las ofertas que encuentra en centros que dicen ser especializados: “Mucho cuidado con las promociones en salud: generalmente son signo de algo turbio, antiético y peligroso”, afirmó el experto Elkin Sánchez.

Y añadió que no se debe escatimar en gastos de “corrección visual. Actualmente los lentes poseen tanta tecnología que los costos pueden ser altos. Pero sentirá que vale la pena. Los lentes y las monturas de alta calidad, duran más, lo protegen de radiaciones nocivas y con seguridad le darán mejor visión redundando en su calidad de vida”.

Las recomendaciones

De acuerdo con el especialista de la Universidad de La Salle, debe tener presente lo siguiente:

1. Sus ojos son muy importantes, atento a los 3 consejos mencionados:

• Ver bien: La capacidad de ver por cada ojo debe estar como la noche anterior.

• Verse bien: Los ojos no deben estar rojos, inflamados.

• Sentirse bien: sensación de cuerpos extraños, arenilla o ardor no son normales.

Si alguna de estas situaciones anda mal, debe acudir al optómetra. No desestime las recomendaciones que el profesional le diga. Adquiera los insumos como gafas o lentes de contacto, en lugares reconocidos, consiga el medicamento que le prescribieron, no lo cambie por otro más económico y jamás acuda a remedios caseros.

2. Si le prescriben gafas haga una buena inversión. Recuerde, la salud no tiene precio, tiene costo y si puede conseguir un insumo de alto valor, le garantizo que estará muy bien corregido y protegido.

3. Nunca compre gafas en la calle o que sean sospechosamente baratas: lo barato sale caro. Las gafas de sol que se venden de manera informal son tan peligrosas como la automedicación.

4. Si el ojo está rojo, con dolor, ve doble, tiene pérdida de visión no espere a que mejore solo. Recurra de inmediato a un profesional porque las complicaciones son bastante caras.

5. No olvide su examen visual por lo menos una vez al año.

Y en cuanto a los lentes de contacto, las sugerencias de Jaime Oriol están relacionadas con el mantenimiento y los productos especializados para éstos. Además, “recuerde visitar a su profesional de la salud visual optómetra u oftalmólogo quien es el especialista que va a prescribir la formula y el tipo de lente indicado”.

Pero también debe tener precaución con el tiempo de uso de los lentes: “No extender su uso más del tiempo indicado, la mayoría de lentes de contacto están elaborados para usos no mayores a 30 días” añadió Oriol.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.