Las decisiones de las que se puede arrepentir el resto de su vida

Cada una de las 16 horas en las que el ser humano pasa despierto siempre estará intervenida por la toma de decisiones, ya sea de algo cotidiano algo trascendental. ¿Qué podría ser realmente aquello que tiene que considerar más de dos veces antes de dar una respuesta?

Las decisiones de las que se puede arrepentir el resto de su vida Las decisiones de las que se puede arrepentir el resto de su vida

Todo en la vida se compone de elecciones para el día a día de cualquier persona: desde qué se va a poner en el día para ir el trabajo, hasta cómo hacer una propuesta de matrimonio. Todas van en un rango distinto de importancia y todas ellas tienen distinto nivel de prioridad según la personalidad y cultura de cada quien.

De acuerdo con un estudio de la Universidad de Columbia, son cerca de 70 las decisiones que un individuo toma a diario y con las cuales se tienen que comprometer con la elección hecha, asumiendo las respectivas consecuencias que cada una de ellas implica. Y esto pone a las personas en un dilema constante, pues cuando hacen ese proceso, tienen que reconocer que hay una posibilidad de ganar, como también de perder, en relación, sobre todo, al bienestar y felicidad.

Y en esto también tiene mucho que ver cómo esté la persona: en cuanto a salud o su vida emocional, así como también los factores culturales, políticos, religiosos y la misma ética de cada persona; haciendo que lo que para una persona pueda resultar como “pésima elección”, para otra sea la más adecuada.

FP le recomienda “Cómo el dinero sí puede comprar la felicidad”.

Teniendo esto en cuenta, el influenciador en LinkedIn, Dr. Travis Bradberry, experto en temas de inteligencia emocional y experto en talento humano, señala que existen cinco tipos de decisiones de las cuales usted puede llegar a arrepentirse toda su vida, de no haber seleccionado las que consideró más convenientes para su vida personal y profesional.

Éstas fueron seleccionadas gracias al trabajo de un enfermero que cuidaba a personas a quienes solamente les quedaban de 3 a 12 meses de vida:

Sobre los demás: cuando usted hace una elección de lo que sea, pero sin tener en cuenta su opinión personal sino consultando a los demás, puede estar cometiendo un gran error. Este tipo de situaciones suelen ser cotidianas en temas como la elección de carrera o el amor de la vida, cuando siempre queremos tener una percepción más allá de la propia y ver cosas que quizás nosotros no percibimos.

Pedir una consideración es algo positivo, pero no permita que su elección sea basada en esos consejos que le han dicho. El experto señala que en esto, hay dos efectos que pueden ocurrir: por un lado, querer la aprobación de alguien o pretender obtener prestigio con algo, por encima de su verdadero interés y pasión. Pero por otro lado, también se pone en riesgo su ética: puede llegar a construir una propia cárcel en la que otra persona pensó que era lo mejor para usted, pero que no resultó siéndolo.

Ante esto, considere la opinión de los demás, pero nunca lo use como un argumento principal a la hora de dar la respuesta, porque el efecto de culpa y remordimiento que puede llegar a sentir después, puede ser tan grave que no le permita dar marcha atrás.

Lea también “Los 4 mitos de la felicidad que no debe creer”.

Sobre el trabajo: siempre le habrán dicho que es importante esforzarse en todo lo que hace y que los resultados de su vida laboral dependerán de su desempeño y la energía que le imponga para hacerlo. Lograrlo, es difícil, pero no imposible. Y es por eso que debe trabajar duro. Pero es allí mismo donde comete el error.

La mayoría de personas se esfuerza demasiado y ocupa mucho tiempo a expensas de las personas que más quiere, cuando la ironía de ello es que se busca hacerlos feliz. En esto no hay secreto. Cada quien debe encontrar el equilibrio adecuado con el fin de que pueda sentirse tranquilo y exitoso en ambos aspectos.

Sobre los sentimientos:  quizá esto hasta ya le puede parecer un cliché, porque es algo que siempre se ve en películas o en textos de autosuperación. Pero no sólo se trata de esto. Poder desarrollar una inteligencia emocional es contar con una herramienta para cualquier aspecto de su vida, comprendiendo los sentimientos como algo natural que no se debe reprimir, de lo contrario, lo único que se logra es que crezcan hasta estallar.

Lea también “Las actitudes que delatan a alguien con poca inteligencia emocional”.

Sobre los amigos: a veces la rutina y la presión del trabajo y el tener la vida perfecta hace que usted se desconecte de las personas que valoran su compañía y quieren expresarle su afecto. Esto sucede, particularmente, con las viejas amistades, de esas que usted construyó y que duraron mucho tiempo, pero que luego dejó porque “estaba muy ocupado”. El tema con esto es que esas son las relaciones que le permiten a usted mantenerse motivado y desestresado y que, dedicarles unas cuantas horas a la semana, no le generan mayor impacto.

Sobre la felicidad: es el tipo de cosas que siempre le han dicho pero que usted nunca quiso aplicar: a veces las pequeñas molestias, inconvenientes o problemas que vemos como “mortales”, realmente son pequeñeces por las que decidimos sufrir y que, cuando usted mira atrás, se da cuenta que no valía tanto la pena como pensaba.

Claro, hay situaciones con las que usted tendrá que desahogarse y vivir, como un duelo o la pérdida de su trabajo, pero cuando se dé cuenta, esa energía hubiera resultado mucho más útil en sus proyectos de felicidad propia, que en gastarlo en eso.

Quizás le interese “Este es el secreto de la felicidad de los daneses”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.