Doce trucos para gastar menos haciendo mercado

Para nadie es un secreto que el mercado es uno de los dolores de cabeza para muchos hogares: dónde comprar, cuánto comprar, cada cuánto hacer mercado y qué productos, son algunas de las preguntas que siempre surgen cuando se quiere ahorrar en alimentos.

Doce trucos para gastar menos haciendo mercado Doce trucos para gastar menos haciendo mercado
Los precios de los alimentos no siempre son los mismos y dependen de muchos factores: el clima, las protestas o simplemente la época del año hace que sean variables. Pero eso no significa que no pueda ahorrar cuando se trata de hacer mercado.

Según el portal Money de US News, estos son algunos trucos para poder lograrlo y no fracasar en el intento:

1. Comprar “al por mayor”

Puede obtener un mejor precio si compra más de un artículo a la vez en el supermercado. Algunos ofrecen promociones por llevar más. Pero sin duda, los almacenes que venden con éste método, le brindan precios más asequibles.

Esto aplica, especialmente, para la compra de productos no perecederos. Piense en aquellos alimentos que pueden durarle bastante tiempo como algunos enlatados o algunos granos.

2. Compare precios: pero hágalo bien

Ir a mercar implica también llenarse de paciencia e ir con el tiempo suficiente para hacer una compra inteligente. Un truco que le puede resultar muy útil es el de comparar no precios, directamente, sino el precio por unidad de medida.

Es algo complicado hacer cálculos a la ligera y convertir los centímetros cúbicos de una bebida de una marca, cuando otra marca las presenta en mililitros, por ejemplo. El truco está en ver un poco más abajo del precio (que siempre estará con letra más grande) y ver el “precio por unidad”. Ése es el que verdaderamente le permitirá comparar.

3. Organice sus recetas

Si hay algunos platos que su familia disfruta regularmente, entonces manténgalos organizados en un libro, para que así pueda planificar con mayor facilidad las comidas para la semana y hacer su lista de compras.

Esta planificación también le permite hacer sustituciones, por ejemplo, puede pensar que si el arroz está costoso, la papa o la yuca pueden ser alternativas distintas y más económicas.

4. Guarde la comida para más tarde


En ocasiones es complicado saber exactamente la medida para una determinada cantidad de platos. Por lo que a veces termina cocinando para más personas, pero la opción de almacenar en el congelador hace que sea fácil preparar una comida en una noche ocupada.

Platos de pasta, guisos y sopas se congelan especialmente bien e incluso se pueden congelar en recipientes individuales.

5. Reduzca al mínimo el consumo de carne

La carne tiende a ser la parte más cara de la comida, por lo que sacarla de su lista de compras, puede generarle grandes ahorros. Eso no significa prescindir de la proteína, pero puede reemplazarla por huevos o frijoles que son excelentes sustitutos y mucho más asequibles.

6. Visite blogs de comida

Haciendo búsquedas con las palabras “recetas frugales”, puede encontrar variedad de platos que usan alimentos económicos. Incluso las personas que les gusta el reto de la cocina pueden seguir las instrucciones paso a paso.

7. Sustituya siempre que sea posible

Para muchas recetas, los cocineros hogareños pueden sustituir un pescado caro como el salmón o el atún, con opciones más baratas como la tilapia. Sitios web en inglés como Allrecipes.com y FoodNetwork.com hacen que sea fácil encontrar sustituciones económicas.

8. Hágalo usted mismo

Existen preparaciones que usted puede hacerlas por su cuenta, por ejemplo, hacer hummus requiere poco equipamiento además de una licuadora y queso rallado, sólo le tomará unos minutos. El resultado final es que le sale mucho más económico y, por lo general, más barato que las versiones que compra en la tienda.

9. Sea amigo del almidón


El almidón, que se encuentra en el arroz, fideos y otros granos, puede hacer ver un plato mucho más grande. Por ejemplo, puede añadir fideos a una sopa o arroz a la cazuela, para hacer un plato principal.

10. Revise bien en su nevera

Es posible que ya tenga suficiente para una comida o dos y ni siquiera lo sepa: una lata de fríjoles y un poco de salsa se puede convertir en chile (con la ayuda de la cebolla, el ajo y otros condimentos).

Del mismo modo, las verduras pueden convertirse en una suculenta sopa. Usted puede tratar de hacer al menos una comida a la semana con base en los ingredientes que ya tiene.

11. Menos residuos

No bote más alimentos porque olvidó la fecha de vencimiento. Trate de mantener su refrigerador organizado de tal manera los productos perecederos sean visibles y tengan menos probabilidades de ser olvidado.

Si usted nota que está botando el mismo vegetal cada semana, considere suprimirlo de la lista de la compra. Y cuando vaya a guardar artículos en el congelador, asegúrese de etiquetarlos claramente para que pueda descongelarlos, comerlos y no se echen a perder.

12. ¿Tiene los utensilios de cocina necesarios?


Aunque suene contradictorio, contar con algunas máquinas o utensilios puede reducir sus costos, ya que éstos hacen que sea más fácil cocinar en casa, en lugar de salir a cenar.

Recuerde que contar con algunas herramientas puede ayudar a que usted aproveche mejor los alimentos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.