5 genios que fueron pésimos estudiantes

Las buenas calificaciones en el colegio no necesariamente indican que una persona vaya a tener éxito en la vida laboral. Lo invitamos a conocer ejemplos de malos estudiantes que triunfaron

Albert Einstein-Getty Images (Topical Press Agency ) Albert Einstein-Getty Images (Topical Press Agency )

Si no tuvo buenas calificaciones  durante su época escolar o universitaria, no se preocupe, muchas personas exitosas no solían estar en los cuadros de honor de los mejores estudiantes, de hecho ellos tenían conflictos con sus maestros y recibían constantemente comentarios negativos, pues nadie creía en sus cualidades.

El modelo de educación tradicional indica explícitamente  que quienes tienen mejores notas son más aptos para conseguir objetivos profesionales, sin embargo hay capacidades que no se aprenden en la escuela y pueden marcar la diferencia. El columnista Lauren Martin, del portal Elite Daily, asegura que los estudiantes que, en lugar de pasar noches en la biblioteca estudiando, se van de fiesta y obtienen malas notas, obtienen algo importante llamado ‘experiencias de vida’.

“Las experiencias de vida brindan las habilidades necesarias para poder arreglárselas con el mundo real, estas comprenden todo tipo de destrezas que son aprendidas a través del fracaso y los obstáculos, las cuales son capacidades valoradas por las mejores empresas por encima de todo”, asegura Martin.

En otras palabras, las habilidades que desarrollan los buenos estudiantes muchas veces solo funcionan en el mundo académico, puesto que ellos se han estado entrenando para aprobar un examen y les resulta complicado emplear lo aprendido en un contexto práctico. “Lo que importa en el mundo real es la habilidad de adaptarse, innovar y sobrellevar las dificultades”, afirma Martin. Las siguientes historias lo pueden hacer pensar de otra forma en cuanto a la educación.

También le puede interesar 10 ideas de negocio sencillas y que dieron resultados

Bill Gates

Foto: Getty Images

El hombre más rico del mundo dijo alguna vez: “ten cuidado y respeta a los nerds, pues ellos podrían ser tus jefes” . A pesar del respeto y la admiración que Gates le pudo tener a los buenos estudiantes, él nunca se interesó por ser uno de ellos, ya que terminó siendo expulsado de la prestigiosa Universidad de Harvard. Después de su retiro de la vida académica, las cosas no fueron inmediatamente alentadoras para el millonario, pues fracasó con su primer negocio ‘Traf-O-Data’, en el que también colaboró el cofundador de Microsoft Paul Allen. Años más tarde Gates aprendió de sus fracasos para crear su gigante imperio global de computadores.

Albert Einstein

Foto: Getty Images

Según el portal LinkedIn, durante la infancia de Einstein aparecieron signos no muy alentadores, puesto que el científico  aprendió a hablar solo hasta la edad cuatro años, cuando la mayoría de niños lo hace a los tres, y a leer hasta los siete, cuando lo normal es a los seis. Lo anterior fue un motivo de preocupación para sus profesores y familiares, algunos incluso llegaron a creer que Einstein tenia algun problema mental. La vida universitaria tampoco le fue sencilla, costaría creer que el autor de  la teoría de la relatividad fue expulsado de la escuela y además no fue admitido en Zurich Polycehnic School.

Lo invitamos a leer Hablar con usted mismo no lo hace un loco, lo hace un genio

Thomas Edison

Foto: Getty Images

Al igual que Einstein, los signos de genialidad en el caso de Thomas Edison fueron difíciles de rastrear en los primeros. A la madre de uno de los más grandes inventores de la historia le  fue dicho que “ su hijo era muy estúpido para aprender algo”. Lo triste de la historia es que quienes lo afirmaron fueron sus profesores de los primeros años escolares, es decir quienes están a cargo del desarrollo en los primeros años. Afortunadamente la madre de Edison no aceptó lo que le dijeron y contribuyó más que las instituciones educativas en el aprendizaje de Edison, ella los sacó de la escuela y lo instruyó por su cuenta.

La vida laboral tampoco fue el escenario ideal para que Edison luciera su talento, él fue despedido de sus dos primeros trabajos por no ser lo suficientemente productivo. Pero si por algo se conoce  a Thomas Edison es por su perseverancia, dicen el inventor de la bombilla eléctrica tuvo hizo más de 1.000 ensayos antes de dar con el revolucionario invento, así que logró salir adelante debido a la pasión que le despertaban sus inventos, así llegó a patentar más de mil creaciones.

Richard Branson

Foto: Getty Images

La escuela no era un lugar que estaba dentro los planes de Richard Branson, el millonario abandonó sus estudios a la edad de 16 años, lo hizo con la intención de iniciar su propio negocio. De acuerdo con el diario inglés Telegraph, su maestro Robert Drayson le dijo una vez  que este tenía dos posibilidades:  terminar en prisión o siendo millonario.  Afortunadamente para Branson sucedió lo segundo, hoy el día  el dueño de Virgin Group tiene más de 200 compañías en 30 países del mundo.

Charles Darwin

“Intenté  con las matemáticas pero todo fue muy lento”, dice Darwin en su autobiografía. El artífice de las teorías de la evolución incluso tuvo que contratar a un tutor en el verano de 1828, sin embargo luego de semanas frustración, Darwin terminó despidiéndolo. “El trabajo fue repugnante para mí, principalmente porque no era hábil para entender el sentido de las cosas básicas en el álgebra, mi impaciencia fue bastante tonta.  Años después lo lamenté profundamente, no puse el esfuerzo necesario para entender las bases de las matemáticas”, señala la autobiografía.

Sucedió lo segundo y Quizás le interese conocer 7 charlas de TED que lo pueden inspirar

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.