Lo que toda persona debe aprender de una madre, para su trabajo o negocio

Hoy, en el Día de las Madres, Finanzas Personales exalta su labor mostrando cuáles son esas características de ellas que toda persona debería aprenderles para desempeñar sus funciones diarias o emprender un negocio.

Lo que toda persona debe aprender de una madre, para su trabajo o negocio Lo que toda persona debe aprender de una madre, para su trabajo o negocio
Sin duda, el rol de una madre no es nada sencillo, pues son mujeres que deben desarrollar muchas cualidades para poder realizar todas sus responsabilidades procurando hacerlo de la mejor forma y atendiendo a todas las necesidades que hay a su alrededor.

Es, por eso mismo, que se convierten en ejemplos a seguir, para cualquier persona, sin importar el campo o la profesión que ejerza. Este mensaje lo comparte Raj Sisodia, coescritor de “Conscious capitalism” y profesor distinguido de Babson College, una institución líder en el mundo sobre educación en emprendimiento.

Señala que las mujeres tienen unas cualidades únicas de las que cualquier persona debe aprender, especialmente aquellos líderes o emprendedores:

• Compasivas y empáticas

Se les facilita ponerse en el lugar de las otras personas y pensar en sus necesidades emocionales y laborales. Pueden llegar a comprender muy fácilmente la situación de los demás y ofrecer soluciones prácticas ante los problemas laborales que puedan llegar a presentarse.

• Gentiles e inclusivas

Las madres son personas que tienen una personalidad caracterizada por la ternura y la facilidad de socializar a partir de necesidades específicas. Saben que las malas palabras o actitudes no generan un efecto positivo, mientras que con palabras y razones pueden lograr que los demás les den la razón.

• Crían y cuidan

Son personas muy protectoras y que buscan hacer de las condiciones las mejores para las personas que están a su cargo, pues quieren su bienestar y su progreso. Por eso, suelen ser mejores jefes que los hombres.

FP le recomienda leer también “¿Quién es mejor jefe, ellas o ellos?”.

• Cooperativas y abiertas

Aunque suelen ser quienes asumen la mayor parte de las responsabilidades, reconocen que los demás también deben involucrarse en las actividades diarias y funciones, para ayudarles a tener un crecimiento profesional y personal. Pero así mismo, están abiertas a la discusión.

• Sinceras y armoniosas

No temen en decir lo que sienten y lo que piensan si se trata de algo que ayudará a la persona a mejorar. Por eso, saben usar las palabras adecuadas y en el momento preciso para incentivar nuevos cambios.

¿Qué dicen ellas?

En la experiencia de Patricia Fuel, directora del Parque E de Medellín y columnista de FinanzasPersonales, “ser madre es una oportunidad única para el desarrollo acelerado de varias habilidades tales como el manejo del tiempo, planeación, toma de riesgos calculados y capacidad de escucha, solo por mencionar algunas”.

Ella explica que se trata de competencias que se incorporan en su personalidad de una forma natural y se trasladan a todo lo que hace en su vida profesional.

“Si una salida con el bebé implica desarrollar la atención al detalle para no olvidar leche, agua, pañales, pañitos húmedos, juguete, entre muchos otros; se te convierte en un hábito hacer una lista mental de chequeo para organizar cualquier reunión de trabajo, presentación o incluso preparar un gran evento con toda la logística a tu cargo”, explica.

También le puede interesar: “¿Se queja su esposo sobre su horario de trabajo?”.

¿Cómo ser madre y empresaria?

La mayoría de personas que trabajan con alguna mujer que es madre, sabe que ellas son personas ocupadas, que son capaces de manejar varios asuntos al mismo tiempo y con una gran diligencia y habilidad.

Ser madre puede ayudar a influir positivamente en el ambiente laboral de la oficina: “de alguna forma, enfrentarse con un cargo para el que no hay manual de procedimientos ni instrucciones de funcionamiento, ayuda a hacer conciencia que no todo lo puedo controlar, que debo aceptar un poco de caos para no enloquecerme”, dijo Patricia.

Pero esto también hace que “algunos problemas laborales parezcan menos difíciles de resolver comparados con adivinar la razón de un llanto de una criatura que no puede hablar o de cómo reaccionar rápida y correctamente frente a una pataleta en un centro comercial”, continuó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.