Los costos de ser jinete

Un deporte de conjunto no representa los mismos gastos de preparación que una disciplina individual. Finanzaspersonales.com.co le cuenta cuánto cuesta prepararse para ser un jinete profesional.

El precio de un caballo debe oscilar entre los $40 millones y los $120 millones. El precio de un caballo debe oscilar entre los $40 millones y los $120 millones.
David Torres comenzó a montar a los 6 años de edad. Hoy, además de destacarse como jinete profesional de salto, es entrenador de la Escuela de Equitación Equus. Y aunque el inicio de este deporte para Torres fue por una actividad extracurricular del colegio, después se convirtió en un estilo de vida de alto costo.

Y es que los gastos para entrar a una escuela de equitación varían según la ciudad o el país. En el caso de la escuela Equus (que se encuentra ubicada en Medellín), la mensualidad tiene un costo de $230.000, mientras que en La Escuela de Equitación La Z (Cali), tiene un valor de $150.000 y en Bogotá, en el Centro Ecuestre Los Andes, oscila entre los $150 y $200 mil, dependiendo de si se cancela o no el valor de la matrícula trimestral ($152.000).

A las cuotas anteriores se le deben agregar los niveles que cursa cada niño en una escuela de equitación, lo cuales son asiento, bridón, preinfantil (9-12 años de edad), infantil (13-15 años), jinete juvenil (15-18), jinete joven (19-21) y jinete de primera categoría (profesional).

De esta manera, si un niño empieza a practicar este deporte desde los 6 años de edad como es el caso de David, puede estar pagando alrededor de $1.800.000 anuales que multiplicados por aproximadamente 15 años de entrenamiento arroja un valor de 27 millones, solo en la parte del entrenamiento.

Otro costo importante de la práctica de la equitación es el uniforme, el cual se compone de casco, breaches (que es un pantalón especial para montar), botas y fusta. Según Torres, los costos estimados de la indumentaria recorren desde los $100.000 en la pieza más sencilla, hasta $2 millones en las más finas marcas de indumentaria de este deporte, pero aclara que la exigencia del vestuario no se da, sino hasta después de los dos primeros niveles de práctica.

Es así como piezas como los breaches rondan entre los $100.000 y $800.000, las botas entre $150.000 y $500.000 y el casco puede conseguirse entre $200.000 y $2.000.000


Pero la inversión no termina allí. Uno de los puntos más costosos de la práctica de la equitación, es conseguir un caballo propio. En este caso el entrenador tiene una serie de caballos que cree que se pueden adaptar al jinete, por lo que la idea es, después de probar algunos, escoger el ejemplar con el que mejor se entiende para comprarlo.

En Colombia existen criaderos como La Estancia y Bernae pero también existe la posibilidad de traer un animal importado.

“Los valores los da la realidad del caballo según lo que pueda hacer en el momento, entre más salte es más costoso. Un caballo para preinfantil, infantil, juvenil que no requiere de grandes alturas de salto, pero debe aguantarse los errores del jinete en proceso de aprendizaje también representa un valor importante. Para estas categorías el animal debe oscilar entre los $40 millones y los $120 millones y un caballo ya para profesionales está por encima de ese valor”, explicó el entrenador Daniel Torres.

Sin embargo, estos no son valores fijos, pues el precio lo pone el dueño del caballo según lo que considere que vale. Además entran a jugar factores como la sangre o ascendencia del animal.

En el caso de traer un caballo desde el exterior, el jinete debe ir al país donde se encuentre el caballo, probarlo, comprarlo y además asumir los costos de importación: seguros e impuestos y el costo sobre el tiempo que debe permanecer en cuarentena antes de viajar y una vez ingrese a Colombia, esto por cuestiones de salubridad.

“Traer un caballo de Argentina está más o menos en U$ 6.500, solo traerlo, independientemente del valor que cueste. Y de Europa, cuesta más o menos U$12.000. Los traen en avión, en un palet que son como 3 pesebreras portátiles juntas”, reiteró Torres.

Por último, para poder participar en las competencias, el jinete debe pagar un registro en la Federación Ecuestre de Colombia, (aproximadamente $80.000) y así mismo afiliarse a una de las ligas existentes (Antioquia, Bogotá, Cundinamarca, Militar o Valle). Cada concurso tiene un valor de inscripción de alrededor de $65.000 pero también hay unos gastos importantes en la parte del desplazamiento del animal.

Cuando la competencia se realiza en una ciudad diferente a aquella donde vive el caballo, los jinetes procuran llegar con varios días de anticipación para que el equino se recupere pues realizan el viaje en camiones.

Según Torres, traer un caballo de Medellín a Bogotá cuesta $500.000 más los viáticos de la persona que cuida el caballo y el costo de la pesebrera. Por eso destaca la importancia de, además de tener ganas y amor por los caballos, poder contar con el apoyo emocional y económico de la familia como un elemento clave para poder practicar este deporte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.