En la primera cita, ¿quién paga la cuenta?

Mucho es lo que se ha debatido al respecto, más aún cuando movimientos feministas han alzado la bandera al respecto, mientras otras mujeres defienden lo que consideran “ser caballero”. ¿Cómo resolver el dilema?

Flickr al fernandez Flickr al fernandez
Cuando se trata de temas de relaciones cada quien suele tener sus propios preconceptos al respecto. Existen mujeres que aún se consideran muy "chapadas a la antigua” mientras que hay otras que son más liberales e independientes. En cuanto a los hombres, la cosa no es tan complicada pero también guardan sus preferencias y sus proporciones. Finalmente, todo esto se trata de etiquetas.

Además, también varía dependiendo de la edad y de la generación. Pero antes de pensar en citas y demás, lo más importante es diferenciar cuándo se trata de una amistad y cuándo algo más. Esto le puede dar unas claves iniciales (ya sea hombre o mujer) para saber cómo actuar al momento de pedir la cuenta.

Por lo general, cuando se trata de una amistad, las cuentas van por la mitad. Aunque en este caso también los hombres suelen tomar la delantera en la mayoría de casos; pero la propuesta de ir 50/50 no suele ser ofensiva. Pero si se trata de “algo más”, las expectativas son distintas.

Un estudio reportado por Forbes, de LearnVest y TD Ameritrade, señala que “el 59% del total de los encuestados dijo que el hombre siempre debe pagar, a menos que la mujer le ha invitado a salir”, un resultado que se comparte casi por igual en todas las generaciones, es decir, no importa la edad. Efectivamente, la única exclusión y “asterisco” al respecto, es que quien haga la invitación, es quien debe asumir la cuenta.

Lea también “¿Cuánto cuesta conquistarlas?”.

Lo que realmente piensan

Resultados similares reporta Money, de Time, consultando a expertos en citas que aseguran que sea cual sea la edad, el 90% de las mujeres se sienten ofendidas cuando un hombre no toma la iniciativa de pagar la factura o les pide dinero.

Pero al respecto también hay dos trucos de ellas: uno, las mujeres que se ofrecen a pagar, realmente lo que esperan es que ellos no las dejen hacerlo; segundo, se sienten demasiado incómodas cuando notan que el hombre está esperando que ellas le ayuden a pagar.

A esto también se le suma otro factor: a ellos les gusta pagar, porque quieren y buscan impresionar. No tanto por el hecho de tener una “billetera abultada”, sino por mostrarse como una persona caballerosa y atenta que le interesa tomar la iniciativa. Y el 55% de los encuestados por LearnVest apoyan esa idea.

El panorama no se ve tan complicado después de todo, pero también hay una estrategia de ellas que los hombres deben tener presente según Marni Battista, fundador de DatingWithDignity.com: si definitivamente ella insiste con vehemencia en pagar y rechaza por completo que el hombre lo haga, es porque definitivamente esa fue la primera y última cita.

Y es que puede que después de que sea el hombre quien pague la cena fuerte, muy probablemente ella asumirá la cuenta de los tragos que viene después. Incluso, muchas mujeres piensan que si el paga, tendrán una “excusa” luego para ser ellas quien inviten luego.

Quizás también le interese “Tips para montar una empresa o negocio con su pareja”.

Las excepciones

Otra de las preguntas que surgen en el tema es “¿cuánto es lo máximo que debería gastar en la primera cita?”. Al respecto, lo primero, es que no hay una respuesta adecuada y exacta. Todo depende de su posición económica y su presupuesto y qué tanto quiere impresionar. Pero, por lo general, procure que sea algo tranquilo y normal.

Si bien la primera cita puede incluir varias actividades (como recoger a la chica, llevarla a cenar y quizás luego hacer algo más antes de llevarla a su casa), considere tener presupuesto para cubrir esos gastos. Por supuesto, quizás ella también tendrá la iniciativa de compartir algunos gastos.

En general, puede considerar un presupuesto entre los $50 mil y $80 mil dependiendo del lugar. Eso sí, asegúrese también de que si usted tiene las intenciones de tener algo más que una amistad, ella también haya demostrado cierto tipo de interés.

Y, en este punto, viene la segunda excepción: si es ella quien invita y si es ella quien escoge el lugar, muy seguramente ella será quien tenga el presupuesto suficiente para hacer el respectivo pago.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.