Tatuajes: una moda tóxica

Lo que antes era una costumbre entre marineros, prisioneros y mafias es hoy una moda cada vez más difundida. Pocos saben que las sustancias inyectadas pueden ser carcinógenas.

Las agujas perforan miles de veces la epidermis en un solo minuto inyectado sustancias químicas, a menudo tóxicas, que no se quedan en la dermis sino que son absorbidas por el organismo en el transcurso de los años. Las agujas perforan miles de veces la epidermis en un solo minuto inyectado sustancias químicas, a menudo tóxicas, que no se quedan en la dermis sino que son absorbidas por el organismo en el transcurso de los años.
;
DW
Los tatuajes marcan - literalmente - a una persona. Las agujas perforan miles de veces la epidermis en un solo minuto inyectado sustancias químicas, a menudo tóxicas, que no se quedan en la dermis sino que son absorbidas por el organismo en el transcurso de los años.

Químicos especializados en alimentos han examinado los colores y sustancias más usados en tatuajes y han encontrado que muchas tinturas no son aptas para el “consumo” humano, pues se trata de productos fabricados para la industria e incluso algunos son residuos de combustión.

Según el químico Michael Vocke, de la Oficina para la Salud y la Seguridad de Alimentos de Baviera, en Alemania los más afectados son los menores de 30 años.

“Mi recomendación es que la gente piense primero en las probables consecuencias, antes de hacerse tatuar. Si la decisión es hacerlo los clientes deben verificar la proveniencia, calidad e higiene de las tinturas. Los empaques dan información sobre la conformidad de las sustancias.”

Exámenes realizados por los laboratorios de la Oficina para la Salud y la Seguridad de Alimentos de Baviera han arrojado resultados preocupantes: cerca de la mitad de las tinturas utilizadas para tatuajes supera los límites del uso de hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP). Los HAPs son un compuesto orgánico que se encuentra en el petróleo, el carbón y el alquitrán y son usados en combustibles. Los hidrocarburos aromáticos policíclicos son carcinógenos, mutágenos y teratógenos, o sea que producen malformaciones congénitas.

Carcinógeno es una cosa, cancerígeno otra

Los agentes carcinógenos, sea físicos, químicos o biológicos, actúan sobre los tejidos vivos produciendo cáncer. Un carcinógeno no debe confundirse con un agente cancerígeno, que es aquel que puede producir cáncer.

Según la química para alimentos Ingrid Neudorfer-Schwarz, hay algunas sustancias usadas en tatuajes que sobrepasan en 180% los niveles de contaminación aceptados por las autoridades sanitarias en Europa. “Los resultados los hemos comunicado a las autoridades sanitarias que han lanzado varias alarmas y ordenes de prohibición de venta y confiscación de estos productos contaminantes en el mercado.”

RAPEX es la agencia encargada, a nivel europeo, de lanzar dichas alertas dirigidas a las autoridades policiales y a los consumidores sobre la existencia de productos que son un riesgo para la salud y la seguridad.

Los pigmentos de las tintas colorantes inyectados no se quedan en la dermis sino que siguen su camino hacia los órganos del cuerpo humano, como lo ha comprobado un grupo de médicos- y físicos dirigidos por Wolfgang Bäumler, de la Universidad de Regensburgo.

Basado en estos estudios, Vocke describe qué pasa con las tintas una vez convertidas en tatuaje: “En los ganglios linfáticos por ejemplo, se pueden ver muy bien las tintas que se han movilizado del tatuaje hacia los órganos. En experimentos en ratones tatuados en el lomo se observa cómo después de cuatro semanas el 30% de las sustancias del tatuaje se ha transportado a otras partes del organismo.”

Pero los hidrocarburos aromáticos policíclicos no son los únicos contaminantes. Ingrid Neudorfer-Schwarz advierte que en los colorantes de tintas para tatuajes se encuentran cada vez más aminas aromáticas de carácter carcinógeno.

Productos para la industria bajo la piel

Al parecer, los fabricantes de tintas para tatuajes utilizan colorantes para uso industrial. Algunas tintas negras, por ejemplo, contienen un tipo de carbono que no es otra cosa que hollín. Esto quiere decir que a muchos tatuados les inyectan un tóxico directamente en la piel. Algo semejante ocurre con tatuajes de color, agrega Neudorfer-Schwarz: “Los colores brillantes tienen, a menudo, calidad técnica porque son elaborados para la industria automotriz en la que sirven como lacas.”

Por otra parte, estudios en Estados Unidos han demostrado que algunas sustancias también pueden generar alergias incurables.

Tatuarse es una decisión que toda persona mayor de 18 años puede ejecutar libremente. En Europa la profesión de tatuador no está regulada y las sustancias utilizadas solo están controladas por las leyes que aprueban el consumo de alimentos o el uso de cosméticos.

El 90% de los cánceres en humanos son provocados por factores ambientales o nutricionales. Éstos incluyen el fumar, hábitos dietéticos, la luz solar, pero también fármacos y químicos, como las sustancias usadas en tatuajes. El 10% restante se debe a factores genéticos, víricos y a las radiaciones.

Al final, los tatuajes adquieren un significado existencial que no corresponde con la idea inicial de llevar consigo un lema, un amor, una amistad o el vínculo con una organización delictiva.

Autor: José Ospina-Valencia

Editora: Claudia Herrera Pahl

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.