Cómo volver a vivir con sus padres

La anciana madre de Tracey Stensaas se mudó con ella hace nueve años, después de que el padre de Stensaas muriera y el dinero comenzara a escasear. Afortunadamente, fue una transición natural.

Vivir con los padres puede ser un reto, pero tiene sus aspectos positivos. Vivir con los padres puede ser un reto, pero tiene sus aspectos positivos.
;
BBC
La hija de Stensaas estaba por comenzar la universidad, es decir, que mientras un miembro de la familia salía, otro entraba.

"Nunca tuve el nido vacío", dijo Stensaas, de 49 años, quien vive en Arizona, en Estados Unidos.

Para cuidar a su madre de 87 años mientras ella trabaja, Stensaas depende de la ayuda de cuidadores domiciliarios. Ella valora mucho el hecho de que su madre todavía la acompañe.

Los hogares que comprenden miembros de más de una generación se están volviendo cada vez más una solución para cuidar a los padres que envejecen.

En Estados Unidos, 57 millones de personas (aproximadamente el 18%) formaron parte de un hogar multigeneracional en el año 2012, según la organización Pew Research. Esto representa el doble que en 1980.

En Australia, el número es de uno cada cinco, según el Consejo de Investigación Australiano. En Reino Unido, más de 500.000 casas tienen integrantes de tres generaciones, un aumento del 30% en los últimos 10 años según la Oficina Nacional de Estadísticas.

"Integrar a un familiar mayor puede parecer una alternativa atractiva, y en muchos casos funciona bien", dice Caroline Abrahams, directora de la ONG Age UK.

"Pero es importante ser realista y asegurarse de que todos tengan las mismas expectativas. Tómese su tiempo para analizar todas las opciones y considerar los aspectos prácticos involucrados".

A continuación mencionamos algunas cosas a tener en cuenta.

Lo que se necesita
Un poco de discusión franca, paciencia, sensibilidad y capacidad de compromiso. "Tener un familiar mayor en su casa puede implicar un gran compromiso para ambas partes, lo que implica grandes cambios en su rutina y posiblemente en su vida cotidiana", dice Abraham.

"Es importante siempre tener en cuenta las necesidades de su pariente; por ejemplo, si necesita ayuda para asistir a las citas médicas o ayuda en el hogar y cómo eso puede afectar su trabajo y su vida social".

Tiempo para prepararse

Cuanto más tiempo invierta en esto, mejor. "Por desgracia, mucha gente no tiene otra opción, ya sea a causa de un problema de salud o de la crisis financiera de un ser querido", dice Amy Goyer, una experta en envejecimiento y familia de la Asociación Americana de Personas Jubiladas (AARP, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, organización enfocada en las personas de 55 años o más.

"Pero si es algo que usted anticipa, no puede dejar de pensar en eso antes de tiempo".

Las finanzas

Todos deben entender lo que significa vivir con un familiar mayor, incluyendo los niños que todavía viven en su casa.

"También hay que tener en cuenta sus necesidades y ver cómo afectará al núcleo familiar", señala Goyer.
En este sentido, es de suma importancia discutir abiertamente sobre el tema del dinero.

"Las finanzas son lo que puede causar más resentimiento y tensión si los miembros de la familia están todos en sintonía", afirma Goyer.

Algunas personas dividen los costos por la mitad, desde la hipoteca hasta los alimentos, mientras que otras personas reparten los gastos por persona. A veces uno de los padres paga un monto fijo por mes.

"Haga lo que haga, lo ideal es que sea lo más sencillo posible para no estar gastando tiempo en los aspectos financieros cada mes. Por lo tanto, es una buena idea ser sinceros acerca de lo que sucede para que no haya hermanos resentidos".

Consultar con su otra mitad

Considere los sentimientos de su pareja y evitar darlos por sentado. "El cuidado de los ancianos es muy duro para el cuidador, pero también para su pareja", indica Andy Cohen, CEO de Caring.com de Estados Unidos.

Según Cohen investigaciones en el pasado han mostrado que el cuidado de ancianos lleva a un aumento en las tasas de divorcio. "Asegúrese de que su cónyuge esté preparado y cuide su propia salud, así como su propia relación", dice.

Espacio y privacidad
Su madre probablemente no quiera estar en la pequeña habitación que se encuentra justo al lado de la suya.

"En algunos hogares australianos se construyen departamentos para los abuelos debajo de la casa de la familia, con baño independiente, cocina y dormitorio", afirma Michael O'Neill, presidente ejecutivo de National Seniors, una organización sin fines de lucro para mayores de 50 años, en Australia.

Tenga en cuenta los horarios de la familia y los límites. Probablemente un baño compartido sea una fuente de conflicto, pero sorprendentemente, hay otras grandes molestias como la televisión y la cocina.

Hable con todos sobre el espacio y los tiempos. ¿Quién preparará la cena? ¿Cuándo comerán? ¿Sus hijos despertarán a su madre si llegan tarde? ¿Su padre lo enloquecerá si ve las noticias a todo volumen cada noche?

"Establecer límites es realmente importante", señala Goyer. "Una de las cosas más difíciles es sentir que se ha perdido la intimidad. Puede ser que usted tenga que ponerse creativo sobre cómo utilizar su espacio".

También seguridad

Si está mudando a un padre por largo plazo, es necesario realizar cambios para prevenir accidentes más adelante. Agarraderas el cuarto de baño, una ducha a ras del suelo y una entrada sin escaleras, son todas las cosas que pueden ser necesarias.

"El costo de las refacciones para cubrir las futuras necesidades de movilidad es a menudo una sorpresa costosa", afirma Shannon Lee Simmons, una planificadora financiera de Simmons Financial Planning en Toronto.

Tomése un descanso
Una de las razones por las que un padre se muda con usted: necesitan de su ayuda. Incluso si es mínima, es algo que de pronto se añade a la lista de responsabilidades.

Uno de los escollos de cuidar personas es la tendencia a dejar que su propia salud y su bienestar mental decaigan.

"Asegúrese de tener tiempo para hacer ejercicio y salir de vacaciones", dice Cohen.

"Usted puede ser relevado en cuanto a los cuidados si tiene un cuidador que venga por el fin de semana y les permita, a usted y a su cónyuge, realizar una escapada. Tener un anciano en la casa requiere atención 24 horas 7 días a la semana, por lo que es necesario tomarse algunos descansos en el camino".

Tenga un plan para el futuro
"Sea realista, puede ser que algún día su padre necesite más cuidado del que usted le puede dar", dice Deborah Piedra de MyAgeingParent.com de Reino Unido. ¿Qué hará si la salud de su padre toma un giro inesperado o si ya no puede manejar el nivel de atención que requiere?

"Yo no creo que nadie realmente se anticipa a lo difícil que puede llegar a ser", dice Stensaas.

"Muchas noche dormí, literalmente, en el piso de la habitación de mi madre, porque si ella trataba de levantarse se caería. Los cuidados pueden tornarse muy, muy intensos".

Sea realista

Si usted y su padre se llevan como el agua y el aceite, probablemente vivir juntos no sea una buena idea.
"Si el padre y el hijo adulto nunca han conseguido llevarse bien, una decisión de ese tipo podría ser una forma de forzar una relación que nunca antes funcionó", Afirma Stensaas.

"Asegúrese de analizar todas las opciones", afirma Goyer. "Si hay otra alternativas donde sus seres queridos pueden estar cerca y recibir atención, sería la segunda opción. Aún así puede estar muy involucrado.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.