Trucos para evitar la pérdida de memoria

Contrario a lo que se piensa, la pérdida de memoria no es un asunto exclusivo de adultos mayores, todo el mundo está vulnerable.

. .
La capacidad de memorizar y recordar, son dos de los grandes baluartes que tienen los seres humanos para destacarse en cualquier ámbito académico y profesional. Un decálogo de hábitos elaborado por la Red de Estudiantes Universia hace unas recomendaciones útiles para todas las personas.

Hacer ejercicio y mantener el cuerpo en movimiento:
el ejercicio no sólo ejercita el cuerpo, también ayuda a ejercitar el cerebro.

Eliminar los factores de estrés y buscar ayuda para la depresión: cualquier cosa que genere un gran estrés, como la ira o la ansiedad, empezará con el tiempo a devorar las partes del cerebro responsables de la memoria.

Dormir bien por la noche: Hay que disfrutar entre siete u ocho horas seguidas de sueño cada noche para aumentar la capacidad memoristica.

Anotar: si hay algo que queremos recordar, escribirlo puede ayudar.

Escuchar música: las investigaciones muestran que ciertos tipos de música son muy útiles para evocar recuerdos. La información que se aprende mientras se escucha una canción en particular o una colección a menudo se puede evocar pensando en la canción o "tocándola" mentalmente.

Alimentar el cerebro:
entre un 50 % y un 60 % del peso total del cerebro es pura grasa, que se utiliza para aislar sus miles de millones de células nerviosas. Cuanto mejor aislada está una célula, más rápido podrá enviar mensajes y más rápido pensaremos. Por eso precisamente se recomienda a los padres que alimenten a sus hijos con leche entera cuando son pequeños y que se eviten las dietas, ya que sus cerebros necesitan grasa para crecer y funcionar adecuadamente.

Visualizar los conceptos: con el fin de recordar las cosas, muchas personas necesitan visualizar la información que están estudiando. Prestar atención a las fotografías, gráficos y otras imágenes que puedan aparecer en nuestro libro de texto o tratar de hacer una imagen mental de lo que intentamos recordar.

Enseñar a otra persona:
se ha demostrado que leer un material en voz alta mejora significativamente la capacidad de recordar el material.

Hacer crucigramas, leer o jugar a las cartas: los estudios han demostrado que practicar alguna de estas actividades a diario no sólo mantiene activo nuestro cerebro, sino que también ayuda a retrasar la pérdida de memoria, especialmente en las personas que desarrollan demencia.

Desayunar bien y asegurarse de incluir un huevo
: los huevos contienen vitaminas B que ayudan a las células nerviosas a quemar glucosa, antioxidantes que protegen contra el daño de las neuronas y ácidos grasos omega-3 que mantienen las células nerviosas funcionando a una velocidad óptima. Otros alimentos que se deben agregar al desayuno son frutas, verduras y proteínas magras.
                                                               

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.