Así su relación de pareja lo está haciendo perder dinero

Cuando se habla de amor, cada persona tiene sus propias experiencias y perspectivas. Pero aquellas relaciones que son disfuncionales no sólo afectan su vida sino también sus finanzas.

Flickr Pedro Ribeiro Simões Flickr Pedro Ribeiro Simões
Aunque desde el momento de la conquista poco es lo que se puede llegar a pensar en cómo los hábitos y percepciones de pareja de la otra persona pueden influir en sus finanzas, es algo que con el paso del tiempo se refleja y, que se tiene en cuenta mucho más, cuando se trata de formalizar una relación.

Por lo general, cuando usted establece una relación, lo que está haciendo es aceptar a esa persona con sus defectos y con sus virtudes así que no espere que aspectos de la personalidad de su pareja sean moldeados, una vez empieza la convivencia. Por lo general, usted puede proyectar lo que será su relación y cuánto puede llegar a durar, desde las reglas básicas de comunicación, correspondencia, lealtad, en la que se vive sin culpas ni resentimientos

El tema de las relaciones disfuncionales es que no solo afectan su autoestima, sus sentimientos, sino también su billetera. Y, con ello, también a sus proyectos de vida y a sus sueños o deseos de alcanzar una estabilidad o prosperidad económica.

FP le recomienda leer “Las 5 razones de dinero para nunca casarse”.

Una publicación de Money, de Time, destaca que, aunque cada persona puede venir con sus propias limitaciones o pendientes financieros, lo importante es saber cómo llevarnos en pareja para no verse afectado. No obstante, hay características de esas relaciones disfuncionales que hacen que definitivamente usted en vez de progresar, retroceda financieramente:

1. Su falta de comunicación

¿Hay temas de los que tenga miedo de hablar? Y si es así, en temas de dinero, todo podría ser peor. Ya sea porque haya diferencias salariales, porque no se esté de acuerdo con ciertas prácticas o actitudes. Pero la comunicación es la base de cualquier relación.

Desde la toma de decisiones sobre en dónde comprar para que el mercado salga más económico hasta revisar las cuentas para ver si efectivamente alcanzan a pagar un crédito de vehículo; todo se tiene que hablar con claridad y sinceridad. Al respecto, incluso, los matrimonios también tienen estrategias en las que dan libertad de gasto a su pareja siempre y cuando cumplan con su responsabilidad.

2. No saber qué es lo que quiere

Cuando ni usted ni su pareja saben qué quieren en la vida o cómo se ven proyectados en 10,20 y 30 años. Esto hace que los gastos se disparen, porque año tras año podrán ir acumulando riquezas sin saber por qué o con qué fin, más allá del de sentirse “ricos”. El tema es: si el otro sí sabe y tiene un plan de ahorro o de inversión en el que el otro no tiene cabida y, por el contrario, está arruinando esos ideales.

3. No comparten responsabilidades

La frase “lo mío es tuyo y lo tuyo es mío” funciona siempre y cuando sea delimitando temas de la pareja pero también se respeten los principios de cada uno. Si es de las parejas en las que siempre hay un culpable de por qué en ese mes la plata no alcanzó o si alguno usó el dinero que no debía en algo que compró por gusto propio, algo está fallando, definitivamente.

Pero recuerde que todo se aplica para ambas partes: aunque no sean deudas suyas, si su pareja tiene deudas usted, de cierta forma, se convierte en un respaldo financiero. Lo mismo sucede con las grandes inversiones como la compra de una vivienda o de un vehículo.

4. Hay una infidelidad financiera

Aunque suene como un concepto extraño, realmente sucede. La infidelidad financiera implica ocultar gastos o manejos de dinero: no le dice el verdadero valor de lo último que compró, siempre suele decir que está sin dinero aunque sale con sus amigos de rumba o simplemente descubrió una cuenta oculta.

5. Ser muy controlador

CheatSheet explica cómo el exceso de control así como una libertad total puede convertirse en factores en contra de la relación. Una cosa es que usted haga sugerencias, recuerde las reglas del manejo del dinero o explique su punto de vista de por qué ve inútil la última compra que se hizo. Pero esto hace que usted “minimice” a su pareja. Nuevamente, recuerde el punto uno que aquí le mencionamos, para que se pueda evitar este tipo de complicaciones: explíquese, argumente, no alce la voz.

Quizá le interese también “Tips para ganarle una pelea de dinero a su pareja”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.