Tres factores que definirán su felicidad en el futuro (¿ya lo había pensado?)

La expectativa de vida en Colombia ha aumentado. ¿Se imagina viviendo más de 80 años? ¿Qué estará haciendo? Más aún porque una vez logre jubilarse, ¿a qué se dedicará? ¿El dinero le alcanzará para todo lo que piensa?

Tres factores que definirán su felicidad en el futuro (¿ya lo había pensado?) Tres factores que definirán su felicidad en el futuro (¿ya lo había pensado?)
El mundo está envejeciendo. Las cifras muestran que cada vez son más las personas que deciden no tener hijos y esto está afectando gravemente la economía. Actualmente Colombia tiene 5,2 millones de personas mayores de 60 años, lo que representa el 10,8% de la población, pero de acuerdo con el estudio se espera que para el año 2050 sean 14,1 millones, que corresponderían al 23%. ¿Qué edad tendrá usted para ese entonces? ¿Hará parte de la cifra?

Resulta que mientras la tasa de fecundidad disminuyó, la expectativa de vida creció al pasar de 50.6 años en 1955; a 74 en 2015. Entonces, con el paso de los años será cada vez mayor la proporción de la población de personas de 60 años o más, frente a la población total del país y la proyección es que eso va a acelerarse mucho más los próximos años.

Estos son los resultados obtenidos por una investigación denominada “Misión Colombia Envejece” desarrollada por Fedesarrollo y la Fundación Saldarriaga Concha, que también señala que mientras la población total del país tiende a duplicarse para el período entre 1985 y 2050, la que está entre 60 y 70 años se multiplicará por seis y los de 80 años o más lo harán por 17 veces, es decir, habrá una gran proporción de “viejitos” a futuro; más porque se espera que los nacimientos disminuyan y, con esto, a partir del año 2040, la población mayor de 60 años rebasará a las personas menores de 15 años.

FP le recomienda leer “Tres errores de los jóvenes que hacen hoy y que les pasará factura a futuro”.

El panorama

Con el anterior contexto, considere que si usted hace parte de la generación de los “millennials”, muy seguramente será “culpable” de esa población “vieja” que va a ser mayoría luego del 2050. Y no es que envejecer sea malo. Por el contrario, lo que traducen todas esas cifras es que el país ha mejorado en sus condiciones de calidad de vida y, especialmente, de salud. Pero la percepción de los colombianos es que ser viejo significa una pérdida de capacidades funcionales, como dependencia e improductividad.

La esperanza de vida para 2050 es que las mujeres pueden llegar a vivir hasta los 84 años, mientras los hombres se amplían a 77 años. Pero más allá de imaginar un país lleno de personas de tercera edad, el tema es las consecuencias económicas que esto puede llegar a implicar: imagínese los centros médicos, el sistema pensional (¿quién lo va a pagar, si no hay jóvenes?) y en sí, el funcionamiento de las empresas.

Con todo esto, la pregunta es ¿usted se siente preparado para vivir en esas condiciones? ¿Qué tanto ha pensado en su vejez? ¿Cuánto ha ahorrado pensando exclusivamente en esa edad dorada? En eso, existen tres factores que aquí le planteamos y que, de acuerdo con la investigación, serían fundamentales para que usted pueda imaginarse feliz, sonriendo en la silla mecedora, quizá en esa finca, al lado de su esposa, un perro, viendo el atardecer:

• Estudiar

Aunque las diferencias en las condiciones de vida son distintas para quienes hoy son de tercera edad en Colombia, el estudio es parte de un factor fundamental para determinar el nivel de vida que tendrá en su vejez. El estudio señalado destaca que actualmente el 61% de la población mayor no tiene ningún tipo de educación o no completó la primaria; lo cual es un obstáculo para tener trabajo y cotizar para pensión.

Esto también se contrasta con el hecho de que la probabilidad de las personas mayores que reciben su mensualidad pensional aumenta con el nivel educativo. Entonces, el 62% de quienes tienen títulos de educación superior, cuentan con una pensión; mientras el 33% de quienes tienen bachillerato cuentan con esta mesada y sólo el 12% de quienes tienen educación básica primaria también alcanzaron esta opción.

Esto quiere decir que ahora que usted está “joven y bello” debe apostar a tener un buen nivel educativo, lo que aumentará las posibilidades de que pueda tener un trabajo más estable y, con ello, hacer sus respectivos aportes a pensión.

• Cotizar a pensión

Así suene repetitivo y como consejo de tía regañona, la mejor inversión que usted puede realizar en este momento que tiene un buen trabajo –o que al menos tiene uno- es no ignorar sus cotizaciones a seguridad social. Esto es que piense en su salud y su pensión, principalmente, sin importar el sueldo que tenga.

Al respecto, también tiene que tener las respectivas precauciones de escoger el lugar adecuado para hacer la cotización de su pensión ya que, cuando se es joven, es más conveniente tener un ahorro individual, es decir, que su dinero se vaya a una cuenta de una AFP (Administradora de Fondos de Pensiones) y no al Régimen de Prima Media, ya que con eso tendrá más posibilidades de que su dinero logre más rentabilidad y, una vez se acerque la edad de pensión, tomar una decisión más adecuada.

A esto también se le suma la opción de las pensiones voluntarias: entre más alternativas tenga para ahorrar para el futuro, mejores serán sus condiciones y no tendrá que estresarse para conseguir el dinero que le permitirá mantener una buena calidad de vida.

También le sugerimos leer “Una de las claves para ser feliz “de viejo””.

• Prevenir

Teniendo en cuenta que hay más probabilidades de sufrir algún tipo de enfermedad a futuro, una de las decisiones inteligentes que puede tomar, siendo joven, es invertir en su salud, en métodos de cuidado y prevención. Con esto, se evitará los altos costos a los que posiblemente tendría que incurrir una vez alcance la tercera edad y que, para una EPS o cualquier sistema de medicina prepagada, puede representar tarifas un poco más altas. Así, si usted sabe que en su familia hay enfermedades de alto costo que pueden ser hereditarias, busque la forma de tomar medidas preventivas.

Esto también implica desarrollar hábitos saludables que involucren dietas sanas y prácticas de ejercicio permanentes, así como una vida social activa, con el fin de reducir los niveles de estrés.

La reflexión

Con todo esto la idea no es que se asuste, sino que empiece a tomar medidas preventivas para que, efectivamente, pueda vivir una vejez tranquila. Es el hecho de ser consciente que va a envejecer y que así vea que eso está “muy lejos de ocurrir”, va a ocurrir y es mejor estar preparado para ello.

El estudio de “Misión Colombia Envejece” también señala que de las personas mayores de 40 años entrevistadas en zonas urbanas, más del 50% no hace nada para mantenerse económicamente en la vejez, aunque la cifra en zonas rurales es más escandalosa al ser del 70%.

Proyéctese: teniendo en cuenta que la edad actual de pensión es de 57 años para las mujeres y de 62 para hombres, esto significa que tendrá que vivir cerca de 30 o 40 años más, ¿qué se imagina haciendo? Piense que si bien después de los 40 años se disminuyen notablemente las opciones para conseguir trabajo, es probable que termine dependiendo únicamente de la mesada de la pensión, que dependerá de su ahorro durante su vida laboral. Entonces, considere también oportunidades de emprendimiento a las que pueda dedicarse y que, a su vez, le ayuden con su manutención.

Le recomendamos “Los mejores y peores países para envejecer en América Latina”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.