La pena máxima del exfutbolista: la bancarrota

El futuro de gran parte de los futbolistas que juegan en la liga inglesa parece ser no tan fácil como parece.

Aunque en el fútbol se gana por jugar en el retiro se pierde por no saber ahorrar. Aunque en el fútbol se gana por jugar en el retiro se pierde por no saber ahorrar.
;
BBC
Un estudio publicado recientemente afirma que tres de cada cinco futbolistas de la liga inglesa se enfrentan a la bancarrota tras colgar los guayos.

¿Cuál diría usted que es la profesión que más se envidia en el mundo? Probablemente millones de jóvenes en el mundo tendrían una respuesta común a esta pregunta: futbolista.

Hacer lo que uno ama, y además ganar una cantidad de dinero que los demás mortales no podemos ni imaginar, es una buena idea de ganarse la vida.

Pero lo que mucha gente no sabe es que después de los focos y de la buena vida hay otra, al parecer no tan buena.

Un estudio llevado a cabo por X Pro, una organización benéfica para exfutbolistas profesionales, asegura que tres de cada cinco futbolistas en Reino Unido se declara en bancarrota después de dejar de practicar el deporte de manera profesional, a pesar de haber tenido, durante años, un salario medio de US$45.000 a la semana.

Falta de consejo


La organización, que da apoyo a unos 30.000 exfutbolistas, afirmó en el estudio que una de las razones de este fenómeno es la falta de consejo: muchos se olvidan de dejar dinero a un lado para cuando vengan a recaudar los impuestos.

El director ejecutivo de X Pro, Geoff Scott, también exfutbolista, señala en un comunicado de X Pro que este fenómeno, aunque les pueda sonar increíble a los aficionados "puede pasar y realmente ocurre".
El salario de los futbolistas de la liga inglesa aumentó un 1.500% en 20 años.

"Nuestra base de datos señala que tres de cada cinco futbolistas en Inglaterra se declaran en bancarrota en cinco años y coincide con que uno de cada tres se divorcian en los 12 primeros meses tras dejar el fútbol", le dijo Scott al diario británico Sun on Sunday.

"Incluso aunque empiecen una carrera como comentarista en los medios o en circuitos públicos, algunos no saben que deben ahorrar dinero para pagar los impuestos", añadió Scott.

Mark Sands, especialista de la firma RSM Tenon, le aseguró al mismo diario que al terminar su carrera, los gastos de muchos futbolistas siguen siendo altos, mientras que sus ingresos no lo son.

"Altos niveles de gasto, ingresos a la baja, malas inversiones y grandes deudas por compras de inmuebles son elementos que se combinan y que los llevan a la bancarrota", aseguró Sands.

Entre los futbolistas ingleses que se han declarado en bancarrota recientemente figuran Brad Friedel, del Tottenham Hotspurs, Colin Hendry, excapitán del Blackburn Rovers, y Lee Hendrie, del Aston Villa.

Además, el jugador del Fulham, John Arne Riise, y los exjugadores del Manchester United Keith Gillespie y Eric Djemba-Djemba han tenido graves problemas financieros.

Bancarrota en la liga más rica del mundo

La Premier League es una de las ligas que más dinero generan en el mundo. De acuerdo con la firma de investigación Deloitte, de los 10 clubes que más dinero generaron en la pasada temporada cinco son ingleses, y esto se ve reflejado en los salarios.

Y los salarios han aumentado, en los últimos años, de forma desorbitada. De acuerdo con un estudio de la firma Sport Intelligence de 2012, de los diez clubes deportivos que más salarios pagan en el mundo siete son de fútbol.

Un estudio del instituto de investigaciones High Pay Centre señala además que el salario de los futbolistas que más ganan en Inglaterra creció un 1.500% en los últimos 20 años. Estos números hacen doblemente inexplicable el fenómeno.

Pero si los jugadores de la liga con más dinero del mundo tiene problemas económicos, ¿qué pasa con los demás?

El futuro de muchos futbolistas pasa por la posibilidad de ser analistas o comentaristas en medios de comunicación, o por ocupar puestos como entrenadores o relacionados de alguna forma con su club.

Pero parece ser que esto no ocurre demasiado, y menos en América Latina, donde las posibilidades están condicionadas además por la educación a la que han podido acceder los futbolistas, que no suelen poseer títulos de educación superior.

El futuro de los futbolistas latinoamericanos que no pensaron en lo que viene después podría antojarse aun más negro.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.