10 razones para hacer un Bachillerato Internacional

El mundo laboral está a la espera de personal capacitado para contratar. La formación desde temprana edad es clave para ubicarse, para ello es importante conocer los beneficios de especializarse y especializar a sus hijos desde el colegio.

El Bachillerato Internacional prepara a los jóvenes para obtener mejores resultados en las universidades gracias a su formación holística. El Bachillerato Internacional prepara a los jóvenes para obtener mejores resultados en las universidades gracias a su formación holística.
Más allá del currículo y del sistema educativo adoptado tradicionalmente por gran parte del sector en Colombia, existen alternativas que comienzan a consolidarse en diversos colegios del país, marcando una diferencia en el desarrollo académico y humano de sus estudiantes.

En ese sentido, hay una organización -Bachillerato Internacional- que reúne más de 3.550 colegios distribuidos en 141 países, que busca formar jóvenes para el mundo real y especializarlos un poco más en temas que no son tratados en el currículo académico tradicional.

Bajo este objetivo, muchos jóvenes aprovechan la oportunidad para no sólo, en un futuro, ubicarse en un muy buen puesto en el mercado laboral o crear empresa, sino para abrir sus puertas en instituciones universitarias de otro país.

Si está por terminar sus estudios en el colegio o es el caso de sus hijos, conozca los diez beneficios que tiene un estudiante que realiza el Bachillerato Internacional en el futuro profesional.

1. Ofrece amplitud, profundidad académica e internacionalización. En 2011, cifras de la Higher Education Statistics Agency (Agencia de estadísticas de educación superior) del Reino Unido, señalaron que los graduados del IB tienen más probabilidades de matricularse en una de las 20 principales instituciones de educación superior que los aspirantes con otras titulaciones. El aprendizaje de una segunda y tercera lengua se ha relacionado con un mayor nivel de desempeño.

Hoy en día las empresas buscan personas globalizadas que potencien la internacionalización de sus productos y servicios, para esto enfocan su reclutamiento en las principales Universidades y estas facilitan el ingreso a los alumnos del IB.

2. Los graduados no se interesan sólo en los resultados. El requisito de Creatividad, Acción y Servicio (CAS) de estos estudios, estimula el aprendizaje experiencial. Eso puede implicar desde la construcción de viviendas en África hasta la creación de un periódico local.

3. Crea personas independientes que se sienten preparados. Son personas con un alto desarrollo de habilidades cognitivas, de investigación, escritura y comunicación. Superan los estándares de pensamiento crítico y las habilidades de investigación que requiere la preparación universitaria. Al llegar a la vida laboral, tienen ya un largo camino recorrido en el desarrollo de estas destrezas.

4.
Las universidades lo reconocen... y valoran. Las empresas en búsqueda de talento ponen especial atención en la universidad de la cual es egresado el futuro empleado.

5. Es genuinamente internacional. Los grandes desafíos globales requieren soluciones globales. Los alumnos aprenden a ver el mundo desde diferentes perspectivas culturales, y el aprendizaje de otra lengua los ayuda a comunicarse con personas de otros contextos. Este tipo de características en sus empleados son las que precisamente buscan las multinacionales.

6. Estimula el pensamiento crítico. Las compañías buscan personas pensadoras, indagadoras, analíticas, propositivas. La capacidad de reflexionar y criticar positivamente son vitales en los profesionales exitosos del siglo XXI.

“La gran utilidad del Programa está en el tipo de formación que les brinda a los alumnos. Estos son estudiantes que salen del colegio teniendo una gran capacidad de expresión escrita y oral, además de saber organizar de manera adecuada sus ideas y transmitirlas con fluidez, así como una formación con principios y valores sólidos que generan acciones éticas, lo que representa una ventaja en el ámbito de las carreras profesionales”, señaló Edwin Rueda, director del Programa de Diploma del Colegio Gimnasio del Norte.

7. Desde jóvenes aprenden a planificar y administrar su tiempo. El estudio riguroso e independiente lleva a técnicas de organización que se tornan mucho más importantes para los alumnos cuando llegan a la universidad y posteriormente al trabajo. Los buenos hábitos de estudio forman alumnos que empiezan con muy buen pie en la educación superior y por consiguiente es muy positivo para la vida laboral.

8.
Evalúa mucho más que técnicas de examen. Los exámenes son rigurosos, respaldados por pruebas de alto nivel y basados en el desempeño según normas establecidas. Además de dar una imagen más real del desempeño del alumno, ayudan a las universidades en el proceso de admisión.

9. Las asignaturas no se enseñan aisladas. El curso anima a hacer conexiones entre las asignaturas y a convertirse en pensadores críticos y alumnos más eficaces, ayudándolos a prepararse para sus estudios de educación superior, en los que el aprendizaje se está tornando cada vez menos compartimentado.

Así mismo, es una excelente plataforma para la vida laboral, especialmente en aquellas empresas que tienen como principio mover a sus empleados entre áreas con el objetivo de desarrollar sus capacidades, ampliar sus conocimientos y generar aportes significativos a la empresa.

10. Desde la “mentalidad abierta” hasta el “equilibrio”, forman un marco para una educación internacional que profundiza mucho más para satisfacer las necesidades de un mundo laboral y entorno cambiante.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.