Actualización académica más que una ventaja, una necesidad

Las ofertas de formación se renuevan para estimular el ingreso de estudiantes que buscan hallar mejores oportunidades en el mundo laboral.

Si bien es cierto que en algunos países la experiencia prevalece sobre la formación académica, también lo es la exigencia del entorno laboral y la creación de nuevos cargos que requieren de conocimientos específicos. Si bien es cierto que en algunos países la experiencia prevalece sobre la formación académica, también lo es la exigencia del entorno laboral y la creación de nuevos cargos que requieren de conocimientos específicos.
Las empresas de hoy son cada vez más competitivas, globalizadas y están a la vanguardia del mercado en el que se desarrollan. Sin embargo, al momento de contratar personal sus posibilidades se limitan, por la falta de preparación que muchos de ellos presentan durante los procesos de selección que se llevan a cabo, para cubrir vacantes en determinados puestos.

Si bien es cierto que en algunos países la experiencia prevalece sobre la formación académica, también lo es la exigencia del entorno laboral y la creación de nuevos cargos que requieren de conocimientos específicos para ser ejecutados correctamente. Por ello, el nivel de estudios comenzó a adquirir una mayor relevancia y se convirtió en exigencia excluyente en organizaciones de talla mundial.

Ahora bien, ¿al momento de elegir un curso, carrera o posgrado, los futuros estudiantes profundizan, investigan e indagan acerca de lo que van a estudiar, o simplemente optan por un nombre llamativo más allá de los contenidos que ofrezca el programa académico? La respuesta varía de acuerdo a los intereses de cada persona, y a lo que esta pretende alcanzar realizando uno u otro estudio. Lo importante es establecer qué es lo que se desea obtener: si un simple reconocimiento por aprender temas complicados y que están de moda, o ser un profesional de calidad, con bases teóricas y prácticas sólidas que le permitan proyectarse en el mercado laboral, independientemente del área elegida.

Es así como las universidades y centros de educación superior juegan un papel esencial en la formación de profesionales competentes, capaces de adaptarse a los cambios generados en el ambiente en el que se desenvuelven, aportando conocimientos de valor que favorezcan el cumplimiento de objetivos, sean para un emprendimiento o para una gran compañía.

¿Qué se debe tomar en cuenta antes de iniciar un programa de educación superior?
Keli Campos, Gerente de Contenidos del directorio educativo online Educaedu, señala que es prioridad precisar el área de interés: ingeniería, marketing, ciencias de la salud, leyes, arte, etc. Posteriormente definir — con base en el nivel de estudio— la cantidad de tiempo que se desea gastar, esto, permitirá que el postulante determine si debe realizar un curso, diplomado, una carrera técnica, tecnológica o profesional, una especialización, maestría o doctorado.

Asimismo, elegir la metodología de impartición con base en las necesidades personales. Después, el presupuesto estimado, en caso de no tener uno, indagar las opciones existentes en cuanto préstamos, financiación, becas o modalidades de pago se refiere.

Recuerde que en América Latina las alternativas de formación se han incrementado y mejorado, como consecuencia de las transformaciones generadas en distintos sectores económicos, donde se observan nuevos cargos y responsabilidades que exigen competencias concretas, por lo que es importante elegir las opciones que presentan los centros de estudio del mercado que lo fortalezcan en el desarrollo de su carrera. Esto, porque siempre habrá competencia, y en la actualidad existen profesionales más jóvenes y quizá más preparados que usted, por lo que no se puede quedar sin una actualización.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.