¿Cambia de empleo como cambia de ropa?

Cuando cambiar de empleo se ha convertido en una práctica común en su vida, es momento de alarmarse. Si bien tiene ventajas, podría estar cayendo en una crisis de inestabilidad.

Las principales razones por las que las personas cambian frecuentemente de empleo son: dinero y un cargo superior al que desempeñan. Foto. Corbis. Las principales razones por las que las personas cambian frecuentemente de empleo son: dinero y un cargo superior al que desempeñan. Foto. Corbis.
El estar cambiando de empleo cada seis meses puede ser una idea atractiva para cualquier trabajador debido a la experiencia que está adquiriendo en cada empleo.

Pero tenga cuidado porque en definitiva esto no habla muy bien de usted, pues puede ser interpretado como un empleado informal que no es capaz de conservar su empleo.

Ante los ojos de la sociedad, esta situación es sinónimo de estabilidad y falta de proyección, y la forma más adecuada para borrar esto del imaginario de los aquellos que evalúan su currículum para una nueva oferta laboral, es elaborar una estrategia funcional, que le permita ser exitoso en una entrevista, de modo que no se tan evidente sus cambios frecuentes de empleo.

¿A cuál pertenecer?

Según expertos laborales, si usted pertenece a sectores como la tecnología o la construcción, el cambio frecuente de empleo es un punto a favor, dado que son sectores donde generalmente se trabaja por proyectos.

Pero si usted está fuera de esta categoría, es mejor que replantee sus hábitos y no coleccione empresas en su hoja de vida, ya que contrario a lo que se cree, el tener en un currículum muchos empleos con periodos cortos de trabajo, lo pueden descalificar y dará a entender que el cambio se debe a la falta de resultados.

Consecuencia de esto, es que el reclutador en una entrevista prescinda de sus servicios y habilidades, pues lo que en realidad está buscando, es una persona estable que ocupe un puesto permanente en el futuro y contribuya al cumplimiento de los objetivos de la empresa.

Debilidades a fortalezas

Si ya está dicho que este hábito es una debilidad, es necesario tomar cartas en el asunto y transformarla a su favor, pues si no se reacciona a tiempo, puede convertirse en una herramienta poco útil para las empresas.

Convierta sus debilidades en fortalezas y maneje la situación a su favor cuando se presente a una nueva oferta laboral:

- Enfóquese en lo que sabe hacer, muestre sus habilidades, la experiencia que ha adquirido y por qué es el aspirante que encaja perfectamente en los requerimientos del puesto.

- Diseñe un currículo en función del empleo para el que va a aplicar, maneje un apartado de proyectos, donde mencione sólo los trabajos relacionados con la vacante que aspira ocupar.

- No mienta en la entrevista, por el contrario resalte sus habilidades y su profesionalismo.

- Si en la entrevista el reclutador le pregunta por los constantes cambios de empleo
, explíquele brevemente las razones de los saltos y a su vez destaque lo aprendido en cada puesto.

- Nunca hable mal de sus jefes anteriores
, no justifique el cambio de empleo por la actitud de su ex jefe.

- Sea lo más honesto posible
, hable de lo importante que sería para usted adquirir el empleo y de la oportunidad de crecer personal y profesionalmente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.