¿Cambio de trabajo? No, mejor un cambio completo de carrera

Muchas personas pueden llegar a ese momento en su vida en el que sienten que lo que hacen o lo que sienten, no va acorde con el camino hacia su felicidad. En esto, el aspecto laboral puede ser fundamental.

¿Cambio de trabajo? No, mejor un cambio completo de carrera ¿Cambio de trabajo? No, mejor un cambio completo de carrera

Desde pequeños, nos suelen acostumbrar a que hay un camino “predeterminado” para la vida que consiste en estudiar, crecer, seguir estudiando, graduarse, trabajar, casarse, tener familia, seguir trabajando y buscar que en el periodo de jubilación se pueda disfrutar algo. Claro, cada quien lo vive desde su propia perspectiva y experiencia pero, por lo general, eso es lo que suele suceder aunque no siempre en el mismo orden.

No obstante, entre etapa y etapa, cada persona puede llegar a vivir un periodo de crisis en el que sienta que su mundo no es lo que quería, que no está yendo hacia sus metas ni hacia su felicidad y que lo que está haciendo, no le genera satisfacción en lo más mínimo. Esto puede suceder en cualquier campo pero, es más común, en las relaciones personales y en el trabajo.

Con respecto a lo segundo, muchas personas pueden elegir su carrera considerando el factor dinero, qué tan demandada pueda ser esa profesión así como oportunidades de crecimiento a nivel internacional; lo que puede hacer que las preferencias, pasiones y gustos, en muchos casos, queden relegadas.

FP le recomienda “Siete consejos si está pensando en iniciar una segunda carrera”.

Los síntomas siempre son comunes: se siente cansado y exhausto todos los días, a pesar de dormir bien; se sienta en su escritorio o computador y se queda un buen rato mirando al vacío, intentando pensar; ya todo siente que lo hace por costumbre o rutina y, finalmente, siente que no hay nuevos desafíos por resolver, en los que pueda ponerse a prueba sus capacidades.

Precisamente, de esto habla un análisis de The Muse, señala que, aunque usted pueda ver esto como que llegó el momento de cambiar de trabajo; realmente lo que su mente le está gritando es que es hora de un cambio de carrera o de darle un enfoque totalmente distinto a lo que hoy hace.

El análisis

Nada más póngase a pensar: si usted es profesor y está en un colegio donde, si bien no le pagan bien, está haciendo su labor; cambiar de trabajo lo único que podría significar es cambiar de ambiente, personas y quizás un par de nuevas responsabilidades pero, en sí, terminaría haciendo casi que lo mismo. Ahora, si lo que lo cansa son las personas y el ambiente, la señal es que necesita cambiar de trabajo.

Pero si realmente siente que, al paso de un par de años, usted no puede seguir haciendo lo mismo, sino que quiere ir mucho más allá, ponerse y probarse en nuevas capacidades; quizás su camino vaya por otro lado.

Claro, esto no significa necesariamente que tenga que renunciar a la carrera que ha hecho y ejercido durante toda su vida, renunciando a un título o a la carrera que ha construido, sino que simplemente es ver qué nuevos campos hay para explorar, cómo aprovechar y explotar aún más sus capacidades y, ¿por qué no?, considerar adquirir nuevos conocimientos.

Lea también “Los profesionales que las empresas necesitan con urgencia”.

¿Hora de hacerlo?

Ahora es momento de considerar otras preguntas porque, una vez usted dé el paso para darle un giro a su profesión, tiene que ser totalmente consciente de las consecuencias que ello puede implicar así como la dificultad que puede surgir en caso de querer dar un paso atrás y hacer que nada pasó.

No se pierda “¿Quemado en el trabajo? Diez claves para recuperarse”.

Para ello, Forbes y The Muse sugieren tener en cuenta las siguientes preguntas para verificar qué tan dispuesto está a dar el siguiente paso:

  1. En lo físico: una de las primeras señales que le ayudarán a convencerse que definitivamente necesita un cambio de carrera es porque se siente desgastado, exhausto y agotado. Y dado que a veces se pasa más tiempo en la oficina que en el hogar, puede que su trabajo sea causa de ello.

Pero esto también puede incluir esa sensación de agotamiento mental, en la que el aburrimiento y la falta de creatividad pueden ser protagonistas del momento. Recuerde, lo importante es mirar las funciones que está desempeñando, no las personas, la empresa ni el ambiente general que lo rodea, porque eso implica otra situación.

  1. En lo operativo: precisamente, se siente como una especie de máquina y día a día siente que repite todas las tareas de la misma forma y en la misma secuencia. Bueno, esto puede profundizarse aún más en aquellas profesiones que tienen que hacer papeleos y los mismos procedimientos todos los días, de la misma forma.

Si bien esto, con el paso del tiempo hace que usted tenga una mayor facilidad para solucionar inconvenientes o problemas cuando se le presentan, también le restan, de a poco, la motivación. Incluso, la mayoría de personas sienten que no les gusta su trabajo, pero tampoco generan incentivos propios para hacerlos de forma distinta.

  1. En la planificación: si al momento en que le hacen la pregunta “¿cómo se ve en cinco años?” e inmediatamente responde “definitivamente haciendo algo distinto a esto”; la señal no puede ser más clara. Todos los trabajos, en algún momento, le representarán un gran reto a quien los ejecuta y pueden llegar a tener nuevos aires y retos, pero si no es su caso; puede ser hora de iniciarse en otra industria o en otro tipo de cargo.

Esto también puede suceder cuando no tiene claro a dónde quiere ir o llegar, pero sabe que el sitio en el que está definitivamente no es el suyo. Incluso, a veces se puede ver fantaseando cómo explotar otras capacidades que tenga (por qué no, emprender, por ejemplo) y que quizá pueda ser bueno en otra área.

  1. En las decisiones: si se sienta a hacer un análisis de lo que ha hecho, hasta el momento, puede que no se sienta muy satisfecho con las decisiones que alguna vez consideró “correctas” en su vida. Si hace cuentas de los sacrificios, de los malos y buenos momentos y considera que realmente pudo haber hecho otro tipo de cosas; puede ser otra de las señales que indican que debe hacer un giro.

No es cuestión para que se deprima, sino que simplemente debe reorganizar sus prioridades, identificar lo que lo hace sentir feliz y crear un plan para llegar a ello.

Lea “Empleos sugeridos para quienes se aburren en la oficina”.

Cuando ya se decida

Si después de todo esto realmente está dispuesto a cambiar o darle un giro a su profesión, lo bueno sería saber qué es lo que quiere. Pero llegar a eso puede ser difícil. Este camino no está dado a la medida, así que tendrá que pasar un proceso para identificar y explorar las alternativas que pueda tener.

Así, la organización de CareerShifters hace las siguientes recomendaciones:

  • No lo haga solo: la idea es poder tener una persona en la que confíe plenamente y, en lo posible, que también le pueda servir de guía o mentor. Quedarse quieto y no hacer nada al respecto, resulta la peor consecuencia. Así que lo primero es reconocer que quiere asumir el riesgo. Considere si realmente quiere emprender una nueva profesión o si es simplemente dar un giro.

Para ello, contáctese con sus compañeros de universidad o colegas e invítelos a un café para conocer un poco sobre lo que hacen. Esto le abrirá el panorama y las perspectivas de lo que puede llegar a hacer.

  • Elimine sus trampas: no se quede quieto pensando en los riesgos y lo difícil que puede llegar a ser. No se paralice por el hecho de no querer cometer un error. Elija un rumbo y afróntelo, haciendo el respectivo análisis previo. Igual, siempre tendrá nuevas oportunidades para corregir el camino, si lo llega a considerar necesario. 
  • Networking: en este caso, es uno de los elementos fundamentales para realmente tener éxito. La exploración en la experiencia de las distintas redes y profesiones le permitirá abrir su espectro profesional para tener una mayor conciencia y claridad hacia dónde quiere empezar a dirigir su destino.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.