¿En qué consiste tener un trabajo decente?

Este 7 de octubre se celebró el Día Mundial del Trabajo Decente, en reconocimiento a la apuesta por el logro de vidas dignas para los trabajadores. Bogotá se ha unido a este iniciativa.

Este lunes se llevó a cabo el día mundial del trabajo decente. Este lunes se llevó a cabo el día mundial del trabajo decente.
Dada la importancia del trabajo para las personas, para que puedan construir un proyecto de vida y lograr su realización individual y colectiva, el trabajo se ha convertido en una de las preocupaciones centrales de la sociedad. 

El trabajo es un derecho amparado por la Constitución Política y exige, además, que no solo exista un empleo sino que se desarrolle en las mejores condiciones posibles, para que el trabajador/a pueda lograr esa realización.

Las aspiraciones de los individuos durante su vida laboral tienen que ver con los ingresos apropiados, igualdad de trato y oportunidades, buenas condiciones y ambiente de trabajo, garantía de salud y protección social, seguridad física en el lugar donde desempeña sus labores, acceso a una actividad productiva y perspectivas de desarrollo personal. Eso es Trabajo Decente.

El término ha sido promovido por la Organización Internacional del Trabajo, principal organismo de las Naciones Unidas en materia laboral, que acuñó el concepto a finales de los años 90. Y este 7 de octubre que se conmemora el trabajo decente, sintetizamos las cuatro dimensiones que lo definen:

Un trabajo decente debe tener:

* Oportunidades de empleo e ingresos: Hace referencia a las oportunidades para encontrar empleo, a que la remuneración recibida por el trabajo realizado sean justas y crecientes y a que las condiciones en las que se desempeña el mismo sean de calidad y seguridad.

* Protección y seguridad social: pretende que todas las personas que poseen un puesto de trabajo puedan acceder a los sistemas de seguridad social, como salud, pensión y cesantías, Administradora de Riesgos Profesionales y caja de compensación, para garantizarles así un nivel mínimo de protección y bienestar al trabajador y su familia.

* Principios y derechos fundamentales en el trabajo y normas laborales internacionales: Hace referencia a la posibilidad de ejercicio efectivo de los derechos humanos en el marco del trabajo. Se tienen en cuenta cifras de trabajo infantil, de discriminación (tasas de ocupación y de discriminación separadas por género) y libertades sindicales.

* Diálogo social y tripartismo: busca que los gobiernos, los empresarios y los trabajadores dialoguen constante y conjuntamente sobre sus necesidades y problemáticas, basados en un modelo de concertación en el que todas las partes resulten beneficiadas.

En este sentido, Bogotá está dando un paso enorme para proyectarse en el país y en la región latinoamericana, al comprometerse con una Política para el Trabajo Decente y Digno, además, desde un paradigma de la participación ciudadana. 

Esto al considerar que como lo reconoce la OIT, el trabajo no es una mercancía sino la principal actividad de los seres humanos y una preocupación fundamental de los distintos grupos poblacionales (sin importar su género, edad, condición étnica, identidad sexual, lugar de origen o su tendencia ideológica), la puesta en marcha de esta política es una oportunidad para instaurar un nuevo paradigma de construcción de las políticas públicas: el modelo de democracia deliberativa con amplia participación de todos los actores involucrados.

Actualmente no existe una medición del Trabajo decente para Bogotá ni para el país, que atienda a la definición de la OIT, objetivo que busca cumplir el Observatorio de Trabajo Decente que actualmente se encuentra estructurando la Secretaría Distrital de Desarrollo Económico en el marco de esta política.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.