Cinco lecciones monetarias que se aprenden en el primer trabajo

Su primer empleo le enseña muchas lecciones. Usted aprende a ser puntual, a responderle a un superior, a llevársela bien con otros y a desarrollar una buena rutina. Pero ¿qué otras cosas aprende sobre el dinero?

Cinco lecciones monetarias que se aprenden en el primer trabajo Cinco lecciones monetarias que se aprenden en el primer trabajo
Usted no solo aprecia estar empleado sino que realmente aprende cómo recibe su dinero y dónde debe guardarlo y se da cuenta de cosas que más adelante aplicará a diario. Estas son algunas de ellas:

1. Usted ahorra menos de lo que piensa
Ya sea que su primer trabajo es una práctica o de tiempo completo, usted rápidamente se da cuenta que va a poder ahorrar o llevar a su casa bastante menos de lo que pensaba. No es que sea su culpa, sino que directamente hay varias cosas que deberá pagar. Aunque es lógico que debe pagar impuestos, es normal sorprenderse con el dinero que se va en retenciones, pensiones, salud y cesantías.

2. Usted se da cuenta realmente cuánto valen las cosas
Si usted vive en casa con sus padres y ellos se encargan de los gastos, quizás no se da cuenta lo duro que puede ser mantener una vivienda. Tener su primer trabajo puede darle una dosis de realidad. O a las buenas o a las malas, cuando usted empieza a tener una fuente fija de ingresos, conoce el verdadero valor de cosas; desde las simples hasta las complejas. Además usted inicia a presupuestar y hacerle un seguimiento de hacia dónde va su dinero.

3. Los beneficios de la empresa no son siempre atractivos
Cuando usted se imagina cómo será su primer empleo, puede pensar que estará lleno de beneficios y felicidades pero otra cosa es la realidad. Descuentos, seguros medicos, cajas de compensación, entre otros beneficios pueden existir en su trabajo pero algunos no son cómo usted se los imaginó. Quizás le toque asumir un descuento de su salario que usted no desee, o asistir a eventos que no le llaman la atención o hasta trabajar horas extra o fines de semana. La realidad puede ser otra.

4. Los jefes no le dan el dinero que usted no le pida
Mientras se está entrevistando, usted quizás cree que gracias a sus capacidades se merece un salario particular o una cifra que considera apropiada. Sin embargo su futuro jefe puede no pensar igual y le ofrece mucho menos de lo que se imaginó. Pero como muchas cosas en la vida, los salarios son negociables y si usted no lo discute con su jefe, no espere que él o ella se lo incremente. Si usted empieza a practicar estas negociaciones desde temprana edad, podrá dominar este arte y recibir mejores respuestas. Si nunca se atreve, pues le resultará muy difícil.

5. Comprar almuerzo todos los días es un grave error
Con la necesidad de llegar a tiempo, usted quizás no pueda prepárarse el almuerzo o empacar algo rápido. Deberá entonces comprar almuerzo pero si lo hace todos los dias, despues se estará lamentando. Puede parecer divertido, pero cuando vea los gastos de su tarjeta de crédito o se de cuenta que está retirando dinero de manera diaria, entenderá la gravedad del asunto. Puede que siempre vaya al corrientazo de la esquina que le vale $8.000 diarios, pero eso es $160.000 mensuales. Cómo es su primer trabajo, quizás tenga un salario básico y usted no se puede dar el lujo de perder este dinero en almuerzos.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.