Cinco ocasiones en las que no debe usar la tarjeta de crédito de la compañía

Las compras de negocios deben hacerse con la tarjeta de la empresa y las compras personales deben hacerse con su tarjeta de crédito personal. Así de sencillo. Pero en ocasiones su vida personal y laboral se entrelazan y no sabe cuál usar.

Cinco ocasiones en las que no debe usar la tarjeta de crédito de la compañía Cinco ocasiones en las que no debe usar la tarjeta de crédito de la compañía
No es una decisión fácil de hacer pero es una muy importante. Si agrega compras cuestionables a la tarjeta de la compañía puede poner en riesgo su trabajo además de adquirir una reputación negativa. Estas son algunas de las compras principales que debe evitar.

1. Gastos de entretenimiento nocturno o actividades de ocio personal

Si usted está pasando la tarjeta de crédito de la oficina en sitios que suele ir a divertirse como bares, discotecas, casinos o hasta clubes de adultos, rápidamente puede estar metiéndose en problemas. No solo porque la empresa facturadora le notificara a su gerente de estos cargos, sino que puede estar marcando su salida de la empresa. A menos de que usted reciba un permiso previo, considere prohibido presentar la tarjeta empresarial cuando se vaya de rumba o realice cualquier actividad que usted considere divertida y maneje en su tiempo libre.

2. Gastos demasiado caros para una empresa pequeña

Si usted tiene una tarjeta de crédito que le entregaron en su empresa pequeña, ésta puede tener un cupo compartido con uno de los directivos de la compañía. Por eso debe tener cuidado con los tipos de gastos que vaya a realizar por que pueden afectar el cupo de la tarjeta y terminar afectando la historia crediticia suya y de la empresa. Si está pensando en asumir un gasto grande como un viaje a otro país, asegúrese en preguntar antes de cobrarlo en la tarjeta.

3. Reuniones que suenan más a placer que a trabajo

Si usted es de llevar a los clientes a restaurantes caros y a lugares exóticos que debitan grandes números de la tarjeta de crédito empresarial, piénselo bien la próxima vez que lo haga. Reiteradas invitaciones que asuman cuentas largas o que inclusive incluyan bebidas alcohólicas pueden poner en riesgo su puesto. También debe incluir cualquier tipo de regalos innecesarios en sus viajes de negocios, entradas a cine, teatro o hasta a eventos deportivos. Mucho cuidado. Cuando tenga unos clientes o socios importantes, hable con su jefe del presupuesto que le piensan dedicar.


4. Compras personales, inclusive cuando sean menores.
Desde comprar la leche que se le olvido en el mercado hasta irse de compras navideñas con la tarjeta de crédito de la compañía, simplemente no debe hacerlo. A menos que sea una emergencia y tenga realmente cómo demostrar que lo era, deje esa tarjeta en la casa o en la oficina. El riesgo de que su jefe se dé cuenta no es la unica razón para no hacerlo. A usted le dieron ese beneficio porque confían en usted y además usted se aseguró de darle un buen uso y únicamente para ámbitos laborales.

5. Para obtener una mejoría de servicio
Pedir el denominado ‘upgrade’ en servicios como aerolíneas, hoteles y alquileres de carros, suelen estar en la lista de gastos prohibidos de la empresa. No es que usted no se lo merezca, es que simplemente existe un cupo máximo para estos servicios y usted no se puede dar el lujo de excederlo. Si está en un viaje de negocios y quiere estar lo más cómodo posible, asegúrese de pagar cualquier gasto extra de su propio bolsillo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.