Cómo lidiar con un nuevo jefe

Sea porque está en un trabajo nuevo o porque su anterior jefe se va, tener un nuevo directivo siempre genera un poco de incomodidad. FP le dice cómo afrontar este cambio sin mayores complicaciones.

Cómo lidiar con un nuevo jefe Cómo lidiar con un nuevo jefe
Existen varios contextos en los que un empleado puede enfrentarse al cambio de un jefe, pero sea cual sea la situación lo mejor que puede hacer, al inicio, es mantener una actitud optimista y trabajar según lo solicitado.

De acuerdo con Molly Thompson, columnista de The Houston Chronicle, esto es lo más aconsejable que puede hacer:

Paso 1

Escuche lo que el nuevo jefe dice: lo que espera de sus empleados, su filosofía sobre la realización de negocios y los objetivos que tiene para su oficina o departamento. Observe las interacciones que tiene con la gente, su nivel de cercanía, si hace contacto físico o es distante con los empleados y cómo reacciona a lo que le dicen otras personas.

Paso 2

Sea cortés, directo y muestre seguridad al hablar con su nuevo jefe, sin ser excesivamente amable o informal. No hable mal de los ex jefes o de sus compañeros de trabajo. Procure hacer su trabajo de forma correcta, completa y a tiempo, para que así se forme una buena impresión suya.

Además, procure estar preparado y dispuesto para ayudar si su nuevo jefe requiere orientación. Procure no dar su opinión o consejo a menos que lo solicite y si sucede, hágalo de una manera respetuosa, no sea crítico.

Paso 3

Espere un período de ajustes y algunos cambios en el lugar de trabajo. Si se trata de un jefe que ingresa, él también tiene que adaptarse, conocer a los empleados y aprender la rutina. O si es el caso en que usted tiene un nuevo trabajo, contemple la cultura de la empresa.

Dependiendo del caso, es posible que se implementen cambios en los procedimientos, en el flujo de trabajo o en los horarios como una manera de hacer más productivos los procesos en la organización.

Acepte los cambios con buena actitud y haga un esfuerzo para hacer que funcionen, lo cual demuestra que usted trabaja bien en equipo y es lo suficientemente flexible como para adaptarse al cambio.


Al final, luego de una observación de comportamientos, una interacción diaria y al conocer la personalidad de su nuevo jefe, podrá actuar con mayor tranquilidad, reconociendo no sólo qué es lo que esa persona espera de usted, sino también usted qué puede esperar de él.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.