Cómo lograr una presentación de negocios exitosa

La exposición de un proyecto o idea puede hacer la diferencia entre avanzar con éxito o estancarse. Aprenda cómo puede manejar ciertos aspectos de su presentación y lograr una victoria para su negocio.

En el mundo de los negocios, una presentación puede darle vuelta a tu vida, y la de muchos. En el mundo de los negocios, una presentación puede darle vuelta a tu vida, y la de muchos.
Desde cerrar un trato, hasta perder un cliente. Estas son las consecuencias que pueden resultar de la presentación que usted realice frente a sus socios. Así que póngase las pilas, y recuerde que no basta sólo con el proyecto, la actitud sobre el mismo y la forma de ‘venderlo’, tenga en cuenta estos consejos para tener una buena presentación.

1. Identifique sus miedos: Hablar en público puede causar mucha ansiedad y pánico lo cual ocasionan un miedo irracional, pero la mayoría de las veces no es hablar frente a personas el causante de este mal, son elementos como la especulación, el qué dirán, las críticas, rechazo o hasta olvidar lo que se va a exponer. Lo mejor es concentrarse en cómo se debe de estar para ejecutar una presentación. Empiece por confiar en usted.

2. Poquito, porque es bendito:
Así reza un dicho, y tiene razón. Hay que tratar de desarrollar la habilidad de convertir cualquier historia común y corriente en una historia corta, que sea sorprendente y con un mensaje fuerte al final, como una bofetada, que deje a la audiencia boquiabierta y convencida. Pero recuerde… corta, ya que así no pierde la atención de su público y este lo agradecerá. Las personas tienden a recordar mejor aquellas breves historias, en este caso presentaciones, las cuales tienen un toque emocional y un desenlace fuerte. Recuerde que calidad es mejor que cantidad.

3. Escuche: Al momento de estar en plena presentación es fácil imaginar a alguien interrumpiéndote para debatir alguno de sus argumentos. El criticismo, en especial cuando va dirigido a uno, es importante tomarlo ‘por los cuernos’, es decir, afrontarlo, lo que no quiere decir que deba ponerse a la defensiva, sino escuchar, reflexionar y evaluar el comentario para entonces poder dirigir la conversación en el camino adecuado. Aclare cualquier comentario y escuche lo que le pregunten o respondan, de esta manera la conversación se hará tan específica que podrás resolver cualquier duda y regresar a la idea original.

4. Listo para ser sorprendido: Lo inesperado puede pasar. Probablemente un socio o su jefe le pregunten en el último minuto sin tiempo para preparar nueva información. Así que tranquilo, recuerde que usted lleva horas enteras preparándose para esta presentación, por lo cual tiene bases sólidas para responder a cualquier contratiempo. Relájese, recuerde que la improvisación resulta refrescante a ratos y es una buena herramienta cuando se conoce del tema, algo que usted sin duda, al realizar la presentación debe tener como obligación.

Recuerde que la seguridad mata todo. Toma por riendas a la audiencia y haga de su presentación todo un éxito.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.