¿Cómo medir la inteligencia emocional en el trabajo?

Quizá ha escuchado hablar de la inteligencia emocional para la vida sentimental. Sin embargo, esta también es aplicable a su entorno profesional. Pero si aún no sabe qué es, o si no sabe si quiera si posee esta habilidad o no, es claro que debería leer este artículo.

¿Cómo medir la inteligencia emocional en el trabajo? ¿Cómo medir la inteligencia emocional en el trabajo?
El psicólogo Daniel Goleman, considerado por muchos como el padre de la Inteligencia Emocional, ha demostrado lo importante que es tener esta facultad para tener un desarrollo profesional más armónico y satisfactorio. Por lo que el portal Lenguaje Corporal ha compilado una serie de preguntas que le llevarán a comprender el nivel de su inteligencia emocional.

10. ¿Presta atención?
Dividir su atención en tres y hasta cuatro tareas a la vez, no sólo afecta su productividad sino que disminuye su habilidad para relacionarse con los demás, pues no puede llevar ni una sola conversación cara a cara sin estar pendiente de cada notificación en su teléfono.

Prestar atención de manera activa, y realmente escuchar cuando le hablan es el primer paso para verificar que no actúa como si estuvieses en una isla. ¿Qué tanto se dedica a escuchar?

9. ¿Siente curiosidad hacia los demás?
No existe ningún proyecto que no pueda emprender sin la ayuda de otros, y no puede saber a quién debe pedir ayuda si no conoce sus habilidades y fortalezas. Sentir curiosidad por lo que hacen los demás no sólo sirve para estrechar lazos (a todo el mundo le gusta que se interesen por lo que hacen), sino que le ayudará a crear contactos provechosos y crear una red de influencia cooperativa.

8. ¿Confía en su intuición?
Para muchos, la intuición es como lanzar un dado; pero más allá del azar, es una herramienta poderosa que sólo podrá funcionar cuando empiece a confiar en ella y a ejercitarla todos los días, pues su efectividad depende de su facultad de observar imparcialmente a su alrededor y deslastrarse de prejuicios.

7. ¿Aprovecha sus fortalezas y debilidades?

El compararse con los demás no es muy inteligente, pues todos tenemos fortalezas y debilidades únicas y lo que nos acerca el éxito es saber sacarles provecho. Lo que debe saber es: ¿Qué lo hace especial sobre los demás? Es un buen momento para sacarle brillo a tu autoconfianza.

6. ¿Se levanta inmediatamente después de caer?
El fracaso es un paso natural en el progreso, y si no se equivoca, es que no lo está intentando lo suficiente. Pero si lo ha hecho, ¿Sabe qué fue lo que salió mal? Entonces corríjalo. ¿No tiene ni idea? Entonces emprenda una ruta totalmente nueva; en todo caso, lo peor que puede hacer es quedarse tendido y esperar a que las cosas se arreglen solas.

5. ¿Cuándo se enfada, sabe exactamente por qué?
Ser inteligente emocionalmente no significa reprimir sus estados de ánimo; por una parte usted es empático con los demás pero al mismo tiempo no tiene reparos en expresar sus emociones, siempre tomando en cuenta el no herir los sentimientos ajenos.

La inteligencia emocional radica en saber el porqué de su arranque, si realmente tuvo un fundamento lógico y cuáles son las opciones a considerar. Asegúrese de no dejarlo así nada más.

4. ¿Se detiene a ayudar a otros?
Hacerse la vista gorda cuando un compañero de trabajo está en verdaderos aprietos le podrá ahorrar tiempo, pero le garantizará que ellos actuarán de la misma manera cuando usted esté en el atolladero.

Al principio esta dinámica de ayudar a los demás ocasionalmente puede ser por interés, pero cuando sienta la satisfacción inherente que acompaña el ayudar a los demás a superar los retos, verá que no sólo auxiliaste a los demás; lo hiciste contigo mismo.

3. ¿Sabe cuándo (y cómo) decir “no“?
Tener un carácter firme no significa ser antipático o amargado; de hecho, quien dice que “no“ cuando realmente quiere hacerlo (y la explicación que lo acompaña toma en cuenta a la persona quien se habla), afirma el respeto hacia sí mismo y desarrolla la autoconfianza; ningún líder podría surgir si no tiene esta cualidad.

2. ¿Se esfuerza en leer los rostros de los demás?
El interés que tiene en las personas le permite identificar ciertas “firmas faciales”. Preocuparse por aprender a detectar las expresiones faciales de los demás, y relacionarlas con sus estados de ánimo es uno de los pasos más importantes en el desarrollo de una inteligencia emocional de excelencia.

1. ¿Sabe cómo relacionarse con la mayoría de las personas?

El factor más importante que determina su inteligencia emocional en el trabajo, prácticamente resume a los otros 9; Si se lleva bien con la mayoría de quienes trabajan con usted.

Algunos piensan que esto es “Caerle bien a todo el mundo” (lo cual sería desastroso), mientras que la verdadera razón es el poder identificar la personalidad de cada quien y tener la habilidad de tratarlos desde el ángulo correcto.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.