Conozca cuáles son los enemigos de la productividad

Existen factores ambientales y sicológicos que pueden influir en el desempeño de sus colaboradores al momento de realizar sus tareas. Identifique a tiempo cuáles son.

Conozca cuáles son los enemigos de la productividad Conozca cuáles son los enemigos de la productividad
El liderazgo, la organización del tiempo y la adecuada asignación de las tareas llevan a que los empleados de las empresas sean productivos. Aunque hay factores ambientales y sicológicos que pueden influir en el desempeño de sus colaboradores. Conozca cuáles son.

Uno de los grandes desafíos de las organizaciones en este tiempo es poder lograr más resultados con menos recursos. Una idea que no resulta nada extraña cuando se trata de un mundo que cada día se mueve más rápido y precisa satisfacer más necesidades.

Sin embargo, los colaboradores de una empresa continúan siendo una parte importante para el desarrollo y el éxito de los negocios, algo muy ligado con la productividad. Así, lo mejor para los líderes de hoy es estar pendientes de evitar esos enemigos de la productividad.

Factores sicológicos

• Motivación: De acuerdo con Patricia Jirikils, psicóloga y coach internacional de Smart Coach, uno de los más importantes es la motivación, ya que se trata de un factor clave que incita a actuar o dejar de actuar. Esto, por supuesto, está relacionado con la satisfacción y la recompensa que recibe a cambio una persona al realizar su labor.

• Falta de comunicación: cuando no hay información sobre los procesos, cuando hay exceso de correos electrónicos o cuando se generan chismes, hay problemas de comunicación. Los mensajes, al igual que las tareas, deben estar claramente definidos para que las personas sepan cuáles son sus responsabilidades específicas y no se confronten.

Según una nota escrita por Germán Rodríguez Udiz “comunicar las expectativas y controlar los avances actúa como motivador e impulsa el rendimiento no hacia los mínimos, sino más allá”.

• Una mala relación con el jefe: Involucra los dos elementos ya mencionados. Para superar la situación, Patricia Jirikils recomienda "recurrir a ciertas estrategias: no tomárselo a lo personal, puede que sea algo situacional producto del estrés laboral, conversarlo con el jefe, solicitar orientación a RRHH, intentar no sentirse víctima de las circunstancias y no perder el foco en la actividad".

Factores ambientales

• Pagar horas por horas de trabajo y no por resultados: Cuando en un equipo uno de los empleados se destaca por realizar más rápido sus tareas y en vez de premiar, se castiga su buen desempeño aumentándole el trabajo más que a los demás. Esto se ve reflejado en la típica frase “no mal acostumbres a tu jefe haciendo tanto”, que aconsejan familiares y amigos.

• Distractores: en ocasiones la televisión, los ruidos (como la música a alto volumen) así como los celulares pueden convertirse en fuertes factores de distracción. Por supuesto, la idea no es controlar, sino sugerir y explicar cómo esos distractores afectan la productividad de la compañía. Esto, a su vez, permitirá evaluar el compromiso de sus colaboradores con la empresa.

Una referencia especial tiene que hacerse a las redes sociales que, dependiendo del sector de negocios, pueden convertirse en un distractor permanente. Nucleus Research realizó un sondeo laboral que arrojó como resultado que puede llegar a perderse mínimo el 1,5% de la productividad de los trabajadores que se ocupan en estos espacios de la red.

• El clima organizacional: Aunque es un aspecto que pocos candidatos a un empleo suelen tomar en consideración, por lo mismo casi nunca preguntan cómo es el ambiente laboral o cómo será el equipo o jefe con el que trabajará, es muy relevante.

Tanto así, que Jirikils dice "comprendida por todo lo que representa la organización, que va desde el espacio físico, la estructura organizacional, el ambiente social, entre otros, estos factores producen un clima determinado e induciendo a determinados comportamientos. El clima organizacional es uno de los factores que incide en la productividad".

• Horarios extensos: A nadie le gusta trabajar más de 8 horas diarias. De hecho, según el Ministerio de Trabajo, es la jornada laboral máxima. Las consecuencias de esas largas jornadas se ven reflejadas en la actitud de las personas y cuando su trabajo ya no tiene la misma calidad.

Además, esto influye también en el ámbito personal de las personas, pues puede interferir en el hogar, representar poco tiempo de descanso y no permitir compartir el tiempo suficiente con sus seres queridos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.