¿Cómo renunciar sin cerrar las puertas?

Partir de un trabajo por una mejor oportunidad no es fácil, y más aún cuando se ha convertido en una pieza fundamental para el funcionamiento de la empresa. Por eso es importante aprender a renunciar, no se sabe cuándo necesite de sus superiores o del mismo cargo.

Su renuncia jugará un papel importante en el momento en que se recuerde la manera como salió de la compañía. Foto. Corbis. Su renuncia jugará un papel importante en el momento en que se recuerde la manera como salió de la compañía. Foto. Corbis.
El recorrido laboral está hecho de decisiones trascendentales que afectan la vida de una persona de manera positiva o negativa; giros radicales que implican un adiós o un hasta luego a la empresa que por años fue su segundo hogar, o por el contrario, fue la causante de “crisis de estrés”.

Si llegó la hora de mejorar su calidad de vida y debe renunciar a su trabajo, no tema, sólo aplique el famoso dicho “la puerta mejor cerrada es aquella que puede dejarse abierta”, pues el camino largo y usted no sabe cuándo va a necesitar del otro.

La clave está en cómo presenta su carta de renuncia y el manejo que le dé a su despedida.

Antes de redactar la carta…

- Tómese el tiempo necesario para evaluar su decisión y determinar si realmente dejará su cargo.

- Ponga todo en una balanza y analice ventajas y desventajas de dejar el trabajo y de las que vienen con la nueva oportunidad que se le presenta.

- Deje atrás los disgustos con su jefe o compañeros. Identifique el motivo de su renuncia y lo que pondrá en la carta.

¡Manos a la obra!

- Antes que nada, no sea partícipe de los comentarios de pasillo. Si ya tomó la decisión, actúe y no deje que su jefe se entere por terceros.

- Primero lo primero. Antes de pasar su carta de renuncia al área de Recursos Humanos, dialogue con su jefe, cuéntele los motivos de su partida.

- Cuando redacte la carta sea breve, no ponga elementos redundantes.

- Explique en la carta el motivo por el que renuncia.

- Siempre agradezca a la empresa o jefe el haber permitido trabajar en dicho establecimiento.

- Dé una cordial despedida.

- Controle tiempos. No pase la carta para ya, recuerde que la empresa debe conseguir una persona que ocupe el cargo que usted deja y esta tarea no se hace en horas. Avise por lo menos 15 días antes; no deje el sin sabor de que dejó el puesto botado. Hay que tener en claro que para redactar una carta de renuncia se deben de tomar en consideración algunos puntos.

- Ofrézcase para capacitar y entrenar a su reemplazo.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.