Emprender o no, ¿cómo saber si está preparado?

Muchos quieren tener su propio negocio no sólo con el fin de tener una independencia financiera, sino también para ser su propio jefe y lograr una mejor calidad de vida; pero siempre hay miedos que le pueden quitar el entusiasmo.

Emprender o no, ¿cómo saber si está preparado? Emprender o no, ¿cómo saber si está preparado?
Recientemente se conocieron los los resultados del Reporte Mundial de Emprendimiento AGER 2014, que dio a conocer Amway, en alianza con la Universidad del Rosario, el Centro Internacional de Responsabilidad Social y Sostenibilidad, BmLab y Kreab. Según sus datos, en Colombia, el 88% de las personas encuestadas manifiestan una actitud positiva hacia el emprendimiento, siendo Suecia y México los primeros lugares con 94% y 93% respectivamente.

De hecho, Colombia siempre se ha posicionado como uno de los países con mayor número de emprendedores en Latinoamérica así como una nación que ofrece las condiciones adecuadas para que las personas puedan desarrollar sus proyectos propios.

FP le recomienda leer “Las razones por las que en Colombia se habla tanto de emprendimiento”.

Y quizá muchos quienes están leyendo esta nota, se sienten identificados con la idea de tener su propia empresa, manejar sus propios tiempos y crecer en su campo, a su propio ritmo, razones que coinciden con el reporte de esta encuesta en la que se señala que nivel global un 46% consideró la “independencia de un empleador, ser mi propio jefe”, mientras que el 43% identificó “auto-realización, posibilidad de ejecutar mis propias ideas”; como las principales razones.

Lo curioso del asunto es que en el mismo reporte, contextualizado en Colombia, las personas encuestadas señalaron como principal motivación para elegir el emprendimiento, una “mejor compatibilidad de la familia, descanso y carrera”.

Esto muestra que el perfil del colombiano considera más algunos aspectos personales al momento de elegir este camino. Quizá es por eso mismo que muchos de quienes quieren emprender, ponen en la balanza varias situaciones: el dinero, la estabilidad económica y el posible fracaso; especialmente cuando parece que las situaciones en el país no son tan sencillas.

“Existen grandes retos de encuentro entre empresas, gremios, academia y sector público para desarrollar capacidades de emprendimiento en la población a través de herramientas prácticas e innovadoras de enseñanza y aprendizaje, en otras palabras, acercar mejor la teoría con la práctica”, puntualizó Miguel Francisco Arismendi, director general de Amway para la Región Andina.

Lea también “Los 7 miedos de los emprendedores y cómo enfrentarlos”.

Las pistas para saberlo

En torno al dilema de “si un emprendedor nace o se hace”, se ha debatido mucho y quizás cada experto y cada persona tenga su propia perspectiva al respecto. Lo cierto es que muchas personas pueden sentir cuándo llega ese momento para decir “es hora de empezar”. Incluso, aun cuando no se sientan preparados del todo.

Al respecto, hay varios medios que han trabajado el tema con expertos y sugieren lo siguiente:

1. Sabe que nunca estará preparado

Es lo más evidente. Sobre todo, porque la preparación viene con la experiencia que es lo que se encontrará mientras recorre el camino del emprendimiento. Y la razón por la que muchos colombianos se quedan en la idea es porque pueden pasar años y años buscando la preparación para decir “estoy listo.

Según la página web Entrepreneur, lo importante es ser consciente de este punto y que vea la oportunidad como una situación favorable en vez de un riesgo claro, teniendo en cuenta que habrá dinero que se pone en juego.

2. No deja de pensar en ello

Ya sea mientras se está duchando o porque pasa algún tiempo de su día comprobando constantemente por internet que su idea sigue siendo innovadora. Quien tiene la sensación del emprendimiento, a diario, se encuentra con las “ganas” de dejar todo “tirado” de un momento a otro para sencillamente iniciar su propio negocio, según explica un artículo de Inc.

Esto implica también el hecho de que ya tiene la información sobre cómo montar empresa, tiene conocimiento de cuáles entidades e instituciones le pueden ayudar y, más o menos, de cuánto le puede salir todo el reto. Incluso, probablemente, ya habrá hecho una que otra cuenta al respecto para asegurarse de cuánto puede necesitar y si ese segundo trabajo que tiene, le puede ayudar a obtener esos recursos de más.

3. Sabe vender

Como todo, el corazón de cualquier tipo de empresa o negocio está basado en las ventas y de la estrategia que tenga para que esto sea exitoso. Especialmente porque en los inicios será usted quien tenga que asumir la tarea de hacer todo el proceso: desde contactar a la persona para lograr una cita, hasta hacer seguimiento para saber cuál fue el nivel de satisfacción de sus clientes.

Entonces, si definitivamente sabe que no tiene “alma de vendedor” o le tiene mucho miedo a este punto, puede ser un indicador de que este no sea el camino más adecuado para su futuro profesional.

Quizás le interese “Zonas francas, los aliados para los emprendedores”.

4. Tiene un plan

Desde todas perspectivas: por supuesto ya sabe todo lo que puede implicar en cuanto a temas financieros y conoce los riesgos, así como también ha considerado un plan de negocios (y evidentemente sabe qué significa eso).

Esto también implica que sabe hasta qué punto llegar y cómo afrontar el fracaso en el caso de que se llegue a presentar una situación que no esperaba, así como la actitud y la permanente creencia de que sería bueno intentarlo una y otra vez más. En esto, también ha considerado el papel que puede llegar a jugar su familia y la estabilidad de ellos, así como ellos a su vez reconocen su interés y le han participado su opinión al respecto.

Lea también “¿Quiere emprender en el extranjero? Conozca dónde puede hacerlo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.