¿Cómo saber si en realidad trabaja más de la cuenta?

El cuerpo y la mente tienen la capacidad de adaptarse a las demandas que se le hacen por un tiempo, pero el mismo cuerpo se encargará de hacerle saber que está trabajando demasiado, así que no pierda de vista las señales.

¿Cómo saber si en realidad trabaja más de la cuenta? ¿Cómo saber si en realidad trabaja más de la cuenta?
Todos sufrimos hoy en día del conocido estrés. ¿Pero acaso es tan normal? Resulta que al no reconocer que este tipo de sensación como un síntoma de agotamiento, puede llevarlo a desmejorar su salud.
Es por esto que el presidente de JetBlue Airways y profesor de la Escuela de Negocios de la Universidad de Stanford, Joel Peterson, brinda una lista con las 5 señales de advertencia:

1. ¿Se volvió gruñón?
Antes de que su energía se desplome y su cerebro colapse, puede que note que pierdes simpatía hacia los demás, advierte Peterson. Para ello recomienda que si se encuentra reprendiendo a los camareros, aeromozas o agentes de reservaciones, intente tomarse un minuto extra para agradecerles por su ayuda, y en la medida de lo posible sea específico. Al tratar de levantar el ánimo de los demás, puede que mejore su humor personal.

2. 24/7
Tener muchas ideas es genial, pero vivir atormentado por sus pensamientos no lo es. Pensar que la raíz de su estrés es que pasa todo su tiempo constantemente concentrado, es equivocado, pues la realidad es que quienes están estresados están constantemente pensando en lo mismo, explica Peterson, y confunden esto con estar concentrado, cuando la situación es la inversa.

Si presta atención y descubre que su mente está corriendo sin sentido, tómese un tiempo para descansar, considerar sus prioridades y darle la oportunidad a su cerebro de abordar los problemas con una nueva perspectiva.

3. ¡Pobre de mí!
Es probable que sufra de estrés, pero muy probablemente hay personas en peor estado que usted. Cuando trabaja duro suele olvidar las cosas por las que conviene estar agradecido y las que dan sentido a la vida.

Si no se siente valorado, cambie su entorno, o al menos su actitud hacia las cosas, indica el docente de Stanford. Cambie el papel de víctima por el de agradecido o mejor aún, encuentre una manera de ayudar a otros menos afortunados. En el proceso descubrirá que hay mucho por lo que debe estar agradecido.

4. No vive el momento
Está constantemente recordando sus glorias pasadas, o espera el futuro, no siendo capaz de comenzar a vivir hasta que ha conseguido cierta meta. Ambos elementos indican que no vive en el presente, un hábito que sólo le generará más estrés, afirma Peterson. Vivir el presente, disfrutar de una conversación, una reunión, de las personas y los desafíos a medida que se presentan le ayudará a reducir el estrés.

5. Impuntual
Algunos tienen una tendencia natural a perder noción del tiempo, sin importar que tan estresados o relajados nos encontremos. Pero si reconoce que es más impuntual que de costumbre, esto es probablemente una señal de que trabaja en exceso. Por ello, Peterson sugiere que encuentre un camino de vuelta: comprométase a llegar cinco minutos más temprano a todas las reuniones y eventos y dígales a los demás acerca de ello para limitar las actividades que le toman más tiempo y lo hacen impuntual.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.