¿Cómo saber si su jefe… “le está cayendo”?

Ya sea hombre o mujer, puede que sea víctima de esta situación incómoda que puede poner en peligro su relación de trabajo. No obstante, muchas veces puede que se trate sólo de su impresión. ¿Cómo saberlo? FP le dice.

¿Cómo saber si su jefe… “le está cayendo”? ¿Cómo saber si su jefe… “le está cayendo”?

Las relaciones personales suelen ser complicadas en todo sentido, porque muchas veces ya sea por problemas de comunicación o porque las personas tienen una forma distinta de pensar a la nuestra, puede que se presenten situaciones incómodas o se creen malentendidos que pueden terminar en discusiones.

Ahora, las relaciones laborales también tienen ese grado de complejidad, por lo que es necesario desarrollar una inteligencia emocional que le permita saber comunicarse con los demás de forma eficiente, comprender lo que realmente quieren decir, cómo se sienten y estar siempre abierto al diálogo así como tener disposición para arreglar los problemas.

Le puede interesar: ¿Cómo mejorar su inteligencia emocional?

Pero entre esos momentos incómodos, hay uno particular que puede llegar a vivir en un momento de su vida: cuando su jefe, sea hombre o mujer, empieza a “echarle los perros”, como decimos popularmente en Colombia o, traduciendo, empieza a coquetearle con el fin de llegar a tener una relación –a veces seria, a veces no-.

Lo peor del asunto es que nadie está exento de que le pase, así que ya sea porque usted lleve trabajando años con su jefe o porque hasta ahora ingresó, es bueno que esté alerta a cuáles pueden llegar a ser esas señales que le indiquen que algo puede estar pasando allí y cómo aprender a sobrellevar la situación. Esto, especialmente, porque puede también que su ego lo esté engañando y las cosas no sean como usted parece verlas.

  • Simplemente lo siente: la intuición en este tipo de situaciones suele desempeñar un papel muy importante, especialmente porque funciona como una especie de sexto sentido a la cual se debe prestarle atención de vez en cuando. Pero no se quede sólo con esta señal.
  • Observe: la clave principal, después de su intuición, es hacer una observación dedicada a cómo es el trato que su jefe le da a usted, en comparación con los demás. Puede pasar que hayan personas muy cariñosas y afectivas, que use palabras tiernas constantemente. Pero si se da cuenta que hay una forma particular en la que él o ella lo hace con usted, siga verificando las demás señales.
  • Confían demasiado en usted: suele delegarle ciertas funciones que quizá no haya “soltado” anteriormente o a ninguna otra persona, por lo que su jefe puede tener una preferencia particular por su criterio, en comparación de sus demás compañeros. Esto implica también un trato preferencial, en el que usted observa cómo está obteniendo más beneficios que sus colegas. 

También puede leer: Las 7 cosas que su jefe quiere que sepa pero no le dice 

  • Le hablan porque sí y porque no: ya sea por chat, por correo electrónico o por celular; suele encontrar cualquier tipo de excusa para saber de usted, qué hace o qué hará o, simplemente, para saber de usted. Esto puede incluir situaciones tan banales como “dónde quedó la engrapadora” hasta “confírmame si el correo que te envié también lo recibió fulanito de tal”. Muchas veces las conversaciones suelen quedarse en un nivel básico, pero será una muestra mucho más grande si, luego de estos comentarios, le pregunta por “qué harás luego” o “qué andas haciendo ahora”.
  • Actividades extra: aunque el ambiente de la oficina no sea de gente muy sociable, el jefe puede haberse inventando un par de situaciones para compartir con sus empleados en momentos distintos a lo laboral, en los que pueda conocer profundamente la forma de ser de sus colegas y la suya. O, la otra más directa, es que puede inventarse reuniones en un café cercano a la oficina o en un horario que no es laboral. 

Le sugerimos leer también: Las personas de las que se puede enamorar en su trabajo

 Situaciones personales: cuando empieza contarle problemas familiares o que ha tenido últimamente en algo, que usted considera personales, es porque de cierta forma está queriendo involucrarlo en su vida personal, quizá buscando un consejo o simplemente como forma de desahogarse pero que, luego, le permitirá tener un tema en común, de cercanía, para buscarlo.

  • Busca hacer contacto físico: esta señal es la más evidente, pues es la forma en la que el lenguaje corporal pone todo a favor de la persona que está coqueteando para lograr conquistar. Si siente que toca su hombre, choca accidentalmente con sus brazos o manos o quizá hace el que se cayó para tener una mayor cercanía, no dude por completo, que algo puede estar pasando ahí.

* Información de Business Insider, Career Adict y All Womens Talk

¿Cómo hacer?

En este tipo de situaciones hay que analizar una serie de factores que pueden estar involucrados en un momento así: en primer lugar, qué tanta correspondencia tiene o ha tenido usted, al respecto y, segundo, qué puede pasar según las políticas de la empresa.

Si hay una atracción y también a usted “le mueve el piso”, habrá que analizar las opciones para que una posible relación no tenga una influencia en el tema laboral. Pero si, por el contrario, usted simplemente tiene respeto o admiración por la persona quien lidera su trabajo, la situación se puede complicar.

Ahora, lo primero es tener la total seguridad de que sí está ocurriendo algo, por lo que si hasta el momento tiene unas señales previas, deberá o bien dejar pasar tiempo para tener una mayor certeza o afrontar con total sinceridad a la persona, preguntándole directamente. Y es que el riesgo de dejar pasar tiempo es que la situación se puede tornar tensa más adelante, incluso, con escenas de celos o reclamos sin sentido.

Inicialmente, lo que usted puede hacer es decir que está saliendo con alguien más, que ya tiene una relación o sencillamente que no tiene interés de tener una y buscar la forma que las personas cercanas a él o a ella le lleven ese mensaje. Eso puede llegar a implicar comentarios en almuerzos o actualizaciones en sus redes sociales, que demuestren esa situación.

No deje de leer también: Los pros y los contras de un romance en la oficina

Lo siguiente que puede hacer es considerar una indirecta o una pequeña advertencia, cuando se presente el momento con su jefe, para que las cosas queden claras. Eso también implica tener una actitud seca y a veces hasta antipática, mostrando que la relación es estrictamente laboral e ignorando cualquier cosa que se preste en terreno sentimental.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.