Tres pasos para saber si usted es el que causa el mal ambiente laboral

La forma en la que se relacionan las personas en sus trabajos determina no sólo el nivel de felicidad y lo “amañados” que puedan estar los empleados, sino también su productividad. Pero cuando existen actitudes o comportamientos negativos, todo esto se puede afectar. ¿Cómo saber si no es usted?

Tres pasos para saber si usted es el que causa el mal ambiente laboral Tres pasos para saber si usted es el que causa el mal ambiente laboral
La encuesta realizada por Adecco Colombia, a 503 personas de todas las edades y estratos, muestra un panorama sobre la importancia que las personas le dan al ambiente laboral en el que se encuentran.

Entre los resultados más importantes, el 53 % de las personas encuestadas manifestó que el trato con sus colegas de trabajo es bueno, mientras un 38% indicó que era malo. Esto lleva a determinar cuáles son esos factores que pueden afectar ese ambiente laboral: la forma en la que se relacionan, el lenguaje que usan, los hábitos, hasta la manera en la que se desempeñan en sus respectivas funciones, entre otros.

FP le recomienda leer “Los hábitos en el trabajo que hacen que tus compañeros te odien”.

Y, dentro de esto, la encuesta señala otro número importante: el 85% de los encuestados afirmó que puede identificar a las personas que generan un mal ambiente en las rutinas laborales.

Quizás usted no lo haya notado, pero puede tener algunos comportamientos o actitudes que pueden ser tomados como factores generadores de un mal ambiente laboral.

¿Cómo saberlo?

Cuando en su oficina hay tensión, las personas no tienen una buena respuesta ante los comentarios o sugerencias, el trabajo se vuelve estresante y todos los procesos son complicados, puede estarse presentando una situación de mal clima laboral.

• Las personas evitan hablar de temas extra laborales o personales con usted

El primer consejo que siguen las personas cuando trabajan con un compañero que causa un mal ambiente laboral es alejarse de él. El portal Inc. señala que es una estrategia común cuando las personas se distancian o terminan una conversación al momento que usted llega o si poco dejan conocer sobre sus vidas personales, cuando usted pregunta al respecto.

Para lo único en que lo tratan, estrictamente, es sobre temas laborales y en los que usted, necesariamente, esté obligado a participar o estar enterado.

• Todas las comunicaciones y decisiones se hacen por medios escritos (y hasta con copia a jefes)

Esto especialmente sucede con las personas que causan un mal ambiente laboral cuando son considerados como “chismosos”, perezosos, improductivos o tienen un “exceso de comunicación con el jefe”.

Sus compañeros prefieren tener prueba de todo lo que pueda involucrar su desempeño o toma de decisiones en el trabajo muy seguramente, para evitarse problemas a futuro.

• Nadie le habla ni critica con usted de otros compañeros

En todas las oficinas cada persona suele tener una reputación que no necesariamente es mala: puede ser el “amiguero”, el “rumbero”, el “enamoradizo”; pero también están las de “el chismoso”, el “confianzudo con el jefe”, entre otros.

Si ha notado que nadie habla con usted sobre ese tipo de perfiles de personas, sobre todo de los negativos, puede que usted esté en ese lado del grupo. Según la página web Fast Company, lo que hacen las personas con un compañero tóxico es establecer límites, especialmente sobre sus opiniones sobre las personalidades de los compañeros.

Le puede interesar leer también “Los compañeros en el trabajo que debe evitar”.

¿Qué hacer?

Lo primero es identificar que estas señales existen y, de tener una primera impresión de que eso suceda, analizar su comportamiento. Adopte una actitud de observación, inicialmente, verifique las formas en las que sus colegas lo tratan: cuándo le hablan, cuándo no y cómo lo tratan en distintos ambientes.

Luego de eso, puede considerar hablar con algunos de ellos para confirmar su percepción. Esto debe hacerlo de forma amigable y con una actitud positiva, en la que pida consejo amablemente de cómo puede mejorar las relaciones.

Otra opción es empezar a tener un auto análisis sobre los comentarios que hace, la forma en la que interactúa con sus colegas y con sus jefes. Así como los hábitos que puede tener y que pueden ser desagradables para otros.

Lo importante es tener consciencia de ello y actuar al respecto. Muy seguramente, después de que entienda la situación, puede empezar a sentir un mayor agrado al ir a la oficina o al compartir con sus compañeros de trabajo.

Quizás también le interese “Doce cosas que no debe revelar ni decir nunca en su trabajo”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.