Los típicos errores que comete cuando va a cambiar de empleo

por Katherinn Cuervo

¿De cabeza al estanque o al éxito?  alguna de las dos cosas puede suceder cuando usted decide retirarse de su empleo actual. Así que, para que no pase por una mala experiencia, considere lo siguiente.

123RF 123RF

Tomar la decisión de dejar un empleo genera preocupación e incluso ansiedad, pues pensar en lo que será la suerte de nuestro futuro nos aterra. Dudas como: ¿Será que me gusta mi nuevo empleo? ¿y si no me adaptó? ¿y si no es lo que me imagino? ¿y si me aburro rápido? ¿y si es una mayor carga laboral? Preguntas que afectan nuestro cerebro.

Las repercusiones de no haber elegido bien, no son solo para su bolsillo sino que también para su salud mental, emocional y física, por lo que debe preguntarse, cómo está y cómo podría estar su calidad de vida con un cambio de empleo. No tome todo a la ligera,  muchas personas, por lo general, lo hacen por malos entendidos con sus jefes o incluso con sus compañeros de trabajo y se apresuran.

Evalúe si el motivo de la renuncia es usted o la empresa, es decir, si usted no es la persona adecuada para ocupar su puesto actual, o al contrario, la empresa no le está ofreciendo lo que debería o lo que usted desearía. Esto, porque las razones dirán mucho de ambas partes frente a los demás, incluso al nuevo lugar donde va a entrar a trabajar.

FP recomienda: ¿Se puede crear un negocio sin tener que renunciar?

Así,  Finanzas Personales le da un listado de los principales errores  que se suelen cometer a la hora de decidir cambiar de empleo según Michael Page, compañía de reclutamiento profesional, para que usted no caiga en los mismos por su celeridad o por un estado emocional momentáneo:

  1. Pensar solo en aumento salarial: no nos digamos mentiras, la razón por la cual la mayoría de personas busca tener un empleo, es la remuneración con el fin de suplir gastos y responsabilidades. Finalmente debemos sobrevivir y hacerlo sin dinero es complicado.

Sin embargo, el dinero no puede ser su única motivación para cambiar de empleo, según Eliana López, gerente de finanzas & legal de Michel Page: “aunque los beneficios económicos son importantes, pensar solo en ello, podría llevarlo a lugares no muy atractivos para usted donde probablemente abusarían tanto de su cargo como de la carga laboral del mismo”.

  1. Estar desinformado: aunque la motivación es importante para salir adelante y lograr alcanzar las metas que tiene, no todo es ‘color de rosa’ y no es que lo estemos desanimando, lo que pasa es que es importante ser realista y revisar un poco que está sucediendo a nuestro alrededor. Lo que le queremos decir, es que revise cómo se encuentran la tendencias del mercado laboral de su industria en cuestiones de oferta y demanda.

Adicional a ello, infórmese sobre su sector y la empresa a donde se va a cambiar, qué se dice de ella, cuál es su reputación, cuál es su perfil, cómo es su ambiente laboral. Si puede dialogue con alguien que  trabaje allí, le ayudará a saber si usted  podría encajar en el lugar.

Puede leer también: La mejor edad para renunciar a un trabajo

  1. No preguntar: si algo está claro, es que usted ya tiene algo de experiencia laboral, porque por algo quiere cambiar de empleo. Por ese simple hecho es que no ‘debe quedarse callado’, cuando hable con su reclutador o con la persona que va a ser su jefe, dele a conocer todas sus inquietudes.

Hable con claridad acerca de los horarios laborales, la dedicación que requiere sus futuras oportunidades de crecimiento laboral. Piense en el equilibrio de vida que le pueden brindar. Pregúntese si está dispuesto a sacrificar tiempo y momentos personales por su trabajo y la intensidad de este. ¿Cuál es su prioridad?

  1. Decidirse en el momento menos indicado: que sus decisiones no se le conviertan en una cosa de ambición e inestabilidad. ‘Del afán no queda sino el cansancio’, correr por querer tener crecimiento laboral y mayores responsabilidades no es una muy buena idea, solo hará que usted termine brincando de un lugar a otro. Lo que tampoco es bueno para su experiencia laboral.
  1. No anunciar con anticipación en su empleo actual: es preferible que las puertas queden abiertas, nunca se sabe si las circunstancias lo obliguen a volver. Deje su nombre en alto, sea responsable hasta el último momento, demuestre compromiso con su cargo, su equipo y con la empresa. No deje su cargo tirado, esto dirá mucho sobre usted.
  1. No hacer cuentas: compare las ofertas salariales con su remuneración actual. No se deje llevar por el valor que le dan de primerazo, tenga en cuenta los posibles descuentos que le puedan hacer, más aún cuando usted tiene un contrato fijo y se va a pasar a uno  de prestación de servicios. ¡Pilas!, revise cuánto se está ganando una persona que hace lo mismo que usted y con un mismo cargo, no se ‘deje meter los dedos en la boca’.

Finalmente, López recomienda que se debe definir si es más adecuado un nuevo empleo en el momento que  considere que un trabajo debe ofrecer bienestar emocional, profesional y económico, así logrará estar más motivado.

Quizás le interese: ¿Cómo obtener los mismos beneficios que un contrato laboral, si está por prestación de servicios?

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.