Cómo utilizar los últimos 10 minutos de trabajo

Ya casi sale de trabajar, tiene hambre, el café que se tomó al mediodía ya perdió su efecto y la habilidad de concentrarse se ha ido. ¿Se resigna a simplemente mirar el reloj hasta salir o tiene la capacidad de darse un último empujón para terminar como se debe?

Cómo utilizar los últimos 10 minutos de trabajo Cómo utilizar los últimos 10 minutos de trabajo
Así como en una maratón, la forma en la que usted termina su día de trabajo es tan importante a cómo la empieza. Si maneja los últimos minutos de su tiempo de forma efectiva puede estar listo para el éxito en la mañana siguiente. Estas son algunas de las formas más productivas de terminar su rutina de trabajo antes de irse para la casa:

1. Revise su lista de tareas pendientes
¿Ya hizo todo lo que tenía que hacer por hoy? Si no lo ha hecho, ¿hay algo de eso que pueda hacer rápidamente antes de irse? Incluso si le faltaron una o dos cosas es importante evaluar el trabajo del día y poner lo que le faltó en la lista del día siguiente.

2. Escriba su lista de tareas pendientes para mañana
Ahorrara tiempo en la mañana si hace la lista el día anterior. De esta manera cuando llegue a su oficina al día siguiente tendrá ciertos objetivos listos en los que puede concentrarse. Los expertos consideran que es mejor cuando empezamos el día de trabajo abordando una sola tarea, algo que realmente seamos capaces de lograr. Así que tome un poco de su tiempo para identificar cuál puede ser esa tarea y póngala al comienzo de su lista.

3. Complete tareas fáciles

No requiere mucho esfuerzo mental terminar el papeleo y leer algunos correos pero son tareas que deben hacerse. Por eso es mejor dejar estos y otros deberes monótonos para el final del día después de que ha agotado su energía en labores más difíciles. Completar estas simples tareas antes de irse le hará aumentar su sentido de responsabilidad y le dará orden a su día. Sea consciente de no enviar ningún correo importante a última hora. Todos los correos importantes deben llegar a la bandeja de entrada de sus destinatarios en el momento oportuno lógicamente no es al final de la jornada.

4. Despeje el desorden de su escritorio
Tire a la basura todos los recipientes desechables de café, agua y cualquier tipo de papeles que no necesita. Estudios demuestran que un espacio de trabajo desordenado obstaculiza nuestra capacidad para procesar información y concentrarnos. No estamos consientes de esto pero el desorden compite por nuestra atención de la misma forma en que lo hace el llanto de un niño o el ladrido de un perro.

5. Despídase

Existe una tendencia a saber la importancia de saludar al momento de entrar a un sitio pero se nos olvida que despedirse es igual de importante. Especialmente si se trata de un espacio laboral y más aún si usted es el jefe no se vaya en silencio sin que nadie lo note. Un ‘adiós’ nunca cae mal.

Pasos simples sencillos pero que si se siguen de manera apropiada prontamente aparecerán mejorías y resultados que usted quizás jamás pensó.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.