Conozca El Club del Pan

En internet existe una comunidad virtual para que todos los panaderos del mundo compartan sus recetas y/o se capaciten. FP le cuenta de qué se trata.

Juan Manuel Martínez, administrador del Club del Pan. Juan Manuel Martínez, administrador del Club del Pan.
Juan Manuel Martínez es un administrador de empresas nacido en Pasto, sin embargo, la profesión que ejerce hoy es otra: panadero. “Mi mamá al principio le daba duro, porque para ella lo más importante era que yo tuviera el título profesional y que le saliera panadero era pesado”.

Martínez ha estado vinculado a la industria del trigo desde hace 14 años, trabajando en el molino de su familia y fue de esta manera que empezó a interesarse por los procesos de fabricación del pan. “Me di cuenta de que había una deficiencia en lo que hacía el panadero, entonces empecé a aprender panadería y al final llegué a una conclusión donde el problema no era el producto sino que faltaba conocimiento por parte del panadero para poder hacer muchas más cosas”.

Fue así como surgió El Club del Pan, la idea era crear un blog donde Martínez junto con Didier Rosada, su amigo y colega, transmitieran parte de los conocimientos que en ese momento estaban escribiendo para su libro Pan, sabor y tradición, de forma que fueran accesibles para todo el mundo. Cuando el panadero pastuso le comentó la idea a su colega francés, éste vio con buenos ojos la idea y lo animó a que la sacara adelante.

“Al otro día llamé una empresa de páginas web, los contraté y empecé con la idea de El Club del Pan. Inicialmente se iba a llamar The Bread Book, como copiándonos de Facebook, una idea pequeña, pero después de seis meses de trabajar, de investigar el tema web, de hablar con los desarrolladores, terminamos construyendo una comunidad”. La idea que inicialmente surgió como un hobby de tres amigos panaderos –Juan Manuel Martínez, Didier Rosada y Miguel Galdós, no tardó en coger auge y ser muy bien recibida en el gremio. “Éramos tres personas de tres países distintos –Colombia, Francia y Perú- unidos por el pan. Nunca estudiamos ni vivimos juntos, simplemente se cruzaron los caminos y salió El Club del Pan”.

Creciendo con el apoyo de las empresas

Detrás de El Club del Pan hoy en día una sociedad que es la que recibe la captación de recursos para que la comunidad siga creciendo. Se trata de The bread boys S.A.S., una empresa constituida por Rosada, Galdós y Martínez. “El Club del Pan arrancó con recursos propios, aproximadamente 50 millones de pesos, pero cuando nos dimos cuenta que el crecimiento de la comunidad se nos estaba saliendo de las manos, vimos la necesidad de manejarlo como empresa”, contó a FP, Juan Manuel Martínez. “La empresa es la que recibe los patrocinios e invierte para que El Club del Pan siga creciendo. Si bien no tenemos un ánimo de pérdida, tampoco tenemos un ánimo de lucro y lo que buscamos es que El Club del Pan permanezca a través del tiempo. Hasta el momento hemos invertido cerca de $300 millones”.

El empresario es enfático en la importancia de que el acceso a esta comunidad virtual sea totalmente gratis pues defiende el acceso al conocimiento de forma libre y colaborativa. Sin embargo, una de las dificultades que The Bread Boys encontró en el camino fue que el sostenimiento de una plataforma de educación virtual requería de un pago para su funcionamiento ($150 millones para crearla además del pago mensual). Es ahí donde las empresas entran a jugar un papel clave.

“Al principio nos vieron y dijeron ‘sí, bonito, pero eso no va a durar’, ya hoy somos punto de referencia, el crecimiento ha sido notable. Vivimos de patrocinios que van desde los $400 mil hasta los U$4.000, creemos que quien debe pagar es quien tiene la plata y justamente son las empresas que reconocen la fuerza que tiene El Club del Pan como comunidad las que financian el acceso a la plataforma de quien no tiene los recursos”.

Según Martínez, estos son los tres objetivos básicos de esta comunidad virtual:
1) Profesionalizar a los panaderos. “Un panadero de profesión es aquel que puede tomar decisiones en cualquier ambiente de producción en cualquier país”.

2) Aumentar el consumo del buen pan. “No solo que la gente consuma pan sino que mejore la calidad del pan que consume”.

3) Unir los esfuerzos de la industria para poder cumplir los dos primeros objetivos. “Nosotros con recursos de empresas de Suiza, Alemania, Estados Unidos, Colombia, Ecuador, Chile podemos construir lo que hicimos, y al final de todo esto vamos a poder dignificar la labor del panadero”.

El beneficio es para todos

El Club del Pan está próximo a cumplir los tres años de existencia. Martínez asegura que la página, en un día movido, puede tener cerca de 2200 visitas, mientras que el fan page de Facebook, actualmente cuenta con cerca de 40 mil likes. Se trata de la comunidad de panaderos de habla hispana más grande del mundo que cuenta con el patrocinio de marcas nacionales y extranjeras.

“Ellos –los patrocinadores- decidieron correr con el riesgo porque, al principio ver algo que solo funciona por internet resultó ser una barrera, no hay nada tangible; además existe el argumento de que el panadero casi no entra a internet. Pero resulta que yo voy no detrás de los panaderos viejos sino de los nuevos y ¿quién de las nuevas generaciones no se mete a Facebook? El Club del Pan es como una red social solo que de panaderos”.

De esta manera, al ingresar a El Club del Pan usted podrá acceder a una amplia fuente de conocimiento. “Si se registra el beneficio adicional que va a tener es el tema de ganar puntos por compartir conocimiento y así poder acceder al curso virtual. Si no se registra igual puede navegar por todo lado y encontrar fórmulas del mundo entero, sea para desarrollar un producto nuevo o para mejorar la técnica de lo que produce actualmente”.

El alcance que ha tenido El Club del Pan se debe al interés que tiene la gente en el tema, independientemente de su oficio o profesión. “Tenemos desde amas de casa o personas que les gusta hacer pan en la finca hasta personas que trabajan en grandes industrias como Bimbo o que van al campeonato del mundo de la panadería. Hemos tenido muy buenos resultados, teniendo en cuenta que no gastamos un solo centavo en publicidad o en dar regalos, la gente que entra lo hace porque quiere aprender panadería”, puntualizó Martínez.

Esta es una comunidad de nicho y como tal le ha ido muy bien. Pero no es un sitio web excluyente y si usted quiere sumarse, de pronto para innovar en la celebración de estas fechas decembrinas con un buen pan en su mesa, lo puede hace a través de El Club del Pan. La empresa actualmente trabaja en la creación de un software que funciona a través de internet y ayudará a mejorar las fórmulas de producción en la parte de los tiempos de cocción y/o la cantidad de productos horneados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.