Lo que nunca le dijeron sobre ser jefe

Si recientemente asumió el reto de liderar un equipo o un proyecto, conozca cuáles pueden ser esas situaciones o momentos a los que se puede enfrentar y que nunca cayó en cuenta.

Lo que nunca le dijeron sobre ser jefe Lo que nunca le dijeron sobre ser jefe
Ya sea porque decidió iniciar su negocio propio, porque fue promovido o porque consiguió un nuevo trabajo, ser jefe por primera vez no es fácil; menos cuando aún no comprende el alcance de su responsabilidad.

Las situaciones a las que deberá enfrentarse no sólo serán respecto a su trabajo, a la forma como lo hace o las metas que no alcanza sino también la manera en la que aplique directrices, ejerza mando y delegue tareas.

FP le sugiere leer primero “¿Jefe por primera vez? Prepárese”.

Finanzas Personales consultó en sitios web como Inc., Elle y Lifehacker aquellos asuntos más comunes sobre las cosas que nunca le dijeron sobre lo que significaría realmente ser jefe:

1. Será algo muy distinto a lo que imaginaba

La más común que, seguramente, ya la vivió. Las circunstancias varían dependiendo del grupo, de sus tareas y de las personas que estén a su cargo. Pero asumir el liderazgo se trata de una labor que acarrea una gran responsabilidad de cumplir una misión y de no permitir que su equipo se desmorone.
Tendrá que lidiar con muchos egos, personalidades y formas de trabajo que le podrán chocar y que, a la vez, se sumarán a crisis en los negocios o falta de resultados.

2. Usted aún sigue teniendo un jefe (si no es que más de uno)

Entre más ascienda, tendrá más personas a las que les deba responder y dar explicaciones. Aunque puede tener un mayor control de su tiempo y de la forma como ejecute sus funciones, siempre habrá alguien que le estará solicitando reportes o haciendo preguntas sobre el comportamiento del negocio.

Le puede interesar leer “Cómo enfrentar un nuevo jefe”.

3. Tendrá menos libertad que la que tenía cuando le respondía a alguien

Ya sea a sus clientes o a su equipo de trabajo, se volverá más común estar reportando a dónde va y la hora en la que va a regresar o a estar nuevamente disponible, a diferencia de cuando usted tenía su jefe y le solicitaba un permiso para ausentarse y nadie le hacía el reclamo por ello.

4. Ganará más dinero, pero probablemente tendrá menos tiempo para disfrutarlo

Entre reuniones, labores pendientes y problemas durante los fines de semana el tiempo, probablemente, se le pasará más rápido de lo normal. Quizás pueda darse nuevos gustos gracias a ese dinero extra que ahora gana, pero ya no le queda tiempo para disfrutarlo como lo hubiera querido, haciendo planes entre semana. Ahora deberá esperar hasta las vacaciones (si es que las tiene).

5. La forma como se vista, empieza a importar

Su imagen empieza a convertirse en un referente del nivel de autoridad que usted tiene con su trabajo y su equipo. Y aunque esto no implique necesariamente que deba ir siempre vestido de corbata o falda elegante, debe tener presente que ahora usted también representa la imagen de una empresa.

También le recomendamos “El secreto para ser un buen jefe”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.