Los 10 tips para alcanzar el éxito en su vida laboral

por Sandra Liliana Miranda

Las empresas actualmente miden constantemente a sus empleados por los resultados, pero también tienen en cuenta capacidades que antes no eran necesarias o valoradas como ahora.

Los 10 tips para alcanzar el éxito en su vida laboral Los 10 tips para alcanzar el éxito en su vida laboral

Muchas personas cuentan con hojas de vida maravillosas y es innegable que merecen estar en el cargo que ocupan. Sin embargo, otras actividades personales y familiares, el estilo de vida, el estrés dentro y fuera del trabajo y los problemas de salud, afectan significativamente el desempeño de un trabajador.

Lea también “¿Realmente sirven las “palancas” en el trabajo?”.

Así, si no se tiene un plan para “ser el mejor” (no solo en el trabajo sino en general en los principales aspectos de la vida), tarde o temprano, esto hará que se tenga un efecto negativo en el trabajo y que, incluso, los jefes y compañeros de trabajo lo noten, poniendo en riesgo el empleo y la tranquilidad misma. En este artículo, le daremos algunas recomendaciones para que no solamente su trabajo no lo enloquezca, sino para que las demás áreas de su vida también estén en equilibrio y evite llevar los problemas de la casa al trabajo y los del trabajo a la casa.

  1. Haga una lista al comienzo de la semana de todas las tareas y metas en el trabajo. Si no lista sus tareas y les da prioridad, no podrá ser organizado en sus actividades o le dedicará tiempo innecesario a cosas que pueden esperar. Sepa priorizar, delegue lo que le sea posible y ocúpese de lo más urgente primero. Verá que al final incluso le quedará más tiempo y podrá ir haciendo un check list de tareas completadas. 
  1. Dele el tiempo justo a la vida social en el trabajo. Está bien tener amigos en el trabajo y salir a tomarse un café con sus compañeros, de vez en cuando, pero si está en una temporada de alta carga laboral, trate de enfocarse más en los asuntos que requieren su atención y luego, en la tarde o a la hora del almuerzo, dese un respiro para hablar de otros temas. Si gasta mucho tiempo en “vida social”, es posible que tenga que quedarse hasta tarde en la oficina o tener que ir a trabajar los fines de semana. Primero el deber y luego el placer.

Quizás le interese “Como lo ven, lo tratan”.

  1. Reúnase con su jefe al menos una vez a la semana para ver el estado de las actividades y procesos. Es verdad que a un jefe hay que llevarle soluciones y no problemas, pero es importante que él o ella sepan en qué está usted, a qué se está dedicando, cómo le ha ido e incluso, cómo se siente en el trabajo y qué le gustaría mejorar. Una buena comunicación con su jefe, sin caer en lo personal, puede mejorar mucho el clima laboral.

Además, evitar que él tenga que estar supervisándolo todo el tiempo o llamarlo al orden, por creer que usted no está cumpliendo con sus labores, cuando en verdad si lo hace. Preséntele informes periódicos de su gestión y resultados, sin necesidad de que se los pidan y tenga toda la información que requiera de manera organizada, en caso de que en algún momento le pregunten algo para que no lo tomen por sorpresa y quede como un trabajador que no está enterado de nada. Esto también le evitará tener que trasnocharse si le piden un informe sorpresa y “para ya”.

  1. Tómese el tiempo para almorzar con calma. Es verdad que a veces el exceso de trabajo lo puede hacer tener menos tiempo para almorzar, pero nunca se “salte las comidas”. Si puede, haga una breve caminata y dese el tiempo reglamentario que tiene en su hora de almuerzo, a menos que su jefe le pida lo contrario en algún momento. “Seguir derecho” no es precisamente la mejor estrategia para tener un alto rendimiento. Las pausas activas son necesarias por salud física y mental. 
  1. Escuche música. En un tono prudente y sin molestar a los demás. Puede elegir un tipo de música que lo relaje e incluso que lo motive y despierte su creatividad. Al menos le hará pasar un rato más agradable mientras trabaja y el tiempo se pasará más rápido. Eso sí, depende del género que elija. 
  1. Tenga un buen ambiente en su espacio de trabajo. Independientemente de que tenga oficina para usted solo o comparta oficina, que esté en un espacio encerrado o tenga una vista maravillosa, sirve llevar objetos a su oficina que motiven su día, como fotos de las personas que quiere, cuadros que le gusten, plantas, etc. Eso sí, sin que parezca que trabaja en una miscelánea o tienda de decoración. Todo en su justa medida. 
  1. Haga ejercicio. Bien sea antes de ir trabajar o cuando salga, no se pierda de los beneficios del ejercicio. Liberará estrés, mejorará su salud, lo hará sentir feliz, le dará mejores ideas y sentirá que no está abandonando al mejor aliado que lo acompaña siempre en su trabajo y merece atención: su cuerpo. 
  1. Tenga una alimentación saludable. Por salud y por ahorro, trate de llevar su propio almuerzo y haga una correcta combinación de proteína, carbohidratos y verduras. Lleve frutas y alimentos saludables para comer entre comidas, como nueces, almendras, yogurt, etc. Tome mucha agua durante el día y trate de no volverse adicto al café y en su lugar, prefiera el té verde o las infusiones de hierbas o frutas. Por supuesto no olvide desayunar muy bien antes de salir de casa. 
  1. Duerma bien. No importa si tiene mucho trabajo o si al llegar a casa debe ocuparse además de las labores del hogar, de su pareja e hijos. No le quite a su cuerpo el placer de dormir al menos 8 horas. No cambie su descanso por ver un programa de televisión o quedarse hasta tarde conectado a Internet. El sueño es reparador, necesario y le devolverá la energía que perdió durante el día. 
  1. Evite que el estrés le pase la cuenta de cobro a su salud. Por más tensionante que sea su trabajo, así necesite el salario para vivir, así tenga un jefe que lo vuelve loco o sienta que se está jugando la camisa todos los días en el trabajo, piense que su salud física y mental está primero y que si no se ocupa de ellas, nadie más lo hará. No cambie dinero por salud.

Si no le es posible controlar el estrés en el trabajo, ni aun con ejercicio, meditación u otro tipo de estrategias, evalúe si tal vez no es hora de buscar algo mejor y que no le quite la vitalidad ni la paz mental. Mientras esto ocurre, sea emocionalmente inteligente en el trabajo, para que el lugar en donde pasa la mayor cantidad del tiempo no se convierta en un infierno y genere efectos en su salud que luego serán más difíciles de mejorar. Tenga claras las prioridades en su vida.

Sandra Liliana Miranda Forero
Magistra en Economía y Economista, Universidad Javeriana
Profesora Departamento de Economía, Universidad Javeriana
Autora y Columnista de Finanzas Personales
sandra.miranda@javeriana.edu.co. En Twitter: @salimifo

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.