Los cinco miedos laborales

Uno de los temores más comunes en una persona, es la aprensión a la que normalmente se debe enfrentar en la vida laboral.

Muchos de los miedos a los que se enfrenta un empleado son causa de la inseguridad en sí mismo. Foto. Corbis. Muchos de los miedos a los que se enfrenta un empleado son causa de la inseguridad en sí mismo. Foto. Corbis.
Factores como el estrés, la tensión, la inseguridad o la inquietud, son parte de éste escenario, que pueden cosechar en el empleado falta de interés en sus responsabilidades.

Ante este panorama, no sólo la falta de voluntad y el temor a perder el empleo saldrán a relucir, sino que se sumará una carga emocional que empezará a perjudicar la salud. 

Rompa las cadenas y deje los miedos atrás

1. Miedo a no encontrar la perfección: Frecuentemente pasa en las personas y consiste en no fallar ni por un instante en sus tareas, a tal punto de querer cumplirlas por encima de lo que sea.

En este punto, es importante entender que los errores hacen parte del proceso de formación y trayectoria de una empresa, y que muchas deben pasar para aprender de la experiencia.

2. Miedo a ser líder: En ocasiones el liderazgo puede ser asumido con miedo en el trabajador, debido a que ya llevaba un ritmo de tareas y se le hace difícil enfrentarse a la nueva situación de cambio a la que se enfrenta. 

3. Miedo a un compañero deslumbrante: El trabajar en equipo requiere de entender con humildad que existen otros compañeros que se destacan por tener más capacidades y actitudes laborales, lo que no quiere decir que éste le esté “haciendo el cajón” o que el empleado esté próximo a un despido.

4. Miedo a expresarse: Muchos profesionales se resignan a lo que sus superiores le digan, se limitan a sólo seguir lineamientos por miedo a pensar que si proponen algo estarían en contra de su jefe, y esto le podría constar un despido.

5. Miedo al entorno laboral: Es difícil superar el pasado, pero cuando un empleado cambia de trabajo, es necesario asimilarlo como tal. Algunas personas se quedan “casadas” con el ambiente anterior, lo que se convierte en un obstáculo a la hora de enfrentar nuevos retos. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.