Los momentos en los que tener un menor sueldo puede hacerlo más feliz

Aunque son varias las situaciones y las razones para pensar en tener unas ganancias mensuales más bajas, es algo que no resulta nada sencillo. ¿Cuándo puede valer la pena y cuándo no?

Los momentos en los que tener un menor sueldo puede hacerlo más feliz Los momentos en los que tener un menor sueldo puede hacerlo más feliz
Si bien el salario suele ser una de las principales motivaciones de cualquier persona en un trabajo, no siempre puede ser un factor fundamental. En ocasiones, cuando se presentan recortes en la empresa o simplemente cuando hay un cambio de directrices todo puede cambiar y la felicidad se convierte en una sensación de estrés y depresión.

Incluso, dentro de una investigación realizada por la empresa PayScale, la especialista Katie Bardaro explica cómo en los primeros años de carrera profesional es cuando se presentan buenos movimientos y mejoras en los salarios; pero cerca de 25 años antes de la pensión (hacia los 40 años), el salario se “estanca”.

Esto demuestra que por eso, es necesario considerar varios factores antes de llegar a ese punto para tomar decisiones importantes de la vida, ya sea porque está “obligado” a hacer un recorte en su salario o porque quiere darle un nuevo giro a su carrera.

FP le sugiere leer “Las peligrosas desventajas de ser muy bueno en el trabajo”.

Cuando “le toca”

En muchas situaciones la economía en el país no puede ser la mejor o, simplemente, en el sector en el que se encuentra (por ejemplo, para este 2015 el sector petrolero) puede que no tenga un buen desempeño y, para evitar caer en bancarrota o en liquidación, hace recortes de gastos que pueden traducirse en despidos o en disminuciones en los sueldos.

En la mayoría de ocasiones, esta decisión puede ser bastante dura, pero es también una forma de pensar en el bienestar de los empleados, teniendo en cuenta el compromiso de ellos con la empresa o qué tan identificados se sienten.

Lea también “Cinco secretos para una entrevista de trabajo que nunca le han dicho”.

Para considerar esta opción, si realmente vale la pena o no tomar ese recorte de salario, hay varios factores que debe considerar antes que nada:

1. Sus deudas

Por supuesto, este puede convertirse en un punto central porque, si tiene muchas responsabilidades financieras y ya no tiene los medios para responder por ellas, le será muy complicado aceptar la oferta que su empleador le está haciendo. Para esto, verifique qué opciones hay de reducir su presupuesto o de salir rápidamente de sus créditos (por ejemplo, si tiene préstamos para el carro, vender su carro).

2. Su trabajo

Aquí entran a consideración varios factores: desde el hecho de cómo se siente y qué tan feliz lo hace, hasta la estabilidad laboral que tiene y qué tan bueno está el mercado laboral en su profesión. Por ejemplo, en el caso de los profesionales en administración de empresas, pueden encontrar varios campos para trabajar; pero en el caso de un profesor, tendrá un panorama mucho más complicado y restringido.

3. Otras condiciones

Y aunque el salario es gran parte del dinero que usted tiene, considere otros factores que puede recibir pero no directamente en billetes o monedas. La web Monster.com escribe que este tipo de salarios “emocionales” pueden tener un mayor valor en la calidad de vida de las personas. Por ejemplo, los turnos de trabajo, las bonificaciones o primas extralegales.

Si a todo lo anterior encontró que puede “apretarse el cinturón”, que la situación afuera está complicada y que, a pesar de todo, su empresa le ofrece buenas condiciones laborales; puede ser mucho más conveniente optar por dicho recorte de salario.


Cuando quiere hacerlo

Al respecto, puede encontrar que son varias las razones por las que puede (y debería) considerar que una disminución de salario lo puede hacer más feliz:

1. Cuando quiere emprender

Esto lo puede considerar especialmente cuando tiene la opción de tomar un trabajo de medio tiempo por el que, por supuesto, no le pagarán lo mismo que si fuera de una jornada completa. Pero el costo de oportunidad de esto es que puede tener más horas disponibles para realizar sus proyectos propios.

Luego, debe ser consciente que si es un negocio que hasta ahora está iniciando, debe tener paciencia para que su propio sueldo aumente, a medida que sus contratos también lo hacen.

2. Cuando quiere cambiar de carrera

A cualquiera le puede suceder que, con el paso del tiempo, se da cuenta que la decisión profesional que tomó no fue la mejor. Así que considere que empezar de “la noche a la mañana” en otro campo distinto al que se venía desempeñando, resultará en una retribución económica mucho menor.

Esto, porque claramente la experiencia previa que tenía ya no tendrá el mismo valor “económico” laboralmente, según explica la web Cheat Sheet.

3. Cuando encuentra un trabajo ideal

Si durante su vida profesional se ha venido desempeñando en laborales que realmente no lo hacen sentir satisfecho con su carrera y luego aparece una opción en la que, aunque le pagan menos, haría lo que realmente le apasiona; considérelo como algo positivo.

Forbes destaca que en ocasiones puede ser mucho más importante su realización profesional que lo que le permite comprar más. Para ello, lo único a lo que debe adecuarse es a un modo de vida un poco más modesto, pero con condiciones que lo harán sentir feliz.

4. Cuando quiere mayor equilibrio

Entre vida personal y trabajo. Quizás éste es uno de los mayores dilemas a los que se pueden enfrentar los profesionales en Colombia, considerando especialmente cómo está el mercado laboral en el país. Pero en ocasiones si siente que su trabajo está siendo muy demandante y realmente no tiene tiempo de disfrutar lo que gana (su salario), entonces pregúntese si realmente vale la pena tanto esfuerzo.

USA Today escribe en una publicación del tema que si bien poder lograr este equilibrio resulta una tarea un poco complicada, hay personas que valoran mucho más tener tiempo para sí mismos y sus seres queridos que acumular en sus cuentas bancarias grandes sumas de dinero, para las que tampoco tienen tiempo de disfrutar.

Quizás también le interese leer ““¿Cuáles son sus defectos?”, la pregunta más temida en las entrevistas”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.