Cuando ser demasiado agradable en el trabajo es contraproducente

Desde un principio, uno es educado para ser educado y tratar a los demás como uno desea que lo traten a uno. En la oficina no es la excepción, ¿pero es posible ser demasiado querido?

Cuando ser demasiado agradable en el trabajo es contraproducente Cuando ser demasiado agradable en el trabajo es contraproducente
No es que uno deba entonces dejar de ser amigable dentro de la oficina pero en ocasiones, existen una serie de desventajas que pueden perjudicar su posición dentro de la empresa. Estas son algunas de ellas.

Se puede volver aburrido
Presentarse siempre como alguien demasiado contento o amigable puede en ocasiones volverse incómodo y reiterativo. Las personas de la oficina empezarán a pensar que ya es aburrido. Es muy bueno ser educado pero también debe mostrar su personalidad.

Nadie lo escuchará

Si le cuesta trabajo el decir no, la gente asumirá que usted siempre piensa que si cuando en ocasiones en verdad sea un no. Esto puede llevar a que su opinión no sea valorada y a que además tenga que hacer cosas que realmente no desea realizar inclusive cuando tenga las manos llenas de cosas.

La gente se puede aprovechar de usted
Algunas personas pueden ver su amabilidad como un signo de debilidad y pueden considerar que usted no merecer ser respetado/a y puede ser manipulado/a. Si usted empieza a siempre hacer lo que le pidan, la gente simplemente sabrá que cuenta con usted y puede perjudicarle.

La gente esperará más de usted
Una vez usted adquiera una reputación de decirle si a todo, la gente puede tomarlo mal cuando usted finalmente no dese hacer algo. Podrán pensar que usted quiere cambiar y tomarlo de un modo erróneo.

Va a parecer sospechoso
A pesar de su visión alegre frente al mundo, no toda la gente tiene buena actitud todo el tiempo y muchos pueden cuestionar que se trae usted bajo la manga. Empezaran a preguntarse qué es lo que en realidad usted busca aunque usted simplemente quiera caer bien. Además, también está alejando la posibilidad de ser amigo/a de su jefe o compañeros de trabajo porque puede parecer falso en ocasiones.

Puede no ser respetado
Si usted es demasiado agradable todo el tiempo se convierte en la única cosa que la gente ve en usted. Puede ser ignorado por otros porque ya conocen como es usted y perderá valor y respeto dentro de la oficina.

Usted dedica su tiempo
Sus compromisos y dedicaciones frente a los demás eliminan cualquier tipo de tiempo libre que usted desee tener para sus cosas personales.

Recuerde: no debe dejar de ser amable en el ambiente laboral, pero simplemente intente establecer unos límites que le permitan ser quien verdaderamente es usted, Nunca deje que su personalidad sea minimizada por lo que le digan los demás.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.