Cuatro formas proactivas de conseguir trabajo

Si bien es cierto que al empezar la búsqueda de un empleo se destinan muchas horas a enviar hojas de vida y aplicar en redes sociales todas las teorías laborales, también hay otras vías para acelerar, aún más, el encontrar trabajo.

Cuatro formas proactivas de conseguir trabajo Cuatro formas proactivas de conseguir trabajo
Aunque lo virtual es lo que está de moda por estos días. Lo real no deja de ser importante. Por lo que tener contactos en ciertas áreas o empresas, si bien no aseguran una selección inmediata, si contribuyen a este proceso. Es así como especialistas en las búsquedas laborales recomiendan nuevas formas de darle prisa al mal paso de estar desempleado.

Intereses cognitivos:
Es notable que esté presente en todos los eventos, seminarios y conferencias que se organicen en torno a su industria. ¿Por qué? Pues esto le ayudará a entrar a un determinado ámbito profesional, ya que se debe contar con una vasta red de contactos y este es un espacio para hacerlos. De hecho, la mayoría de los trabajos que se consiguen hoy surgen a través del networking.

Directamente:
Muchas veces el miedo a invadir el espacio y tiempo de algunas personas, nos impiden a realizar un contacto con ellos. Sin embargo, no hay nada más alejado de la realidad. Hoy, la masificación de las tecnologías de la comunicación y la popularidad de las redes permiten que usted pueda conectarse prácticamente con cualquier persona de cualquier parte del mundo, en tiempo récord.
Por eso no deje pasar la oportunidad de escribir algunos emails directos a los encargados de los procesos de selección para dar cuenta de su situación y ofrecerse para asistir a una entrevista personal.

Deporte popular:
Guardando la distancia, esta es una excelente técnica. Es útil como referencia frecuentar un club o gimnasio al que concurran referentes del área en la cual busca empleo. Todo es cuestión de establecer las conexiones necesarias y verá como una nueva ventana de oportunidades se abrirá ante usted.

Un mentor:
Un mentor debe ser un reflejo de lo que le gustaría convertirse en unos 10 o 20 años. Si conoce a alguien que reúne esas características, no dude en preguntarle si esa persona puede ayudarlo. De hecho, la mayoría de las personas son receptivas a ser mentores, si es sincero acerca de sus deseos, de seguro este personaje le dará pautas para aprender mucho de ellos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.