Cuatro preguntas para quedarse con el puesto

En una entrevista de trabajo, los cuestionamientos buscan conocer las debilidades y fortalezas de un candidato. Con algunos puntos clave y en 15 minutos el reclutador sabrá si la persona es la indicada para ocupar la vacante.

Es importante dar respuestas coherentes a las preguntas del entrevistador, éstas definirán su futuro en la empresa. Es importante dar respuestas coherentes a las preguntas del entrevistador, éstas definirán su futuro en la empresa.
Muchas personas aún temen enfrentarse a una entrevista y los nervios suelen jugarles una mala pasada, tanto así, que optan por falsear la información o responder lo que amigos sugieren.

Más de la mitad de los empleadores en lo primero que se fijan cuando el candidato cruza la puerta es en su actitud y comunicación: la manera cómo saluda, su presentación personal y de qué manera se desenvuelve los primeros minutos.

Así mismo, evalúa el interés de la persona por hacer parte de la empresa, su investigación previa sobre la misma, información de mercado, de la industria, de lo que es y en qué falla.
Por lo general una persona que aspira a una vacante no tiene claro qué es lo que busca el reclutador con las preguntas que hace. Sin embargo esa información revela la coherencia entre lo escrito en el currículo, lo que se platica y la reacción que tiene el candidato a un planteamiento.

Preguntas típicas como: hábleme de usted, ¿cuál es su proyección en tres a cinco años?, ¿por qué quiere cambiar de empleo o abandonó el último?, ¿cuáles son sus fortalezas y debilidades?, necesitan de unas respuestas coherentes para ser el escogido para ocupar un lugar en la empresa.

De acuerdo con la firma Headhunter Lucas5, además de las anteriores, éstas son las preguntas que, al no darles una respuesta coherente, pueden descartar o restar puntos al candidato:

1. ¿Por qué lo tienen que contratar?

Para responder a esta pregunta, fíjese en cuáles son las razones por las que contrata una empresa:

- Quiere que la persona ayuda a mejorar la calidad de un producto o servicio.

- Necesita hacer más eficiente el servicio para satisfacer las necesidades de sus clientes.

- Quiere disminuir costos y tiempo

- Desea abrir una nueva línea de negocio o crear productos.

- Establecer una nueva manera de resolver un problema, a partir de un nuevo perfil profesional.

2. ¿Cuál es su fortaleza y en qué falla?

Especialistas en recursos humanos sugieren evitar frases trilladas y que poco aportan, como soy obsesivo y perfeccionista. Hay que enfocarse en “debilidades” que puedan transformarse en oportunidad (creatividad, persistencia, orientado a resultados, resolución de problemas, capacidad de crear contactos, aprender a aprender, planeación y ejecución).

3. Hable de sus habilidades

Esta pregunta respóndala a través de la experiencia profesional y el conocimiento que tenga en el manejo de programas, idiomas y otros entrenamientos. Así mismo, recurra a problemas que, como su área de desempeño, se es capaz de resolver, demuestre la información con hechos y de ejemplos de resultados.

4. ¿Por qué crees que lo deben contratar a usted y a no a otro?

La respuesta a este cuestionamiento no sólo se debe limitar a un trasfondo de experiencia laboral y de conocimientos técnicos, pues esa información no hace diferente a un candidato de otro, aquí lo idóneo es responder desde la perspectiva de las actitudes. 

A los empleadores les agrada escuchar ejemplos orientados al compromiso, la adaptación al cambio, respuesta ante la presión, qué hizo frente a una crisis en sus anteriores empleos, entre otros comportamientos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.