Cuatro razones para no tener de amigos a sus colegas de trabajo

Aunque son las personas con las que más nos relacionamos a diario, tener una amistad cercana con los compañeros de trabajo no es una idea inteligente ni estratégica. Le explicamos por qué.

El contacto constante puede llevar a que usted quiera conocer mejor a su compañero, pero debe tener cuidado que esta relación no se le convierta en pesadilla. El contacto constante puede llevar a que usted quiera conocer mejor a su compañero, pero debe tener cuidado que esta relación no se le convierta en pesadilla.
Salir a tomar unos tragos con los compañeros de trabajo fuera del horario laboral no es un gran problema, pero dejar que su jefe, o el director de un área de la empresa para la que trabaja sepa detalles de su vida personal, no es un movimiento muy sabio.

Conozca algunas razones, que de seguro le mostrarán que ser amigo íntimo de cualquier compañero de trabajo no es una muy buena idea:

1. Mal parado
Dejar que sus compañeros de trabajo conozcan sus secretos, temores e incluso algunas de sus prácticas más privadas puede ser contraproducente, pues en ocasiones esta información se puede filtrar en su ámbito laboral y puede perjudicar su imagen. Incluso, sin alguna mala intención sus compañeros pueden ‘bromear’ sobre algunos de estos aspectos, lo que abriría su vida personal a las demás personas que trabajan con usted, y a las cuales usted no les ha dado el permiso de conocer esta parte de su vida. Esto, sin considerar el comportamiento que tengan sus compañeros en las redes sociales, las cuales hoy en día son verificadas, en muchas oportunidades por las mismas empresas.

2. Una cosa es en la oficina, otra fuera
El contacto constante puede llevar a que usted quiera conocer mejor a su compañero, pero ¿qué pasaría si descubre que, fuera de la oficina, el personaje que le agrada tanto en el ámbito laboral es demasiado loco o aburrido para ser su amigo? Muy seguramente esto destruiría el concepto que usted inicialmente se formó de esta persona y lo lleve a tratarlo diferente o a no tratarlo en la oficina, algo que sin duda entorpecería la dinámica laboral.

3. Dependencia
Existen niveles de amistad que pueden llegar a ser dependientes, ya sea porque se lleven muy bien o porque es el carácter de la persona. Ya ha pasado en algunos casos, que existen compañeros de trabajo tan amigos que además de permanecer juntos todo el tiempo, empiezan a solicitar la ayuda laboral del otro, por lo que usted no sólo estaría asumiendo sus cargas laborales, sino trabajando de asesor o asistente de su compañero. Piénselo bien, porque aunque es importante realizar una labor colaborativa en la compañía, revisar las presentaciones del amigo/colega, o ayudarle con ideas en la realización de sus estrategias pueden desgastarlo más de lo que piensa.

4. Todo trabajo
Bueno, si bien usted y su nuevo amigo tienen en común el entorno laboral, suele suceder que esto es lo único que los une, por lo que puede volverse monotemático y empezar a trasladar sus preocupaciones, inconformidades e ideas a un espacio fuera de la oficina. Lo cual no está mal hacerlo de vez en cuando, pero al estar con esta persona, puede llevarlo a realizar esto todo el tiempo. ¿En realidad quiere seguir metido en los asuntos de la oficina todo el tiempo? De seguro que aburrirá a quienes lo rodeen. Así que piénselo y si no le gusta esta versión de usted, empiece a buscar nuevos buenos amigos en otra parte.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.