Doce mitos “desbaratados” sobre empresas exitosas

Con el paso del tiempo se han creado una serie de mitos sobre los principios de las empresas exitosas. Sin embargo, muchos de ellos no son del todo ciertos.

Una compañía visionaria es la admirada por todos sus colegas. Foto Corbis. Una compañía visionaria es la admirada por todos sus colegas. Foto Corbis.
¿Qué se necesita para tener una empresa exitosa?, ¿Cuáles son los principios de las compañías que triunfan? ¿Qué se requiere para tener éxito? Estas son algunas de las preguntas que se vienen a la mente cuando se quiere ser emprendedor.

Muy seguramente ha escuchado respuestas a estas preguntas que parecen tener mucha coherencia con el éxito que han logrado estas entidades. Sin embargo, puede que muchas de éstas no estén totalmente en lo cierto.

En el libro “Empresas que Perduran”, los autores James C. Collins y Jerry Porras, estudiaron varias compañías visionarias entre las cuales están: Ford, Wal-Mart, Walt Disney, 3M, Johnson & Johnson, Merck, Motorola, Sony, General Electric, Hewlett Packard, entre otras.

Para los expertos, una compañía visionaria es la admirada por todos sus colegas y que tienen la larga tradición de haber ejercido una influencia significativa en el mundo que las rodea. Son aquellas que prosperan durante largos periodos de tiempo.

Del análisis realizado por los autores, encontraron estos mitos sobre las empresas que seguramente le serán muy útiles, así su idea no sea ser emprendedor:

1. Se necesita una gran idea para empezar una gran compañía

Empezar una compañía con una “gran idea” podría ser una mala idea. Pocas compañías visionarias empezaron con grandes ideas. De hecho, algunas comenzaron como un fracaso.

2. Las compañías visionarias necesitan grandes líderes visionarios y carismáticos

Un líder carismático visionario no se necesita en absoluto para una compañía visionaria. Por el contrario, puede ser perjudicial para sus perspectivas a largo plazo.

3. Las compañías de mayor éxito existen principalmente y ante todo para maximizar utilidades

Al contrario de lo que sostiene la doctrina de las facultades de administración de negocios, maximizar la riqueza de los accionistas o maximizar utilidades no ha sido la fuerza impulsadora dominante ni el objetivo primario en la historia de las compañías visionarias. Estas persiguen un grupo de objetivos, de los cuales hacer dinero es solo uno, y no necesariamente el principal.

El objetivo va más allá de ganar de dinero.

4. Las compañías visionarias comparten un subconjunto común de valores básicos “correctos”

No hay ningún conjunto “correcto” de valores básicos para ser una compañía visionaria. Dos compañías pueden tener ideología radicalmente distinta y, sin embargo, ser ambas visionarias.

5. Lo único constante es el cambio

Una compañía visionaria preserva casi religiosamente su ideología básica, y es muy raro que la cambie. Los valores básicos de la compañía constituyen un fundamento sólido como una roca, y no fluctúan al azar junto con las tendencias y las modas del día.

6. Las mejores compañías son muy prudentes

Las compañías visionarias pueden parecerles cautelosas y conservadoras a los de fuera, pero no temen comprometerse con grandes metas. Tal como escalar una gran montaña o viajar a la Luna, estas metas pueden ser amedantradoras, y tal vez arriesgadas, pero la aventura, le emoción y el reto que entrañan estimulan a la gente, la ponen en movimiento y crean un inmenso impulso de avance.

7. Las compañías visionarias son un magnifico lugar para trabajar, para todo el mundo

Solo quienes “concuerdan” sumamente bien con la ideología básica y con las exigentes normas de una compañía visionaria encontraran que ella es un gran lugar para trabajar.

8. Las compañías de gran éxito logran sus mayores aciertos en virtud de una planificación estratégica brillante y compleja

Las compañías visionarias logran algunos de sus mejores aciertos mediante experimentación, ensayos y errores, oportunismo y puro accidente. Lo que retrospectivamente parece brillante previsión y pre planificación fue a menudo resultado de “ensayar un montón de cosas y conservar lo que funciona”.

9. Las compañías deben contratar por fuera presidentes a fin de estimular el cambio fundamental

La gerencia formada en casa es la regla en las compañías visionarias. Una y otra vez han vuelto trizas la idea convencional de que cambio significativo e ideas frescas no pueden venir de los que están dentro.

10. Las compañías de mayor éxito se concentran principalmente en superar a la competencia

Las compañías visionarias se concentran principalmente en superarse a si mismas. El éxito y el superar a la competencia vienen no tanto como la meta final sino como resultado residual de plantearse constantemente la pregunta: “¿Como podemos mejorarnos a nosotros mismos para hacer mejor mañana lo que hicimos hoy?”

11. No se puede oír misa y andar en la procesión

Las compañías visionarias no se mortifican con la “tiranía de la disyuntiva”, o sea la idea puramente racional de que uno puede tener, o bien A, o bien B, pero no ambas cosas a la vez.

Rechazan tener que elegir entre estabilidad o progreso; entre culturas como cultos o autonomía individual; entre gerentes formados en casa o cambio fundamental; entre prácticas conservadoras o grandes metas audaces; entre hacer dinero o vivir de acuerdo con valores y propósito.

12. Las compañías se vuelven visionarias principalmente por hacer una “declaración de visión”

Las compañías visionarias han llegado a la posición en que están no tanto porque hicieran declaraciones de visión (aun cuando si las hicieron). Tampoco han llegado a ser grandes por haber redactado algunas de las declaraciones de visión, valores, propósito misión o aspiración que se han hecho populares en administración.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.