Dopaje laboral: ¿medicamentos para rendir más?

Muchas personas consumen medicamentos para mejorar su rendimiento en el trabajo con el paradójico resultado de un incremento en los niveles de ausentismo por enfermedad. La UE considera que es hora de intervenir.

El problema es que los estimulantes pueden causar dolores de cabeza y náuseas, dañar diversos órganos y causar adicción. El problema es que los estimulantes pueden causar dolores de cabeza y náuseas, dañar diversos órganos y causar adicción.
;
DW
Antes de morir trabajó presuntamente tres noches seguidas sin dormir. El cuerpo de Moritz E. fue encontrado sin vida en la ducha de su cuarto de hotel en Londres. Tenía 21 años cuando murió. Según la prensa, el aprendiz de un banco de inversión sufría de epilepsia y trabajó más de lo que debía. Casos como este ponen en estado de alerta a la Comisión Europea en Bruselas. Los jóvenes no deben ser explotados sólo con el fin de que las empresas incrementen sus beneficios, dice la parlamentaria europea por el Partido Socialdemócrata alemán, Jutta Steinruck.

Crece ausentismo por enfermedad

La compañía de seguros de salud alemana AOK presentó hace unos días su informe 2013. Según la publicación ha crecido el número de alemanes que ingieren drogas para mejorar el rendimiento y cumplir correctamente las tareas en el trabajo. "Para hacer frente al estrés laboral, cerca de un cinco por ciento de los trabajadores alemanes ingirieron en los últimos doce meses drogas psicotrópicas o anfetaminas", explica el vicedirector del Instituto Científico de la AOK (WiDO), Helmut Schröder, a Deutsche Welle. Son especialmente los empleados más jóvenes los que tienden a tomar estimulantes para mantener sus niveles de eficiencia. Los remedios ayudan a combatir la fatiga y la falta de concentración. Entre los menores de 30 años uno de cada doce está afectado.

El problema es que los estimulantes pueden causar dolores de cabeza y náuseas, dañar diversos órganos y causar adicción. Entre el 2002 y 2012 el ausentismo por días de incapacidad por ingesta de sustancias adictivas aumentó un 17 por ciento.

Presión en países industrializados

Este problema no solo afecta a Alemania, sino a todos los países industrializados, diceJutta Steinruck. Incluso ya durante el periodo universitario y antes, muchos sucumben a la tentación de consumir agentes potenciadores. "En el caso de Estados Unidos, por ejemplo, el 25 por ciento de los estudiantes universitarios utilizan este tipo de dopaje". En Alemania se habla del cinco por ciento. "Esa es una señal de advertencia de que los jóvenes se sienten presionados", dice Steinruck.

"Un alto nivel de estrés y una carga de trabajo desmedida pueden desencadenar crisis y causar adicción", sostiene la Federación de Sindicatos Alemana (DGB). Especialmente los empleados con un alto sentido del deber tienden a ser víctimas de depresiones y adiciones, explica Helmut Schröder, del Instituto WiDO. Están más nerviosos y consumen con mayor frecuencia pastillas y alcohol. "Los empresarios deben ayudarles a protegerse de sí mismos", sostiene Schröder.

Responsabilidad empresarial y política


La DGB subraya que los empresarios tienen la responsabilidad de cuidar a sus empleados: "Establecer condiciones de trabajo adecuadas es la mejor prevención para evitar el consumo de drogas de rendimiento.” El fuerte aumento de adicciones en Alemania evidencia la importancia de salarios justos, buena organización laboral y un trabajo seguro.

A la parlamentaria Steinruck no le queda duda de que la política también debe actuar. Es importante impedir el acceso a las sustancias dopantes. "Debemos dificultar el acceso a estas sustancias y reducir el número de medicamentos que pueden comprarse libremente vía Internet". Pero lo más importante es la prevención, para lo cual se requiere de un control regulador de horarios laborales y el pago de salarios que permitan vivir a la gente.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.