¿Los colombianos practican libremente su religión en el trabajo?

Un 10 % ha tenido diferencias con sus compañeros de trabajo a la hora de hablar de religión, mientras un 3 % prefiere evitar hablar del tema con su jefe.

En el estudio, participaron cerca de 1.200 personas en las principales ciudades del país. En el estudio, participaron cerca de 1.200 personas en las principales ciudades del país.
El respeto a la Constitución Política y la garantía del derecho fundamental a la libertad religiosa y de culto en Colombia, se ve reflejada en la más reciente encuesta realizada por Universia y Trabajando.com, donde se evidenció que el 90 % de los encuestados tiene la libertad de expresar y/o practicar su religión en su ambiente laboral.

En el estudio, participaron cerca de 1.200 personas en las principales ciudades del país.

Es evidente, que el papel de la religión es un tema fundamental en el proceso de construcción de una sociedad, y que influye en la familia, el trabajo, la economía y la política del país.

Ante la pregunta. ¿Practicas alguna religión? El 65% de los encuestados respondió positivamente, mientras el 35 % de indicó no hacerlo.

Según la encuesta, el catolicismo es la religión con más seguidores con un 57 %, seguido de la cristiana evangélica con un 31 %, la musulmana con un 4 % y con el mismo porcentaje, 1 %, se ubican la religión judía, mormona y musulmana. El 5 % afirmó profesar una religión diferente a las anteriormente señaladas.

A las personas que practican alguna religión les preguntamos si cuentan con la libertad de culto en su trabajo, ante tal pregunta, el 90 % afirmó poder expresar y/o practicar su creencia religiosa, mientras solo un 10 % respondió no poder ejercer este derecho. Según Ruth Polchlopek, Gerente General de Universia Colombia, “la religión es como la política, cada quien es libre de ejercerla como quiera, sin embargo, el único requisito es que no interfiera en la vida laboral”.

Consultamos a los colombianos si de su salario asignan un capital para apoyar sus creencias religiosas, a lo cual el 51 % respondió que si realiza algún aporte, por el contrario, el 49 % señaló no destinar ningún dinero para este efecto. Frente al valor designado mensualmente por cada persona, se definieron los siguientes porcentajes: un 58 % destina más de $50.000, el 28 % aporta entre $50.001 y $100.000, 10 % entre $100.001 y $300.000, seguido por un 3 % entre un $300.001 y $1.000.000 y finalmente, el 1 % destina más de $1.00.000.

Finalmente, preguntamos a los participantes del estudio si cuando hablan de religión en su trabajo han tenido inconvenientes laborales con sus compañeros. El 85 % manifestó que no ha tenido problemas al respecto, porque prefiere evitar comentarios en el ambiente de trabajo sobre sus creencias religiosas, un 10 % si ha tenido diferencias con sus compañeros al hablar del tema religioso, el 3 % prefiere no tocar el tema con su jefe directo para evitar discusiones, y el 2 % restante, perdió su trabajo por defender su religión.

Ricardo Garcés, Country Manager de Trabajando.com aseguró que “lo recomendable para mantener un ambiente sano de trabajo, es separar claramente el tema de la religión de los asuntos referentes a las labores del día a día, permitiendo desde luego, que los funcionarios puedan profesar sus creencias religiosas sin llegar a afectar su proactividad y desempeño”.




¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.