El secreto de la primera ingeniera de Facebook

Cuando Ruchi Sanghvi llegó a la oficina de Facebook en California para una entrevista de trabajo en 2005, se encontró con un anuncio afuera diciendo: "Buscamos ingenieros".

"Cuando empecé en Facebook, sólo contaba con 20 personas": Ruchi Sanghvi "Cuando empecé en Facebook, sólo contaba con 20 personas": Ruchi Sanghvi
;
BBC
El lugar se encontraba encima de un restaurante chino en el centro de Palo Alto. Era un lugar de aspecto modesto, lleno de ingenieros con aspecto torpe, sofás negros, lámparas de lava y paredes cubiertas de murales y carteles de películas.

A principios de ese año, la experta en informática de la Universidad Carnegie Mellon había huido de un trabajo en un banco de Wall Street después de tres semanas. "Me entró el pánico. Quería estar en un negocio relacionado con mis habilidades principales", dice.

Había volado a California y se había entrevistado con la compañía de software Oracle cuando un amigo le habló de Facebook.

"Yo no sabía mucho acerca de ellos. Ni siquiera sabía que se habían mudado a California. Pensé que todavía estaban en Boston trabajando fuera de los dormitorios de Harvard ", dice con ironía.

Cultura de patineta
Estamos sentados en la oficina de Dropbox en el centro de San Francisco, donde Sanghvi, de 31 años, trabaja como vicepresidente de operaciones.

Los empleados de la empresa se desplazan por los corredores en patines, algunos se toman un respiro para jugar al billar y videojuegos, y una sala de música está preparada para un concurso de karaoke.

Pero, por el momento, estamos hablando sobre cómo Sanghvi consiguió el trabajo en Facebook y se convirtió en la primera mujer en desempeñar un cargo de ingeniería en esa firma.

"Cuando empecé en Facebook, sólo contaba con 20 personas. Lo vi crecer hasta que alcanzó el millar de empleados y también vi como de cinco millones de usuarios pasaba a tener más de mil millones. Lo he visto evolucionar de un servicio para estudiantes universitarios a uno que abarca todo el mundo", dice Sanghvi.

"Fue muy caótico, pero fue una experiencia maravillosa. Aprendí todo lo que se allí".

En Facebook, fue parte del equipo que desarrolló el muro.

¿Cómo era ser la primera ingeniera de Facebook?, le pregunto.

Sanghvi contesta que estaba acostumbrada a estar en minoría: en la escuela de ingeniería, era una de las cinco mujeres estudiantes en una clase de 150.
Pero en Facebook floreció.

"Había que ser obstinado, había que asegurarse de que se escuchara tu punto de vista, había que hacer preguntas. A veces la gente decía que eras estúpida y empezabas de nuevo", dice ella .

"Pero era, en general, una meritocracia. Tenía uno de los mejores ambientes de aprendizaje".

Facebook también fue donde conoció a su futuro marido, el primer ingeniero indio que la compañía contrató.

Le pregunto por una anécdota sobre Mark Zuckerberg, uno de los fundadores y director ejecutivo. Ella frunce el ceño, piensa y dice que no le gusta hablar sobre Zuckerberg. Luego cede.

Es una historia acerca de cómo el lanzamiento del muro enfureció a los usuarios, lo que por poco resulta en su cancelación.

"Teníamos menos de 10 millones de usuarios cuando se inauguró el muro. Mark estaba en una conferencia de prensa haciendo el anuncio y más de un millón de usuarios comenzaron a protestar en contra", dice .

El año pasado, Sanghvi habló sobre el momento con gran detalle.

"Se habían formado grupos con nombres como 'Odio Facebook' y 'Ruchi es el diablo'". Había personas acampando fuera de nuestra oficina y manifestándose. Pero nos dimos cuenta que los mismos que lo odiaban usaban el muro para difundir su mensaje", aseguró entonces.

Pero Mark Zuckerberg se mantuvo en sus trece, me dice Sanghvi.

"Por lo general, en cualquier otra compañía si el 10 % de los usuarios decide boicotear un producto, obviamente, hay que revertir los cambios, o hacer algo al respecto. Pero Mark fue muy firme en su visión sobre el potencial del muro".

Cuando Sanghvi dejó Facebook en 2010 para iniciar su propia compañía, la red social contaba con más de 1.500 empleados y más de 500 millones de usuarios.

Como una joven que creció en la ciudad industrial de Pune, en India, siempre soñó con hacerse cargo de su negocio familiar.

Su padre, un empresario de segunda generación, dirige una empresa de ingeniería pesada. Su abuelo tenía un negocio de acero inoxidable. "Somos una familia de empresarios", dice.

Pero ahora, ella estaba en Estados Unidos después de haber estudiado informática y trabajar en Facebook.

Así que siguió adelante y en 2010 creó su propia compañía, Cove, con su marido. Allí, con la ayuda de un equipo de ingenieros, crearon "software de colaboración" para comunidades y redes.

"El viaje de empleado a empresario fue complejo y exigente para una inmigrante como yo", dice Sanghvi, que ha estado presionando a las autoridades estadounidenses para aliviar las leyes de inmigración.

"Cuando empecé Cove, hablé con tres abogados de inmigración que me dieron un largo listado de cosas que hacer antes de que mi empresa fuera capaz de contratar inmigrantes. "

Funciones diversas

Dos años más tarde, en febrero de 2012, Cove fue comprada por Dropbox.
En esa empresa de seis años de edad, con más de 175 millones de usuarios, Sanghvi tiene diversas funciones. Ella dirige la contratación. "Sólo gente extraordinaria puede crear grandes productos". También se ocupa del mercadeoo y la comunicación.

Le pregunto si tiene planes de hacer algo en India.

"Me encantaría hacer algo si fuera más fácil hacerlo. Es difícil hacer cosas interesantes en la India. Hay un montón de problemas y obstáculos, cosas simples como una buena línea de internet en la oficina", dice.

"No parece tan fácil como Silicon Valley donde se tiene una idea que simplemente puedes ejecutar con el trabajo duro. Pero admiro la gente que está haciendo cosas en India. Se requiere una gran cantidad de determinación".

"En realidad, creo que lo he tenido bastante fácil aquí en Estados Unidos", añade con una sonrisa para luego deslizarse en patineta hacía su próxima reunión.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.