Encontrarle sentido al trabajo, ¿cómo lo hacen?

Una de las claves para ser feliz es amar lo que hace y que su profesión se convierta en esa pasión que lo mueva a levantarse todos los días.

Ingimage Ingimage

No hay nada más gratificante que saber que usted está haciendo, día a día, algo que realmente le gusta hacer, que siente pasión por ello y que, aunque hay condiciones que importan como el salario y los recursos disponibles, usted se jacte de decir “amo lo que hago”. Claro, todo también puede tener sus etapas y luego de obtener su título puede que se dé cuenta que lo que pensaba de su profesión no es del todo real.

Pero cuando usted tiene ese ingrediente motivante, siempre encontrará una razón para volver a retomar el camino y sentirse satisfecho tanto con lo que hace como con usted mismo y las habilidades que puede poner en práctica cuando ejerce sus responsabilidades.

Bueno, muchas veces también sucede que usted ama su profesión pero que, exactamente el cargo que tiene o las tareas que realiza no son, precisamente, lo que quería. Entonces, ¿cómo encontrarle sentido al trabajo?

FP le recomienda “Los 4 mitos sobre la felicidad que no debería creer”.

Muchas personas se quedan en su empleo simplemente porque necesitan el sueldo pero no porque realmente se sientan felices y satisfechos donde están y eso puede verse en cosas tan sencillas como cuando describen sus rutinas diarias, las descripciones de su trabajo y las relaciones con los compañeros. Así, considere las siguientes claves de Business Insider, The Muse y Lifehack para tener en cuenta:

  • No lo dé por sentado

Sucede como todo en la vida. Muchas veces las personas “no saben lo que tienen hasta que lo pierden” y solamente hasta cuando dejan de trabajar en el sitio en el que están, valoran lo que tenían. Recuerde que detrás suyo hay una gran línea de profesionales que también están buscando una oportunidad como la que usted tiene.

Aunque suene algo tonto, simplemente compare su situación con la de un desempleado o con la de una persona que no tiene contrato o está por prestación de servicios. Esto puede ser un aliciente, pero es el primer paso que debe asumir y sumarle los siguientes tips que le vamos a dar.

Lea también “Los 8 sencillos tips para ser feliz en el trabajo”.

  • ¿Por qué trabaja?

Un propósito sin significado no es un propósito. La idea es encontrar el trasfondo y tener una especie de “ancla” que le ayude a determinar realmente por qué trabaja en lo que trabaja, qué es lo que eso le aporta a su vida personal (y profesional). Para hacerlo, deberá tomarse el tiempo necesario y buscar ese valor fundamental que hace que su trabajo sea realmente significativo para usted o para los demás.

Por ejemplo, mientras un profesor se siente realmente motivado al ver cuando un niño aprende a leer, un médico siente lo mismo cada vez que un paciente le agradece por salvar la vida y permitirle conocer a los hijos de sus hijos. Este tipo de motivaciones ancla son de las más importantes para su vida profesional.

  • Cámbiele el día a alguien

A veces esto es lo único que basta para tener esas pequeñas dosis que hacen de un día gris, uno un poco más soleado. Las relaciones personales y, en general, el ambiente laboral, puede constituirse en uno de los aspectos fundamentales que hacen que una persona quiera o no su trabajo. Incluso, sentir el apoyo de las demás personas también puede generar un cambio positivo en usted.

Así, cada vez que se reúna con personas o compañeros de trabajo busque hacer sólidas esas relaciones y ofrecerle a ellos también ese factor para sentirse bien durante una jornada laboral.

  • ¿A qué le da valor?

Cuando usted simplemente se dedica a hacer exclusivamente las labores que le fueron asignadas, su trabajo poco a poco se convertirá en una rutina y una monotonía que lo llevarán a hacer perder el interés. En Business Insider exponen cómo un simple hecho de querer cambiar una actividad de su día a día y hacerla a su propio modo o buscando otras alternativas, podrá generar una modificación en su conducta y en su percepción.

Esto no implica que “haga algo por lo que no le van a pagar”, sino que siga haciendo lo mismo pero cada día buscando una forma de hacerlo distinto, quizá de forma más productiva o que genere un impacto también en sus compañeros.

A la vez, esto es que usted no tiene que esperar que su jefe le asigne nuevas funciones, sino que asuma el reto personal de hacer de su trabajo algo más significativo.

Lea también “La felicidad laboral en tres pasos según Google”.

  • El impacto

Uno de los últimos pasos es considerar cuál está siendo su aporte en su trabajo, en su comunidad y, en general, en el mundo, por lo que está haciendo. Sabemos que no significa que vayan a darle un premio Nobel, pero sí es considerar cómo lo que está haciendo cambia su entorno, ya sea porque satisface las necesidades de alguien, porque está enseñando algo o porque simplemente aporta a la calidad de vida de los demás. Busque ese pequeño detalle que es lo que hará que usted sea recordado en su actual lugar de trabajo.

  • Actitud

Aunque de último no por ello menos importante, tiene que considerar que cuando usted empieza a ver las situaciones desde otra perspectiva, todo puede cambiar. Esto no sólo implica los pensamientos, sino también los comentarios y los gestos físicos que puede hacer cuando habla de su trabajo. Note en usted cuántas veces habla mal de él e intente quedarse callado cuando lo haga, luego piense algo positivo y bueno. Haga este ejercicio día a día, lo que lo llevará a ser más agradecido con las oportunidades que tiene.

Quizás le interese “Los trabajos más felices y más odiados del mundo”

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.