Estudiar y trabajar al mismo tiempo

Quizá ya pensando en los propósitos del próximo año usted considere que es hora de volver a estudiar para mejorar su hoja de vida. ¿Cómo llevar el reto, sin tener que renunciar?

Ingimage Ingimage

Dependiendo de las condiciones que usted haya tenido en su vida, sabe que estudiar puede convertirse en ese factor fundamental diferencial que lo ayude a tener una mejor calidad de vida y es algo que, por lo general, lo inculcan los padres a sus hijos desde pequeños. Claro está que de aquí también hay una serie de factores que analizar porque a veces la situación no es tan fácil.

Mientras hay jóvenes que tienen la opción de estudiar en una universidad apoyados por sus padres, hay otros que deben buscar trabajo para pagarse sus estudios; lo que puede complicar el rendimiento de la persona y no obtener los mejores resultados. No obstante, estudiar, siempre es un esfuerzo que puede llegar a valer la pena.

Incluso, una vez termina su carrera y a medida que avanza profesionalmente, puede darse cuenta que contar con un título adicional de posgrado le puede llegar a representar un importante ascenso, aumento de sueldo o la posibilidad de acceder a mejores oportunidades laborales.

Recientemente la ministra de educación, Gina Parody publicó los resultados del Observatorio Laboral para la Educación, evento en el que señaló que “la tendencia nos muestra que los estudiantes que reciben mayor formación académica, pueden tener más oportunidades de empleo y con una mejor remuneración, es así como cerca del 93% de los recién egresados de programas de posgrado tienen vinculación laboral formal, 15.4 puntos porcentuales por encima de la tasa de vinculación de los recién egresados del nivel de pregrado”.

FP le recomienda “Cómo volver a la universidad después de los 40”.

Es así como se puede ver que, entre más estudios, no sólo hay una mayor probabilidad de enganche laboral sino también de mejor salario:

 

 Fuente: Ministerio de Educación

¿Qué pensar antes?

Quizá con esto ya se haya motivado a considerar opciones para estudiar el próximo año una especialización o una maestría. Pero cuando se pone a ver la intensidad horaria de los programas y los costos, puede que el entusiasmo disminuya un poco. Es por eso que es necesario hacer un análisis exhaustivo con el fin de determinar si realmente cuenta con las condiciones para lograrlo porque, de lo contrario, sería una pérdida de productividad en su trabajo y de dinero en el estudio.

Y es que según el mismo estudio del ministerio, el 36,7% de los recién graduados planean adelantar estudios de posgrado. No obstante, respóndase primero:

  • ¿Cuento con el apoyo de mi empresa para estudiar?
  • ¿Tengo la salud y la disposición suficiente para estudiar, luego de una larga jornada laboral?
  • ¿Estoy dispuesto a sacrificar mis momentos de ocio y eventos sociales para cambiarlos por jornadas de estudio?
  • ¿Soy consciente del esfuerzo económico que tendré que hacer para pagar estos estudios?
  • Cuando se presente un problema en la oficina, ¿seré capaz de sacrificar mi estudio? (¿o viceversa?)
  • ¿Respetaré los tiempos adecuados e indicados, por separado, del trabajo y del estudio?
  • ¿Tengo la opción de cuidar de mi salud mientras estudio y trabajo, comiendo a horas adecuadas, asistiendo a citas médicas y durmiendo lo suficiente?
  • ¿Cuento con el apoyo de mi familia y de mis hijos?
  • ¿Cómo pagaré los estudios? ¿Por cuánto tiempo me endeudaré?
  • ¿Vale la pena el estudio que voy a hacer para recibir un mejor salario o será sólo por placer?

Una vez dé respuesta a cada una de estas preguntas y sean satisfactorias, podrá considerar seguir el siguiente paso para afrontar el reto de estudiar y trabajar al mismo tiempo.

Quizás le interese “Diez errores que cometen los colombianos que quieren estudiar en el exterior”.

¿Cuál escoger?

En cuanto a modalidades, puede que una opción de estudio presencial sea un poco más complicada para una persona que tiene grandes responsabilidades en su trabajo o quizás, simplemente por metodología de estudio, prefiera este método. Haga este quiz para saberlo.

Jhon Crissien, decano de la Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Financieras de la Fundación Universitaria del Área Andina señala que, para esto, debe tener en cuenta:

  • El tiempo que dispone como libre y que quiera dedicarle al momento de estudio, teniendo en cuenta la modalidad y el trabajo extra.
  • Planeación: conocer exactamente cuánto debe estudiar, la cantidad de créditos, ver el sílabo de las materias, los libros que va a leer y los profesores que van a dictar las clases, para saber el camino que va a darle a ese estudio.
  • Preparación de los espacios y de los materiales (textos) así como las herramientas que necesite (conexión a internet, tableta, computador, etc.)

El reto

Le advertimos que no será nada fácil y quizá para aquellos que ya iniciaron con este reto y ahora están en vacaciones, puede que estén “a punto de tirar la toalla”; pero tenga en cuenta que lo peor que usted puede hacer es abandonar sus estudios porque no sólo tendrá una deuda igual que pagar, sino que el sentimiento de frustración, a futuro, puede ser mayor.

Según Álvaro Carrizosa, Rector de Uniempresarial, “tener la oportunidad de trabajar y estudiar al mismo tiempo, el estudiante fortalece constantemente su aprendizaje, lo que le permite conocer desde la academia cómo funciona el mundo laboral y a su vez, aumentar las probabilidades de conseguir mejores oportunidades de trabajo para un futuro cercano, incrementando también la creación de vínculos y la red de contactos profesionales, importante para la trayectoria laboral”.

Así, aquí le dejamos algunas claves para que tenga en cuenta y pueda poner en práctica ya cuando se haya decidido finalmente:

  • Planear tiempo

Esta será la base fundamental para tener o no éxito en su propósito de estudiar. Según el experto Crissien, esto implica que usted sea consciente de sus limitaciones y de sus actuales condiciones con el fin de que le dedique total concentración a sus estudios. Incluso, si se trata de una modalidad virtual, que es mucho más exigente, “definir un espacio y un momento del día o de la noche, donde todo el mundo sepa que usted está en clase, de tal forma que no pueda ser interrumpido, tal cual como un salón de clases de forma presencial”, señala el experto.

Tenga en cuenta también los tiempos de desplazamiento que puede llegar a tener así como las horas que le dedicará a la lectura, a la preparación de clases, de trabajo, entre otros.

  • Priorice

Esto simplemente es tener conciencia de qué es lo más urgente, según tiempos y ‘peso’ en su agenda, según sus objetivos. Para ello, Lifehack recuerda la importancia del compromiso que usted asume una vez decide estudiar y cómo deberá ir a su casa más rápidamente con el fin de hacerlo, limitar sus actividades libres, organizar sus fines de semana y hacer sacrificios en tiempo que podría dedicar a unas cosas para hacerlo por otras.

A la vez, es importante que usted tenga una agenda ya sea desde su celular o en un lugar visible en su oficina con un calendario y las entregas correspondientes de los trabajos, los proyectos y los parciales que deberá presentar durante el semestre.

  • Divida la lectura

Incluso, recién usted obtiene los materiales con los que va a trabajar durante el semestre, es necesario que organice un cronograma con tiempos de lectura que le permitan estar al día con la clase y con los contenidos. Dependiendo de sus hábitos, considere leer las páginas que le queden cómodas o con las que se sienta tranquilo, para leer a diario. Recuerde que es más fácil leer de a pocos durante unas horas diarias, que leer todo durante un solo día.

Sin duda, la lectura será una de las actividades fundamentales que tendrá que hacer una vez decida retomar sus estudios, así que también debe prepararse para ello.

  • Concéntrese

Revise los contenidos de vez en cuando. Una de las estrategias de estudio más usadas y más útiles es que una vez usted llegue a su casa o termine una unidad de estudio, le eche una revisada y se ponga a prueba. Esto le ayudará a retener mejor la información y a evitar que tenga que estudiar todos los contenidos una noche antes del parcial o de la exposición, impidiendo que retenga la información que realmente debe.

"No doy más"

En ocasiones suele suceder, mucho más común cuando se está a la mitad de los estudios y surge esa crisis en la que se siente totalmente cansado, desmotivado y que no puede seguir más. No se preocupe, usted no es el único que puede vivir esa situación, de hecho, es muy común.

Para ello, “debe sentarse a planear su proyecto de vida: qué beneficios tiene realmente estudiar. Replantee si quiere continuar la carrera o no, según ese proyecto de vida. Ahora, si la universidad donde arrancó es la que efectivamente sea para usted. También podrá contar apoyo con bienestar estudiantil, donde podrá buscar acompañamiento, en caso de que necesite ayuda y vuelva a arrancar”, aconsejó el experto Jhon Crissien, decano de la Facultad de Ciencias Administrativas, Económicas y Financieras de la Fundación Universitaria del Área Andina.

No se pierda “Estudiar en el exterior, ¿mejor calidad y mejores precios?”.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.