¿Guerra de sexos en el trabajo?

Tanto hombres como mujeres tienen tendencias a comportarse de manera distinta en sociedad. ¿Estas diferencias pueden afectar el ámbito laboral?

No hay ninguna demostración fundamentada que concluya que la mayor presencia de un determinado género en una compañía sea la causa de los conflictos dentro de una organización.  Foto Corbis. No hay ninguna demostración fundamentada que concluya que la mayor presencia de un determinado género en una compañía sea la causa de los conflictos dentro de una organización. Foto Corbis.

¿Qué pasa cuando en la oficina son más las mujeres que los hombres o viceversa? Algunos consideran que la mayor presencia de un género en el trabajo (especialmente cuando son mujeres) puede dificultar las relaciones laborales.

Pero, ¿Qué tan cierto es esto? finanzaspersonales.co consultó dos expertos en el tema quienes explicaron que esto es más un mito que una realidad. 

Para la profesora de la Facultad de Psicología de la Universidad de la Sabana, María Claudia Peralta, los estudios demuestran que entre mayor sea la diversidad en una cultura, la productividad y el desarrollo empresarial presentan mejores comportamientos debido a que existen diferentes puntos de vista.

Por esto, conservar el equilibrio entre los dos géneros es sano tanto en cargos directivos como operativos. “Incluso cuando se trata de fábricas, donde la mayoría de los empleos requieren fuerza y contratan hombres, se aconseja emplear mujeres para contar con una visión distinta”, señaló Peralta.

Sin embargo, no hay ninguna demostración fundamentada que concluya que la mayor presencia de un determinado género en una compañía sea la causa de los conflictos dentro de una organización.

En este sentido, el profesor de la Escuela de Administración de la Universidad del Rosario, Francisco Cubillos, señala que actualmente ambos sexos están calificados para asumir cualquier cargo.

“Lo importante es que se tengan reglas de juego claras para evitar inconvenientes. Si la cultura de la organización está bien establecida, la mayor presencia de hombres o de mujeres en un departamento de empresa no debe afectar el ambiente laboral, ni la productividad”, indicó el catedrático.

De acuerdo con el experto, en Colombia aún existe cierta cultura machista que de entrada pone una barrera en algunas organizaciones para las mujeres.

Similar percepción tiene Peralta, quien manifiesta que existe una mayor exigencia para el género femenino cuando ocupa cargos superiores. “Un jefe puede tratar mal a sus empleados y muchas veces esto se ve normal o simplemente se escuda diciendo que es su forma de ser, pero si una jefa hace lo mismo, la mayoría dice: es que las mujeres son muy complicadas. Entonces sí hay una presión para el género femenino”, manifestó.

Cultura Empresarial

La cultura empresarial es la clave de todo puesto que determina los comportamientos que tienen tanto sus directivos como sus trabajadores.

En realidad es aquí donde se establece el ambiente laboral de una empresa y las reglas de juego que tendrán los miembros de ésta.

Por tanto, si una organización permite la agresividad, los rumores, los maltratos o limita las expresiones en un conflicto, esto se verá reflejado en su cultura. En contraste, si difunde el respecto, la colaboración, facilita la comunicación, esto se reflejará en el ambiente laboral.  

El antropólogo y escritor holandés, Gerard Hendrik Hofstede, quien se ha destacado en el campo de las relaciones entre culturas dentro de las organizaciones señala una serie de dimensiones dentro de las cuales contempla la Masculinidad vs. Feminidad.

En ésta evaluó los tradicionales roles de los géneros en 50 culturas diferentes. De esta manera, clasificó en los valores masculinos el autoritarismo, la competitividad, la ambición y acumulación de riqueza. Entre tanto, en la cultura femenina incluyó el don de escuchar, tomar decisiones compartidas y una comunicación fluida.

Colombia es considerada por Hofstede como la cultura más "masculina" y Suecia como la más "femenina". Aunque esta es la conclusión del investigador por lo que predomina en el país, esto no quiere decir que sea una regla, pues se sabe que en Colombia hay empresas que se han preocupado por tener culturas más "femeninas".

Lo importante es que cada líder escoja la cultura que quiere para su empresa y con esto consiga una mayor productividad en su organización. A usted, ¿Cuál le convence más? 
 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.