Estos 4 hábitos parecen inofensivos y pueden dañar su carrera

Mantenerse en un trabajo es un esfuerzo constante por cumplir las tareas, superar las expectativas, tener buenas relaciones con los compañeros y destacarse. Pero, como seres humanos, a veces nos convertimos en los propios saboteadores de nuestro éxito.

iStockphoto iStockphoto

Llegó la esperada oportunidad. Usted empezó su trabajo soñado, de pronto llegó a Google, Facebook o IBM, poderosas y reputadas compañías tecnológicas. O apareció su gran vitrina para ser el gerente de una compañía de seguros, en un banco o una hipercadena de supermercados. Pasó todas las pruebas y ahora está contento en una oficina, haciendo lo que le apasiona, superando los resultados y convirtiéndose en el empleado del mes.

Pero de pronto, las cosas no están fluyendo. Pese a que sigue mostrándose como un gran líder o también como un empleado que maneja un proyecto importante, está cansado, estresado, no encuentra el rumbo. ¿Qué está pasando? Es una pregunta válida, pero en vez de acusar al ambiente, a su puesto de trabajo, a sus compañeros, conviene que haga una autocrítica. A lo mejor, usted está siendo su más acérrimo enemigo por culpa de pequeños hábitos que suelen verse como inofensivos, pero que causan un gran daño a su carrera.

Le tenemos: Los 7 tips para que usted se plantee metas y pueda cumplirlas

Esta es la principal conclusión a la que llega Anisa Purbasari, editora asistente de la sección Liderazgo en la revista FastCompany, en un artículo donde describe cuáles son esos comportamientos que afectan la carrera de muchos trabajadores. “Cuando la gente dice “tu carrera es una maratón”, probablemente está refiriéndose a que toca tener mucha paciencia cuando hay que escalar los peldaños y hay que estar dispuesto a sacrificar horas de trabajo antes de lograr los objetivos”, dice Anisa.

Pero otro ejemplo de la analogía de esta maratón también puede aplicarse a esos pequeños hábitos que impiden que usted se desarrolle laboralmente. Parece que son tendencias inocentes pero pueden poner en riesgo o paralizar su carrera, si usted no les presta atención. Estos son los 4 más recurrentes:

-1. Ser excesivamente duro con usted mismo

En la primaria nos enseñan a que debemos tener calificaciones perfectas o ganar una medalla por cada acierto. Incluso, en la mayoría de casos usted no se enfrentará a pruebas con herramientas que nunca ha visto en la vida. En la vida real, no siempre ocurre así. Es posible que usted sea asignado a trabajo en los que usted no tenga idea y necesite recurrir a la ayuda de otra persona. Usted cometerá errores que tendrán consecuencias reales.

Eso no tiene nada de malo, porque la vida es un constante proceso de aprendizaje. Lo que se convierte en un conflicto es que usted comience a castigarse a sí mismo por cada pequeño error o a sentir miedo por pedir ayuda y por no querer ser visto por alguien más como un estúpido. La columnista Cheryl Lock escribió para FastCompany que “las decepciones en el trabajo pueden detener a alguien de hacer preguntas cruciales o de tomar responsabilidades que lo ayudarán a avanzar en su puesto de trabajo. No es realista llegar a creer que uno nunca cometerá errores en una larga carrera profesional”, indicó.

-2. Pretender ser alguien que usted no es

En el sitio de trabajo ideal, usted podrá ser capaz de mostrar quién es usted realmente y presentarse de la forma como quiere que los demás lo conozcan. Sin embargo, en algunas ocasiones su trabajo requiere que usted se refleje como una persona diferente. Por ejemplo, en un espacio corporativo formal, usted necesita moderar un poco su personalidad. Pero eso se convierte en algo nocivo cuando usted siente que necesita ocultar quién es realmente.

En un artículo de 2015, la periodista Elizabeth Segran citó un estudio de Deloitte donde se admitía que ciertos cambios de apariencia eran aceptados, cuando se asociaban con ciertos grupos étnicos, políticos o religiosos, y estos eran silenciados si se consideraban opiniones impopulares. “El cubrir diariamente esas bases es algo muy costoso; toma tiempo y es un gasto de energía que lleva a un agotamiento sicológico”, escribió Segran.

Los empleados que sienten la obligación de ocultar partes de su vida privada en el ambiente de trabajo también libran una batalla para construir lazos con sus colegas, lo que implica un desgaste para establecer sus contactos de trabajo que los apoye en sus carreras.

Siga leyendo: ¿Por qué hay personas que aman tanto discutir?

-3. Ser demasiado obsesivo con la productividad

La productividad es una característica importante del trabajo. Pero el mundo laboral es un continuo listado de tareas pendientes por hacer. Así que trabajar duro no será suficiente y usted tiene que hallar la manera de ser más eficiente y trabajar de una manera más inteligente. Pero exagerar demasiado en ello puede ser malo para su productividad. Cuando usted está obsesionado con optimizar cada hora para ser más productivo, en realidad está intercambiando el tiempo para trabajar por el que emplea para pensar en ello.

Nuestro cerebro no es una máquina y al poner demasiado énfasis en cómo ser más productivo, en realidad no estamos ejercitando nuestro intelecto cognitivo, la imaginación y la resolución de problemas.

-4. Ser temeroso al cambio y la incertidumbre

En una empresa, cierto nivel de cambio y de incertidumbre es algo inevitable. La gente se marcha, los productos fallan, los nuevos cambios de rumbo y de dirección llegan. Cuando eso pasa, es muy fácil pasar al modo defensivo. El problema es que usted puede dejar de pensar de manera racional y sacar más provecho de la situación.

“Cuando algo muy negativo viene, eso se puede sentir como la vuelta de la esquina, es como si los temores potenciales se hicieran realidad. El estrés que eso causa se magnifica y tiene un impacto en la imaginación de ese evento que lo está preocupando, lo cual hace más difícil actuar según el plan”, escribió Art Markman, para Fast Company.

Jugar a la defensiva tal vez sirva en  comienzo para mantener el trabajo, pero eso solo lo ayudará a enfocarse mucho en ese punto. Usted necesita tomar riesgos para poder seguir creciendo.

FP recomienda: 9 hábitos de las personas inteligentes

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.