Las lecciones para su carrera que deja "Game of Thrones"

Esta popular serie trata distintas problemáticas en torno al poder, mezclado con situaciones de traición y codicia. ¿Qué puede aprender de esta saga para su vida profesional?

Las lecciones para su carrera que deja "Game of Thrones" Las lecciones para su carrera que deja "Game of Thrones"
En las primeras cuatro temporadas se vio cómo un rey fue corneado por un jabalí salvaje y su malvado sucesor fue envenenado en su banquete de bodas, tiempo en el que el número de muertos ha aumentado, una situación que, por donde se le mire, denota traición.

Esta trama, creada por George R.R. Martin, fue aprovechada por Tim Phillips y Rebecca Clare, quienes escribieron un libro de negocios basado en el cambio de esas dinámicas de poder en Westeros (o Poniente, en su versión en español), que desarrolla Game of Thrones.

Basándose en ese texto, The Guardian selecciónó las lecciones que deja Game of Thrones:

1. Puede ser peligroso presumir de sus vínculos familiares en su lugar de trabajo

El apuesto y valiente Jaime Lannister tenía todo por decidir en el inicio de la serie. Hubo algunos factores que lo hicieron intocable: su fuerza y habilidad en el campo de batalla eran algunos, pero más efectivo era su presupuesto familiar. "Un Lannister siempre paga sus deudas", decía. La vida era una lucha y una transacción comercial.

Pero no siempre se puede pagar para salirse con la suya. Después de ser capturado por Locke –un militar local- Jaime intenta canjear su libertad, citando sus conexiones familiares. A cambio, Locke se pone furioso y le corta su mano derecha con un cuchillo.

Es una escena que recuerda que a nadie le gusta un fanfarrón en el trabajo, especialmente uno que ha forjado su carrera profesional a través del nepotismo.

2. Haga un esfuerzo por aprender el lenguaje de la gente con quien está tratando


Aunque gran parte de la acción transcurre en Desembarco del Rey, Daenerys Targaryen ha estado reuniendo su ejército más allá del Mar Estrecho.

En tanto, la "Khaleesi" se ha hecho una líder experta: es una humanitaria que tiene como objetivo liberar en vez de esclavizar, y uno de sus trucos ha sido aprender la lengua nativa de la gente con la que se encuentra: con los Guerreros a caballo Dothraki y con los Inmaculados de Astapor.

La lección es que el aprendizaje de un segundo idioma le ayudará a un empleado a destacarse en su lugar de trabajo: tanto para negociar como para socializar.

3. Aprenda a esperar su tiempo

Robb Stark, el rey Joffrey y Stannis Baratheon han sido las estrellas, mientras Varys ha persistido en las sombras, sobreviviendo golpes y batallas. Esto se puede considerar como un recordatorio de que, aunque se exija rápidamente un progreso profesional, el tiempo es una cosa que no se puede apresurar.

4. Dése un paseo tranquilo para hablar

Caminar mientras se reúne con la gente, como sucede en Game of Thrones: en los jardines colgantes del Desembarco del Rey se tramitaron negocios muy importantes.

No hay mejor ejemplo de esto que Lady Margaery y Lady Olenna de la Casa Tyrell, paseando por los senderos, mordisqueando pastel de limón o un pedazo de queso. Lady Olenna es excelente en fijarse en detalles y extraer información, le lleva minutos saber todo lo necesario de Sansa Stark.

5. No olvide dar reconocimiento a quienes hacen un buen trabajo

La relación disfuncional entre Tyrion Lannister y su padre Tywin Lannister brinda una gran lección: el gran patriarca, la mano derecha del rey, Tywin, ha sido la figura preeminente de poder hacia su hijo enano, con quien siempre ha sido hostil.

Sus advertencias se convirtieron en una característica de cada episodio: "Usted está hecho de maldad, pequeña criatura malévola, llena de envidia, lujuria y astucia", solía gemir.

Y los halagos debieron ser un pensamiento que cruzara por la mente de Tywin cuando se abrió la puerta del baño y delante de él estaba su hijo, furioso y sintiéndose rechazado, con un arma: "Soy su hijo, siempre fui su hijo", dijo Tyrion mientras tiraba del gatillo.

El fracaso de Tywin fue no saber cómo responder a la pregunta: "¿Cuándo deben vincularse el reconocimiento y la recompensa?"

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.